COLOSENSES

COLOSENSES

CAPÍTULO 1

1. De Cristo Jesús (V.M.) (Christou Iësou). Este orden en las epístolas posteriores demuestra que Christos es ahora considerado como un nombre propio, no sólo un adjetivo verbal (Ungido, Mesías). Pablo se describe a sí mismo, por cuanto no es conocido para los colosenses, no debido a un ataque recibido, como en Gálatas 1:1. Timoteo (Timotheos). Mencionado como en 1 y 2 Tesalonicenses cuando en Corinto, en 2 Corintios cuando en Macedonia, Filipenses y Filemón cuando en Roma, como ahora.
2. En Colosas (en Kolossais). La grafía es incierta, difiriendo los MSS. en el título (Kolassaeis) y aquí (Kolossais). Colosas era una ciudad de Frigia, sobre el Lico, cuyos tributarios le aportaban un depósito calcáreo de un tipo peculiar que taponaba las corrientes y formaba arcos y fantásticas grutas. A pesar de ello era un valle muy fértil, con otras dos prósperas ciudades a unos quince o veinte kilómetros de distancia (Hierápolis y Laodicea). «La iglesia en Colosas era la menos importante de todas a las que Pablo les dirigió una epístola» (Vincent). Pero no tuvo un más grande mensaje para ninguna de ellas que el que aquí da referente a la Persona de Cristo. No hay un mensaje más importante hoy para el hombre moderno.
3. Al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo (töi theöi patri tou kuriou hëmön Iësou Christou). Texto correcto sin kai (y) como en 3:17, aunque generalmente es «el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo» (2 Co. 1:3; 11:31; Ro. 15:6; 1 P. 1:3; Ap. 1:6). En el versículo 2 tenemos el único caso en la bendición inicial de una epístola en que el nombre «Jesucristo» no va unido con «Dios nuestro Padre». Siempre (pantote). Posición anfibológica entre eacharistoumen (Damos gracias) y proseuchomenoi (orando). Puede ir con ambas cosas.
4. Habiendo oído de (akousantes). Plural literario a no ser que se incluya a Timoteo. Participio aoristo activo de akouö de la acción antecedente a eucharistoumen. Epafras (v. 8) había dado un relato a Pablo. De vuestra fe en Cristo Jesús (tën pistin humön en Christöi Iësou). Según el texto de Nestlé. Véase Efesios 1:15 para una frase similar. No se precisa de artículo delante de en, por cuanto se trata de una oración muy ligada y tiene el mismo sentido que el genitivo objetivo en Gálatas 2:16 (dia pisteös Christou Iësou, por fe en Cristo Jesús). Que tenéis (hën echete). Probablemente genuino (Alef, A, C, D), aunque omitido en B y en otros tiene el artículo (tën). Hay una verdadera distinción aquí entre en (esfera o base) y eis (dirección hacia), aunque frecuentemente tienen la misma idea.
5. A causa de la esperanza (dia tën elpida). Véase Romanos 8:24. No está claro si esta frase debe ser encadenada con eucha istoumen al comienzo del versículo 3 o (más probablemente) con tën agapën justo antes. Nótese también aquí pistis (fe), agapë (amor), elpis (esperanza), aunque no agrupadas juntas de una manera tan acusada como en 1 Corintios 13:13. Aquí la esperanza es objetiva, la meta que se tiene delante. Reservada (apokeimeinën). Literalmente, «puesta aparte». Una vieja palabra empleada en Lucas 19:20 de la mina puesta aparte en un pañuelo. Véase también apothësaurizö, guardar aparte para uso futuro (1 Ti. 6:19). Esta misma idea aparece en Mateo 6:20 (tesoro en el cielo) y en 1 Pedro 1:4, y está involucrada en Filipenses 3:20. Ya oísteis antes (proëkousate). Primer aoristo de indicativo en voz activa de este viejo compuesto proakouö, aunque solamente aquí en el N.T. ¿Antes de qué? ¿Antes de que Pablo escribiera? ¿Antes de su consumación? ¿Antes de que se introdujera el error de los gnósticos? Cada postura es posible y tiene sus abogados. Lightfoot argumenta en favor de lo último, y posiblemente está en lo cierto, por lo que aparece en la siguiente cláusula. Por la palabra verdadera del evangelio (en töi logöi tës alëtheias tou euaggeliou). «En la predicación de la verdad del evangelio» (Gá. 2:5, 14) que ha llegado (parontos, participio presente activo concordando con euaggeliou, estando presente, un uso clásico de pareimi como en Hch. 12:20). Oyeron el evangelio puro de Epafras antes de que llegaran los gnósticos.
6. A todo el mundo (en panti töi kosmöi). Una legítima hipérbole, porque el evangelio se estaba extendiendo por todo el imperio romano. Está llevando fruto (estin karpophoroumenon). Presente perifrástico de indicativo en voz media del viejo verbo compuesto karpophoreö, proveniente de karpophoros (Hch. 14:17), y esto de karpos y pherö. El presente perifrástico destaca la continuidad del proceso. Véase el participio activo karpophorountes en el versículo 10. Creciendo (auxanomenon). Presente perifrástico en voz media de auxanö. Repetido en el versículo 10. El crecimiento y la producción de fruto van simultáneamente, como siempre en los cristianos (crecimiento interno y su expresión externa). Oísteis y comprendisteis (ëkousate kai epegnöte). Aoristo definido de indicativo. Oyeron el evangelio de boca de Epafras y lo reconocieron y aceptaron en el acto (segundo aoristo ingresivo en voz activa de epiginöskö, conocer plenamente o en adición). Asimilaron plenamente la gracia de Dios y deberían ser inmunes a las superficiales extravagancias de los gnósticos.
7. De Epafras (apo Epaphrä). «De parte de Epafras», que es la fuente del conocimiento que tienen de Cristo. En nuestro lugar (huper hëmön). Claramente correcto (Alef, A, B, D), y no huper humön (en vuestro lugar). En un verdadero sentido, Epafras era el mensajero de Pablo a los colosenses.
8. Quien también … ha informado (ho kai dëlösas). Primer participio aoristo articular activo de dëloö, viejo verbo, hacer manifiesto. Epafras manifestó a Pablo el «amor en el Espíritu» que ellos tenían, arraigado en el Espíritu Santo.
9. Que seáis llenos de (hina plëröthëte). Primer aoristo de subjuntivo pasivo (efectivo) de plëroö, llenar hasta arriba. El cabal conocimiento de su voluntad (ten epignösin tou thelëmatos autou). El caso acusativo queda retenido con este verbo pasivo. Epignösis es una palabra Koiné (Polibio, Plutarco, etc.) para denotar un conocimiento adicional o pleno (epi). Esta palabra es la clave de la réplica a las pretensiones del gnosticismo. La cura para estos presuntuosos no es la ignorancia ni el oscurantismo, sino más conocimiento de la voluntad de Dios. En toda sabiduría e inteligencia espiritual (en pasëi sophiâi kai sunesei pneumatikëi). Tanto pasëi (toda) como pneumatikëi (espiritual) deben ser tomados con sophiâi y con sunesei. En Efesios 1:8 Pablo emplea phronësei (de phrën, intelecto) en lugar de sunesei (comprensión, de suniëmi, enviar juntamente). Sunesis es la facultad de decidir en casos particulares, en tanto que sophia da los principios generales (Abbott). Pablo confronta el gnosticismo cara a cara y desea el empleo más libre de todos los poderes intelectuales de uno en la interpretación del cristianismo. El predicador debería ser el más grande hombre del mundo, por cuanto tiene que tratar de los más grandes problemas de la vida y de la muerte.
10. Para que andéis como es digno del Señor (peripatësai axiös tou Kuriou). Este aoristo de infinitivo en voz activa puede expresar propósito o resultado. Ciertamente este resultado es el objetivo del recto conocimiento de Dios. «El fin de todo conocimiento es la conducta» (Lightfoot). Ver 1 Tesalonicenses 2:12, Filipenses 1:27 y Efesios 4:1 para un empleo similar de axiös (adverbio) con el genitivo. En el pleno conocimiento de Dios (tëi epignösei tou theou). Caso instrumental, «por medio del pleno conocimiento de Dios». Ésta es la vía para la producción del fruto y del crecimiento. Nótense ambos participios (karpophorountes kai auxanomenoi) juntos como en el versículo 6. Agradándole en todo (eis päsan areskian). A fin de complacer a Dios en todo (1 Ts. 4:1). Areskia es una palabra tardía proveniente de areskeuö, ser complaciente (Polibio, Plutarco), y generalmente en mal sentido (servilidad). Sólo aquí en el N.T., pero en buen sentido. Aparece en buen sentido también en los papiros e inscripciones.
11. Fortalecidos (dunamoumenoi). Participio presente pasivo del verbo tardío dunamoö (de dunamis), dar poder, «fortalecidos con todo poder». En la LXX, papiros y griego moderno. En el N.T. sólo aquí y en Hebreos 11:34 y MSS. en Efesios 6:10 (Westcott y Hort en el margen). Conforme a la potencia de su gloria (kata to kratos tës doxës autou). Kratos es una vieja palabra para un poder perfecto (cf. krateö, kratilos). En el N.T. se aplica solamente a Dios. Aquí su poder va acompañado de gloria (Shekinah). Para toda paciencia y longanimidad (eis päsan hupomonën kai makrothumian). Véanse los dos juntos también en Santiago 5:10s.; 2 Corintios 6:4, 6; 2 Timoteo 3:10. Hupomonë es permanecer debajo (hupomenö) de dificultades sin sucumbir, mientras que makrothumia es la dilatada resistencia que no busca tomar represalias (Trench).
12. Que nos hizo aptos (töi hikanösanti hëmäs). U «os» (humäs). Caso dativo del participio articular de hikanoö, verbo tardío de hikanos; en el N.T. sólo aquí y en 2 Corintios 3:6 (que ha de verse), «que nos hizo aptos o adecuados para». Para participar (eis merida). «Para una participación en.» Vieja palabra para una participación o porción (proveniente de meros) como en Hechos 8:21; 16:12; 2 Corintios 6:15 (los únicos otros ejemplos del N.T.). De la herencia (tou klërou). «De la parte», «para una participación en la parte». Una antigua palabra. Primero era un guijarro o un trozo de madera empleado para echar suertes (Hch. 1:26), luego la suerte que recaía o heredad, como aquí (Hch. 8:21). Cf. Hebreos 3:7–4:11. En luz (en töi phöti). Tomado con merida (porción) «situada en el reino de luz» (Lightfoot).
13. Librado (erusato). Primer aoristo de indicativo en voz media de ruomai, viejo verbo, rescatar. Esta cláusula relativa aposicional describe adicionalmente la obra redentora de Dios el Padre y señala la transición a la maravillosa descripción de la persona y obra de Cristo en la naturaleza y en la gracia en versículos 14 a 20, una respuesta plena y definitiva a la depreciación de Jesucristo por medio de la filosofía especulativa y a todos los esfuerzos modernos para conseguir una imagen «reducida» de Cristo. Dios nos rescató de (ek) el poder (exousias) del reino de las tinieblas (skotous) en el que estábamos mantenidos como esclavos. Trasladado (metestësen). Primer aoristo de indicativo activo de methistëmi, y transitivo (no intransitivo como el segundo aoristo metestë). Palabra vieja. Véase 1 Corintios 13:2. Nos cambió del reino de las tinieblas al reino de la luz. De su amado Hijo (tou huiou tës agapës autou). Lit., «del Hijo de su amor». Probablemente genitivo objetivo (agapës), el Hijo que es el objeto del amor del Padre, como agapëtos (amado) en Mateo 3:17. Otros lo toman como describiendo el amor como el origen del Hijo, lo cual es cierto, pero difícilmente pertinente aquí. Pero Pablo aquí descarta todo el sistema de eones y ángeles que los gnósticos ponían por encima de Cristo. Es el Reino de Cristo en el que Él es Rey. Tiene una soberanía moral y espiritual.
14. En quien (en höi). En Cristo como en Efesios 1:7. Esta gran declaración acerca de Cristo prosigue por medio de tres relativos (en höi 14, hos 15, hos 18) y repetición del pronombre personal (autos), dos veces con hoti (16, 19), tres veces con kai (17, 18, 20), dos veces a solas (16, 20). Redención (tën apolutrösin). Véase Romanos 3:24 para esta gran palabra (Koiné), una liberación mediante el pago de un rescate por un esclavo o deudor (He. 9:15) como lo muestran las inscripciones (Deissmann, Light from the Ancient East, pág. 327). El perdón de pecados (tën aphesin tön hamartiön). Caso acusativo en aposición con apolutrösin como en Efesios 1:7 (remisión, enviar fuera; aphesis, después de la redención; apolutrösis, recomprar). Sólo que aquí tenemos hamartiön (pecados, de hamartanö, errar el blanco), en tanto que en Efesios 1:7 encontramos paraptömatön (tropiezo, caídas al lado, de parapiptö).
15. La imagen (eikön). En predicado y no artículo. Acerca de eikön, véanse 2 Corintios 4:4; 3:18; Romanos 8:29 y Colosenses 3:10. Jesús es la misma estampa de Dios el Padre como lo era antes de la Encarnación (Jn. 17:5) y lo es ahora (Fil. 2:5–11; He. 1:3). Del Dios invisible (tou theou tou aoratou). Pero aquel que ve a Jesús ha visto a Dios (Jn. 14:9). Véase este adjetivo verbal (a, privativo, y horaö) en Romanos 1:20. El primogénito (prötotokos). Predicado adjetivo otra vez, carente de artículo. Este pasaje es paralelo al pasaje del Logos en Juan 1:1–4 así como a Filipenses 2:5–11, en los que estos tres escritores (Juan, el autor de Hebreos, Pablo) dan una elevada concepción de la persona de Cristo (a la vez Hijo de Dios e Hijo del Hombre) que también se encuentra en los Evangelios Sinópticos e incluso en Q (el Padre, el Hijo). Esta palabra (LXX y N.T.) ya no puede ser considerada más como puramente «bíblica» (Thayer), por cuanto se encuentra en inscripciones (Deissmann, Light from the Ancient East, pág. 91) y en los papiros (Moulton y Milligan, Vocabulary, etc.). Véase ya en Lucas 2:7 y Alef para Mateo 1:25; Romanos 8:29. El uso de esta palabra no expone lo que Arrio argüía: que Pablo considerara a Cristo como una criatura como «toda creación» (päsës ktiseös, por metonimia, el acto considerado como el resultado). Se trata más bien del sentido comparativo (superlativo) de prötos lo que se usa (primogénito de toda creación), como en Colosenses 1:18; Romanos 8:29; Hebreos 1:6; 12:23; Apocalipsis 1:5. Pablo está aquí refutando a los gnósticos, que presentaban a Cristo como uno de los eones poniéndolo antes de «toda creación» (ángeles y hombres). Como eikön, encontramos prötotokos en el vocabulario alejandrino de la enseñanza del logos (Filón), así como en la LXX. Pablo toma ambas palabras como una ayuda para expresar la deidad de Jesucristo en su relación con el Padre como eikön (Imagen) y con el universo como prötotokos (primogénito).1
16. Todas las cosas (ta panta). El universo como en Romanos 11:35, una frase filosófica bien conocida. Se repite al final del versículo. Por Él fueron creadas (en autöi ektisthë). Pablo da ahora la razón (hoti, porque) de la primacía de Cristo en la obra de la creación (16s.). Es el aoristo de indicativo constativo en voz pasiva ektisthë (de ktizö, viejo verbo, fundar, crear, Ro. 1:25). Esta actividad central de Cristo en la obra de la creación se presenta también en Juan 1:3 y Hebreos 1:2 y constituye una total negación de la filosofía gnóstica. La totalidad de la actividad creadora queda recapitulada en Cristo, incluyendo los ángeles en el cielo y todo en la tierra. Dios obró por medio «del Hijo de su amor». Todas las dignidades terrenales quedan aquí incluidas. Fue creado (ektistai). Perfecto de indicativo en voz pasiva de ktizö, «quedan creadas». La permanencia del universo, así, reside muchísimo más en Cristo que en la gravedad. El universo es Cristocéntrico. Por medio de Él (di’ autou). Como agente intermedio y sustentante. Ya había empleado en autöi (en Él) como la esfera de actividad. Y para Él (kai es auton). Éste es el único paso restante que falta por dar, y Pablo lo da (1 Co. 15:28). Véase Efesios 1:10 para un uso similar de en autöi de Cristo, y en Colosenses 1:19, 20 tenemos de nuevo en autöi, di’ autou, eis auton usados de Cristo.Véase Hebreos 2:10 para di’ hon (debido a quien) y di’ hou (por medio de quien) aplicado a Dios con respecto al universo (ta panta). En Romanos 11:35 encontramos ex autou kai di’ autou kai eis auton ta panta con referencia a Dios. Pero Pablo no emplea ex en esta relación de Cristo, sino sólo en, dia y eis. Véase la misma distinción preservada en 1 Corintios 8:6 (ex de Dios, dia de Cristo).
17. Antes de todas las cosas (pro pantön). Pro con el caso ablativo. Esta frase pone en claro el sentido de Pablo. La precedencia de Cristo en el tiempo y la preeminencia como Creador quedan declaradas con toda claridad. Véase la afirmación que Jesús hace de su existencia eterna más allá del tiempo en Juan 8:58; 17:5. Véase también Apocalipsis 22:13, donde Cristo se designa a sí mismo como el Alfa y la Omega, el Principio (archë) y el Fin (telos). Pablo también afirma esto en 2 Corintios 8:9; Filipenses 2:6s. Tienen consistencia (sunestëken). Perfecto de indicativo en voz activa (intransitivo) de sunistëmi, viejo verbo, poner juntos y aquí cohesionar, mantener consolidado. Esta palabra es una reiteración de las afirmaciones en el versículo 16, especialmente la de la forma ektistai. Cristo es la fuerza controladora y unificadora de la naturaleza. La filosofía gnóstica, que afirma que la materia es mala y que fue creada por un eón remoto, queda así barrida de un plumazo. El Hijo del amor de Dios es el Creador y Sustentador del universo, que no es de sí malo.
18. La cabeza del cuerpo (hë kephalë tou sömatos). Jesús es el primero asimismo en el reino espiritual, así como en la naturaleza (versículos 18–20). Pablo tiene predilección por la metáfora del cuerpo (söma) para la designación de los creyentes, cuerpo del que Cristo es la cabeza (kephalë), como ya se ha visto en 1 Corintios 11:3; 12:12, 27; Romanos 12:5. Véase más en Colosenses 1:24; 2:19; Efesios 1:22s.; 4:2, 15; 5:30. La iglesia (tës ekklësias). Caso genitivo en aposición explicativa con tou sömatos. Éste es el sentido general de ekklësia, no el de un cuerpo local, asamblea u organización. Aquí el contraste se da entre el reino de la naturaleza (ta panta) en los versículos 15 a 17 y el reino del espíritu o de la gracia en los versículos 18 a 20. Un sentido semejante, generalmente hablando, del término ekklësia aparece en Efesios 1:22s.; 5:24–32; Hebreos 12:23. En Efesios 2:11–22 Pablo emplea varias fıguras para el reino de Cristo (ciudadanía, politeia, v. 12; un hombre nuevo, eis hena kainon anthröpon, v. 15; un cuerpo, en heni sömati, v. 16; la familia de Dios, oikeioi tou theou, v. 19; edificio o templo, oikodomë y naos, vv. 20 a 22). Él que (RV) (hos). Uso causal del relativo, «en que Él es» el principio (hë archë). No hay certeza de si el artículo (hë), es genuino. Es absoluto sin él. Cristo tiene la prioridad en el tiempo y en poder. Véase Apocalipsis 3:14 para su relación como archë a la creación, y 1 Corintios 15:20, 23 para aparchë empleada de Cristo y la resurrección, y Hechos 3:14 para archëgos empleada de Él como autor de la vida, y Hebreos 2:10 de Jesús y la salvación, y Hebreos 12:2 de Jesús como el autor o pionero de la fe. Para que en todo tenga la preeminencia (hina genëtai en päsin autos pröteuön). Cláusula de propósito con hina y el aoristo segundo de subjuntivo en voz media de ginomai, «que Él mismo en todas las cosas (materiales y espirituales) pueda venir a (genëtai, no ëi, ser) mantener el primer lugar» (pröteuön, participio presente activo de pröteuö, viejo verbo, mantener el primer puesto, sólo aquí en el N.T.). Cristo es primero para Pablo tanto en tiempo como en dignidad. Véase Apocalipsis 1:5 para este mismo uso de prötotokos con tön nekrön (los muertos).
19. Por cuanto tuvo a bien el Padre (hoti eudokësen). No hay palabra aquí en griego para «el Padre», aunque el verbo demanda bien ho theos u ho patër como el sujeto. Este verbo eudokeö es común en el N.T. para denotar la voluntad y el agrado de Dios (Mt. 3:17; 1 Co. 10:5). Toda plenitud (pän to plëröma). La misma idea que en 2:9, pän to plëröma tës theotëtos (toda la plenitud de la Deidad). «Un término técnico reconocido en teología, denotando la totalidad de los poderes y atributos divinos» (Lightfoot). Es un antiguo término derivado de plëroö, llenar hasta arriba, empleado en varios sentidos, como en Marcos 8:20 de las canastas, Gálatas 4:10 de tiempo, etc. Los gnósticos distribuían los poderes divinos entre los varios eones. Pablo los reúne todos en Cristo, una plena y llana declaración de la deidad de Cristo. Habitase (katoikësai). Primer aoristo de infinitivo activo de katoikeö, hacer morada. Todos los atributos divinos tienen su hogar en Cristo (en autöi).
20. Por medio de Él (di’ autou). Como el agente suficiente y escogido en la obra de la reconciliación (apokatallaxai, primer aoristo de infinitivo activo de apokatallassö, otra adición a eudokësen, fue complacido). Este compuesto doble (apo, kata con allassö) aparece sólo aquí, versículo 22, y Efesios 2:16, y en ningún otro lugar hasta donde se sepa. La palabra que Pablo suele emplear para «reconciliar» es katallassö (2 Co. 5:18–20; Ro. 5:10), aunque diallassö (Mt. 5:24) es más común en ático. La adición de apo aquí se hace claramente para comunicar la idea de una total reconciliación. Véase 2 Corintios 5:18–20 para la discusión de katallassö, la gran palabra de Pablo. El empleo de ta panta (la totalidad de las cosas, el universo) como si el universo estuviera por alguna razón fuera de armonía nos recuerda el pasaje místico en Romanos 8:19–23, que véase para su consideración. El pecado ha introducido la inarmonía en el universo. Cristo lo rectificará. Consigo (eis auton). A Dios, aunque auton no es reflexivo a no ser que se escriba hauton. Haciendo la paz (eirënopoiësas). «Habiendo hecho la paz» (V.M., BAS). Un compuesto raro y tardío (Pr. 10:10, LXX, y sólo aquí en el N.T.). En Efesios 2:15 tenemos poiön eirënën (palabras separadas), haciendo la paz. No en género masculino, aunque concordando con la idea de que Cristo está involucrado, incluso si se toma plëröma como el sujeto de eudokësen, un anacoluto participio (construcción conforme al sentido en 2:19). Si theos se toma como el sujeto de eudokësen, el participio eirënopoiësas hace referencia a Cristo, no a theos (Dios). Mediante la sangre de su cruz (dia tou haimatos tou staurou autou). Esto era para beneficio de los gnósticos docetistas, que negaban la verdadera humanidad de Jesús y declarando también claramente que la causa medians (Ellicott) de la obra de la reconciliación fue la Cruz de Cristo, una doctrina muy necesaria en nuestros días. Las que están en los cielos (eite ta en tois ouranois). Se ha discutido mucho acerca de esta frase como implicando que las cosas en el cielo no están exactamente bien. Se trata más bien de una declaración hipotética como en el versículo 16, no expresada de una forma categórica (Abbott), universitas rerum (Ellicott).
21. Y a vosotros (kai humäs). Caso acusativo en una oración más bien poco rígida, que debe ser explicado como el objeto del infinitivo parastësai en el versículo 22 (nótese ahí la repetición de humäs) o como el objeto anticipado de apokatëllaxen si ésta es la forma genuina en el versículo 22. Puede tratarse del acusativo de referencia general seguido por un anacoluto. Véase un giro similar en Efesios 2:1, 12. Que erais en otro tiempo extraños (pote ontas apëllotriömenous). Participio perfecto perifrástico pasivo (un estado continuo de alienación), de apallotrioö, vieja palabra proveniente de Platón, extrañar, hacer allotrios (perteneciente a otro), alienado de Dios, una vívida imagen del paganismo como en Romanos 1:20–23. Los únicos otros ejemplos del N.T. están en Efesios 2:12; 4:18. Enemigos (exthrous). Vieja palabra, de echthos (aborrecimiento). Aquí en sentido activo, hostiles como en Mateo 13:28; Romanos 8:7, no el pasivo aborrecible (Ro. 11:28). En vuestra mente (tëi dianoiâi). Caso locativo. Dianoia (dia, nous), mente, intención, propósito. Vieja palabra. Es siempre una tragedia ver a hombres emplear sus mentes activamente en contra de Dios. En malas obras (RV) (en tois ergois tois ponërois). El propósito hostil encuentra su expresión natural en malas acciones.
22. Ahora empero (RV, donde aparece en el versículo anterior) (nuni de). Contraste acusado con la forma enfática de nun, «ahora», no perteneciendo al momento presente, sino al presente orden de cosas en la nueva dispensación de la gracia en Cristo. Ha reconciliado (apokatëllaxen). Primer aoristo (efectivo, atemporal) de indicativo en voz activa (una especie de anacoluto parentético). Aquí B tiene la lectura apokatakkagëte, sed reconciliados, como katallagëte en 2 Corintios 5:20, en tanto que D tiene apokatallagentes. Lightfoot prefiere seguir B aquí (la lectura difícil), aunque Westcott y Hort sólo lo ponen en el margen. Acerca de esta palabra véase el versículo 20. En su cuerpo de carne (en töi sömati tës sarkos autou). Véase la misma combinación en 2:11, aunque en Efesios 2:14 aparece solamente sarki (carne). Es evidente que Pablo combina söma con sarx para poner en claro la verdadera humanidad de Jesús en contra de los primeros gnósticos docetistas, que la negaban. Por medio de la muerte (dia tou thanatou). La reconciliación fue conseguida por medio de la muerte de Cristo en la cruz (versículo 20) y no simplemente por la Encarnación (el cuerpo de su carne, en el que tuvo lugar la muerte). Para presentar (parastësai). Primer aoristo de infinitivo activo (transitivo), de propósito, del antiguo verbo paristëmi, poner al lado en muchos sentidos. Véase empleado de presentar a Pablo y la carta de Lisias a Félix (Hch. 23:33). Repetido en Colosenses 2:2–8. Véanse igualmente 2 Corintios 11:2 y 4:14. Pablo tiene la misma idea de su responsabilidad en dar cuenta de aquellos bajo su influencia, vista en Hebreos 13:17. Véase Romanos 12:1 para el uso de sacrificio vivo. Santos (hagious). Positivamente consagrados, separados para Dios. Común en el N.T. para designar a creyentes, Haupt mantiene que todos estos términos tienen aquí un sentido religioso y legal. Sin mancha (amömous). Sin tacha (Fil. 2:15). Un viejo término, compuesto de a, privativo, y mömos (mancha). Común en la LXX para purificaciones ceremoniales. Irreprensibles (anegklëtous). Viejo adjetivo verbal, de a, privativo, y egkaleö, llamar a dar cuenta, encontrar cosas dignas de reprensión. Estos tres adjetivos dan una maravillosa imagen de una pureza total (positiva y negativa, interna y externa). Éste es el ideal de Pablo cuando presente a los colosenses «delante de Él» (katenöpion autou), justo ante la mirada de Cristo el Juez de todos.
23. Si en verdad permanecéis en la fe (BAS) (ei ge epimenete tëi pistei). Condición de la primera clase (determinada como cumplida), con una pincelada de interés personal mediante el empleo de ge (al menos). Epi añade a la intensidad de la acción lineal del tiempo presente. Pistei está en caso locativo (en fe). Fundados (tethemeilömenoi). Participio perfecto pasivo de themeioö, viejo verbo proveniente de themelios (adjetivo, de therma, proveniente de tithëmi, echado como cimiento, sustantivo, 1 Co. 3:11ss.). Descripción del santo como edificio, como en Efesios 2:20. Firmes (hedraioi). Viejo adjetivo proveniente de hedra (asiento). En el N.T. sólo aquí, 1 Corintios 7:37; 15:58. Metáfora de estar sentados en una silla. Sin moveros (më metakinoumenoi). Participio presente pasivo (con la negación më) de metakineö, viejo verbo, moverse fuera, cambiar de situación, sólo aquí en el N.T. declaración negativa cubriendo el mismo terreno. De la esperanza del evangelio (apo tës elpidos tou euaggeliou). Caso ablativo con apo. La esperanza dada por o en el evangelio, y sólo ahí. Que habéis oído (hou ëkousate). Caso genitivo del relativo, bien por atracción o después de ëkousate. Los colosenses en realidad habían oído el evangelio por medio de Epafras. Proclamado (këruchthentos) Primer participio aoristo pasivo de kërussö, proclamar como heraldo, anunciar. En toda la creación (en pasëi ktisei). Ktisis es el acto de fundar (Ro. 1:20), de ktizö (versículo 16), luego una cosa creada (Ro. 1:25), luego la suma de las cosas creadas, como aquí y en Apocalipsis 3:14. Es una hipérbole, desde luego, pero Pablo no afirma que todos los hombres sean convertidos, sino sólo que el mensaje ha sido proclamado por el Imperio de Roma de una manera más amplia que lo que muchos imaginan. Ministro (diakonos). Término general para denotar servicio (dia, konis, levantar polvo por el apresuramiento) y empleado frecuentemente, como aquí, de predicadores, como nuestro «ministro» actual, uno que sirve. Jesús empleó el verbo diakonësai de sí mismo (Mr. 10:45). Nuestro término «diácono» es esta palabra transliterada y que recibe un significado técnico como en Filipenses 1:1.
24. Ahora me gozo (nun chairomen). Ésta no es una nueva nota para Pablo. Lo podemos ver en el calabozo de Filipos (Hch. 16:25) y en 2 Corintios 11:16–33; Romanos 5:3; Filipenses 2:18. Completo (antanaplërö). Un verbo compuesto doble sumamente raro (sólo aquí en el N.T.), llenar (pleroö) arriba (ana), a su vez (anti). Es ahora «la vez» de Pablo para batear, para emplear esta figura de béisbol. Cristo tuvo su «vez», la más grande de todas, y sufrió por todos nosotros en un sentido que no se puede aplicar a nadie más. Es la misma idea de balance o de correspondencia de anti que se ve en el uso que hace Demóstenes de este verbo (De Symm., pág. 282), «los pobres equilibrando a los ricos». Y sin embargo Cristo no hizo que cesara el sufrimiento. Hay abundancia de ello para Pablo y para cada uno de nosotros a nuestra vez. Lo que falta (ta husterëmata). «Las sobras», por así decirlo. Palabra tardía de hustereö, venir detrás, quedar, faltar. Véanse Lucas 21:4; 1 Tesalonicenses 3:10 y 2 Corintios 8:14; 9:12. Por su cuerpo (huper tou sömatos autou). Como lo muestra Pablo en su exultación en el sufrimiento en 2 Corintios 11:16–33, aunque no en el mismo sentido en el que Cristo sufrió y murió por nosotros como Redentor. Pablo no atribuye a sus sufrimientos por la iglesia ningún valor expiatorio en absoluto (véase también v. 18).
25. Según la administración de Dios (kata tën oikonomian tou theou). «Según la economía de Dios.» Una antigua palabra proveniente de oikonomeö, ser el administrador o mayordomo de una casa (oikos, nemö) como en Lucas 16:2–4; 1 Corintios 9:17; Efesios 1:9; 3:9. Fue por la administración de Dios que Pablo fue hecho ministro de Cristo. Para anunciar cumplidamente la Palabra de Dios (plërösai ton logon tou theou). Primer aoristo de infinitivo en voz activa de propósito (plëroö), una buena frase para un predicador llamado por Dios, llenar hasta arriba o dar su pleno campo a la Palabra de Dios. El predicador es por profesión un experto en la Palabra de Dios. Véase el ideal de Pablo acerca de la predicación en 2 Tesalonicenses 3:1.
26. El misterio (to mustërion). Véase sobre 1 Corintios 2:7 para esta interesante palabra proveniente de mustës (iniciado), de mueö, guiñar, parpadear. Los gnósticos hablaban mucho de «misterios». Pablo emplea la misma palabra de ellos (que era ya de uso común, Mt. 13:11) y la emplea para el evangelio. Que había estado oculto (to apokekrummenon). Participio perfecto articular en voz pasiva de apokruptö, un viejo verbo, ocultar, esconder de (1 Co. 2:7; Ef. 3:9). Pero que ahora ha sido manifestado (nun de ephaneröthë). Primer aoristo de indicativo en voz pasiva de phaneroö, manifestar, poner de manifiesto (phaneros). La construcción cambia repentinamente (anacoluto) del participio al verbo finito.
27. Dios quiso (ëthelësen ho theos). Primer aoristo de indicativo en voz activa de thelö, querer, desear. «Dios quiso» este cambio de misterio oculto a su manifestación. Dar a conocer (gnörisai). Primer aoristo de infinitivo en voz activa de gnörizö (de ginöskö). Entre los gentiles (en tois ethnesin). Ésta es la maravilla coronadora para Pablo: que Dios haya incluido a los gentiles en su gracia redentora, «las riquezas de la gloria de este misterio» (to ploutos tës doxës tou mustëriou toutou), y que Pablo mismo haya sido hecho el ministro de esta gracia entre los gentiles (Ef. 3:1–12). Él siente profundamente este gran honor, y se enfrenta con humildad a su responsabilidad. Que (ho). Género gramatical (neutro) concordando con mustëriou (misterio), apoyado por A, B, P, Vulgata, aunque hos (quien), concordando con Christos en el predicado, es la lectura de Alef, C, D, L. En todo caso, la idea es simplemente que el aspecto personal de «este misterio» es «Cristo en vosotros, la esperanza de gloria» (Christos en humin hë elpis tës doxës). Se está dirigiendo a gentiles, pero la idea de en aquí es dentro, no entre. Lo que Pablo tiene en mente es la experiencia personal y presencia de Cristo en la vida individual de todos los creyentes, el Cristo residente en el corazón como en Efesios 3:17. Constituye también él la esperanza de gloria, por cuanto él es la Shekiná de Dios. Cristo es ahora nuestra esperanza (1 Ti. 1:1) y la consumación llegará (Ro. 8:18).
28. A quien (hon). Esto es, a «Cristo en vosotros, la esperanza de gloria». Nosotros anunciamos (humeis kataggellomen). Pablo, Timoteo y todos los predicadores del mismo parecer en contra de la infravaloración gnóstica de Cristo. Este verbo significaba originalmente (Jenofonte) denunciar, pero en el N.T. significa anunciar (aggellö) exhaustivamente (kata), proclamar por todas partes (Hch. 13:5). Amonestando (nouthetountes). Viejo verbo de nouthetës, amonestador (de nous, tithëmi). Véase en Hechos 20:31; 1 Tesalonicenses 5:12, 14; 2 Tesalonicenses 3:15, etc. Advertencias sobre práctica y enseñanza (didaskontes) acerca de la doctrina. Esta enseñanza demanda «toda sabiduría». A todo hombre (panta anthröpon). Repetido en tres ocasiones. «En oposición a la doctrina de un exclusivismo doctrinal enseñada por los falsos maestros» (Abbott). A fin de presentar (hina parastësömen). Uso final de hina y primer aoristo de subjuntivo activo de paristëmi, para lo cual véase 1:22, la definitiva presentación a Cristo. Perfecto (teleion). Adultos espirituales en Cristo, ya no más recién nacidos en Cristo (He. 5:14), cristianos maduros y experimentados (4:12), el hombre plenamente desarrollado en Cristo (Ef. 4:13). Los relativamente perfectos (Fil. 3:15) quedarán en aquel día de la presentación plenamente desarrollados, como aquí (Col. 4:12; Ef. 4:13). Los gnósticos empleaban teleios para referirse al totalmente iniciado en sus misterios, y es posible que aquí Pablo dé también una referencia oblicua al uso que ellos hacían del término.
29. Para lo cual (eis ho). Esto es, «a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre». También trabajo (kai kopiö). Verbo tardío kopiaö, de kopos (afán), fatigarse por un afanoso trabajo (Mt. 11:28), afanarse (Fil. 2:16), algunas veces en entrenamiento atlético. En papiros. Luchando (agönizomenos). Participio presente en voz media de un común verbo agönizomai (de agön, lucha, como en 2:1), contender en juegos atléticos, agonizar, una metáfora favorita de Pablo, que es ahora un prisionero. Actúa (energeian). Nuestra palabra «energía». Palabra tardía proveniente de energës (en, ergon), eficiencia (en el trabajo). Hay aquí un juego de palabras con el participio presente pasivo de energeö, energoumenën (energía energizada) como en Efesios 1:19s. Pablo era consciente de la «energía» de Dios obrando en él «poderosamente» (en dunamei), «en poder» como dinamita.
CAPÍTULO 2
1. Qué lucha tan dura sostengo (hëlikon agöna echö). Literalmente, «cuán gran lucha estoy teniendo». El antiguo relativo adjetival hëlikos (como el término latino quantus) se emplea de edad o tamaño, en el N.T. sólo aquí y en Santiago 3:5 (dos veces, cuán grande, cuán pequeño). Se trata de una lucha interior de ansiedad, como el merimna para todas las iglesias (2 Co. 11:28). Agöna conlleva la metáfora de agönizomenos en 1:29. Por los que están en Laodicea (tön en Laodikiâi). Súplase huper como con huper humön. La preocupación de Pablo se extendía más allá de Colosas a Laodicea (4:16) y a Hierápolis (4:13), las tres grandes ciudades del valle del Lico, donde el gnosticismo comenzaba a hacer daño. Laodicea es la iglesia descrita como tibia en Apocalipsis 3:14. Por todos los que nunca me han visto personalmente (hosoi ouch heorakan ta prosöpon mou). Esta frase incluye indudablemente Hierápolis (4:13), y algunos MSS. tardíos insertan este nombre aquí. Lightfoot sugiere que quizá Hierápolis no hubiera sufrido la acción de los gnósticos tanto como Colosas y Laodicea. Quizá sea así, pero el lenguaje incluye a aquellos en toda la región que no hubieran visto a Pablo cara a cara (esto es, personalmente, no conocido de oídas). ¡Cuánto apreciaríamos hoy en día un retrato genuino de Pablo! El antecedente de hosoi no es expresado, y sería toutön después de huper. La forma heorakan (perfecto de indicativo en voz activa de horaö en lugar del usual heörakasin) tiene dos diferencias en las Epístolas de Pablo, o en lugar de ö (1 Co. 9:1; véase Jn. 1:18 para heöraken) y -an por analogía en lugar de -asin, siendo la forma breve la común en los papiros. Véase Lucas 9:36, heörakan.
2. Sean confortados (paraklëthösin). Primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva de parakaleö (para lo cual ver 2 Co. 1:3–7) en la cláusula final con hina. Unidos (sumbibasthentes). Primer participio aoristo pasivo de sumbibazö, viejo verbo, causal de bainö, hacer ir juntamente, coligarse en argumento (Hch. 16:10), en crecimiento espiritual (Col. 2:19), en amor como aquí. El amor es el sundesmos (3:14) que lo liga todo juntamente. Hasta alcanzar todas las riquezas (eis pan ploutos). Probablemente se quiere establecer alguna distinción entre en (en amor como la esfera) y eis (hacia la meta). De una plena seguridad de comprensión (tës plërophorias tës suneseös). Acerca de plërophoria, véase 1 Tesalonicenses 1:5. De plërophoreö (véase Lc. 1:1) y sólo en el N.T. (1 Ts. 1:5; Col. 2:2; He. 6:11; 10:22), Clemente de Roma (Cor. 42) y un ejemplo en un papiro. Pablo desea el pleno uso del intelecto para llegar a la comprensión del gran misterio de Cristo y llama a un pleno y equilibrado ejercicio de todas las capacidades mentales que uno posea. A fin de conocer bien (eis epignösin). «Para un pleno conocimiento.» Este uso de epignösis (conocimiento pleno, adicional) es la réplica de Pablo a los gnósticos, con el limitado y pervertido conocimiento (gnösis) de ellos. El misterio de Dios, Cristo (tou mustëriou tou theou, Christou). Los MSS. difieren mucho aquí, pero ésta es la lectura de Westcott y Hort (y Nestlé). Genitivo (objetivo) con epignösin y Christou en aposición. Cristo es «el misterio de Dios», pero ya no más escondido, sino manifestado (1:26) y ofrecido a nosotros para que lo conozcamos en toda la plenitud de nuestra capacidad.
3. En quien (en höi). Esta forma locativa puede referirse a mustëriou o a Christou. Realmente no hay diferencia en su sentido, por cuanto Cristo es el misterio de Dios. Todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (pantes hoi thësauroi tës sophias kai gnöseös). Véase sobre Mateo 2:11; 6:19–21 para esta vieja palabra, nuestro término thesaurus, denotando cofre, almacén, tesoro. Pablo se enfrenta a estos pretenciosos intelectuales (gnósticos) con la abierta afirmación de que Cristo es la suma de toda sabiduría y conocimiento. Estos tesoros están ocultos (apogruphoi, viejo adjetivo proveniente de apokruptö, ocultar, Mr. 4:22) en Cristo, sea que los gnósticos quieran saberlo o no. Están allí (en Cristo), como lo sabe todo creyente mediante cada nuevo y repetido descubrimiento.
4. Y esto lo digo (touto legö). Pablo explica por qué ha hecho esta gran reivindicación para Cristo en este punto de su discusión. Os seduzca (humäs paralogizëtai). Presente de subjuntivo en voz media de paralogizomai, contar a un lado, y así dañar, defraudar mediante una falsa contabilidad, engañar mediante un falso razonamiento (Epicteto). Con razonamientos capciosos (en pithanologiâi). Una palabra rara (Platón), de pithanos y logos, discurso, adaptado para persuadir, luego extraviar con astucia. Sólo aquí en el N.T. Un ejemplo en un papiro. El arte de la persuasión es la cumbre de la oratoria, pero fácilmente degenera en manipulación y engaño momentáneo y deslumbrador, como lo que Pablo rechaza acerca de sí mismo en 1 Corintios 2:4 (ouk en pithois sophias logois), donde emplea el mismo adjetivo pithos (persuasivo), de lo que pithanos (ambos de peithö) es otra forma. Es curioso lo atractivos que pueden ser los campeones del error, como los gnósticos y los modernos movimientos religiosos, con una plausibilidad que capta a los crédulos.
5. Aunque (ei kai). No kai ei (incluso si). No obstante (alla). Uso común de alla en la apódosis (conclusión) de una oración condicional o concesiva. Buen orden (tën taxin). La línea militar (de tassö), sin brechas, intacta. Algunos desarraigados se habían pasado a los gnósticos, pero no se había dado el pánico ni se habían abierto huecos en la línea. Firmeza (stereöma). De stereoö (a su vez de stereos), hacer firme, y probablemente la misma metáfora militar que en taxin justo antes. La parte sólida de esta línea que puede resistir y resiste el ataque de los gnósticos. Véase Hechos 16:5, donde se usa el verbo stereoö con pistis, y 1 Pedro 5:9, donde se emplea en este sentido el adjetivo stereos. En 2 Tesalonicenses 3:6, 8, 11 Pablo se refiere a su propia taxis (conducta ordenada).
6. Por tanto, de la manera que recibisteis (hös oun parelabete). Segundo aoristo de indicativo en voz activa de paralambanö en el mismo sentido que en 1 Tesalonicenses 4:1; Filipenses 4:9 (tanto manthanö como paralambanö), esto es, como manthanö, aprender (1:7), de Epafras y otros. Al Señor Jesucristo (ton Christon Iësoun ton Kurion). V.M. y BAS: «A Cristo Jesús el Señor». Esta frase peculiar no aparece en ningún otro pasaje paulino. Con frecuencia tenemos ho Christos (el Cristo o Mesías) como en Filipenses 1:15, Iësous Christos (Jesucristo), Christos Iësous (Cristo Jesús), ho Kurios Iësous (el Señor Jesús, muy frecuente), pero en ningún otro lugar ho Christos Iësous o Iësous ho Kurios. Por ello, está claro que Pablo se está enfrentando aquí a las dos formas de herejía gnóstica acerca de la Persona de Cristo (el reconocimiento del Jesús histórico en su humanidad real frente a los gnósticos docetistas, la identidad de Cristo o Mesías con este Jesús histórico frente a los gnósticos cerintios, y el reconocimiento del mismo como Señor). «Así como por tanto recibisteis al Cristo (el Mesías), Jesús el Señor.» Recibisteis una enseñanza correcta. Andad así en Él (en autöi peripateite). «Proseguid andando con Él» (presente de indicativo en voz activa de peripateö). Aferraos a vuestras primeras lecciones en Cristo.
7. Arraigados (errizömenoi). Participio perfecto pasivo del viejo verbo rizoö, de riza, raíz. En el N.T. solamente aquí y en Efesios 3:17(18). Pablo cambia la figura de andar a un árbol en crecimiento. Sobreedificados en él (epoikodomoumenoi en autöi). Participio presente en voz pasiva (arraigado para quedar así) de epoikodomeö, viejo verbo, edificar sobre, como en 1 Corintios 3:10, 12. La metáfora vuelve a cambiar a un edificio como en continuo crecimiento (tiempo presente). Consolidados (bebaioumenoi). Participio presente pasivo de bebaioö, viejo verbo proveniente de bebaios (de bainö, baiö), hacer firme o estable. En la fe (tëi pistei). Caso locativo, aunque el caso instrumental, por vuestra fe, también tiene buen sentido. Así como fuisteis enseñados (kathös edidachthëte). Primer aoristo de indicativo en voz pasiva de didaskö, una alusión a parelabete en el versículo 6 y a emathete en 1:7. En acciones de gracias (en eucharistiâi). Así, no tuvieron motivos para ceder a las suaves palabras de los maestros gnósticos.
8. Mirad (blepete). Presente de imperativo en voz activa en segunda persona del plural de blepö, verbo común para advertir, como nuestro «Cuidaos», «Prestad atención», «Fijaos bien». Que no haya nadie (më tis estai). Propósito negativo con el futuro de indicativo, aunque el aoristo de subjuntivo también aparece como en 2 Corintios 12:6. Que os esté llevando cautivos (ho sulagögön). Participio presente articular en voz activa de sulagögeö, tardío y raro (este verbo se encuentra aquí por primera vez), proveniente de sulë, botín, y agö, conducir, acarrear), llevarse fuera como botín a una cautiva, esclava, doncella. Sólo aquí en el N.T. Nótese el singular aquí. Había algún líder destacado que estaba haciendo la mayor parte del daño en extraviar a la gente. Por medio de filosofías (dia tës philosophias). El único uso de la palabra en el N.T. y empleada por Pablo debido a que los gnósticos tenían predilección por ella. Una palabra antigua proveniente de philosophos (philos, sophos, uno dedicado al seguimiento de la sabiduría) y en el N.T. sólo en Hechos 17:18. Pablo no condena el conocimiento ni la sabiduría (véase v. 2), sino sólo esta falsa filosofía, «la falsamente llamada ciencia» (pseudönumos gnösis, 1 Ti. 6:20), y explicado aquí por las siguientes palabras. Y huecas sutilezas (kai kenës apatës). Un antiguo término para truco, engaño, como el de las riquezas (Mt. 13:22). Descriptivo de la filosofía de los gnósticos. Tradición (paradosin). Una vieja palabra proveniente de paradidömi, una transmisión, un pasar a otro. Esta palabra es en sí misma neutra. La tradición puede ser buena (2 Ts. 2:15; 3:6) o mala (Mr. 7:3). Aquí es indigna y dañina, meramente las insensatas teorías de los gnósticos. Principios elementales (stoicheia). Vieja palabra para cualquier cosa en un stoichos (hilera, serie) como las letras del alfabeto, los materiales del universo (2 P. 3:10, 12), enseñanza elemental (He. 5:12), elementos de la instrucción ceremonial judaica (Hch. 15:10; Gá. 4:3, 9), los capciosos argumentos de los filósofos gnósticos, como aquí, con sus eones y reglas de vida. Y no según Cristo (kai ou kata Christon). Cristo es la pauta por la que aquilatar la filosofía y todas las fases del conocimiento humano. Los gnósticos estaban midiendo a Cristo por medio de su filosofía, como tantos están haciéndolo actualmente. Lo hacen al revés. Cristo es la medida para todo el conocimiento humano, por cuanto Él es el Creador y Sustentador del universo.
9. Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad (hoti en autöi katoikei pän to plëröma tës theotëtos sömatikös). En esta oración, dada como la razón (hoti, debido a que) para la anterior declaración de Cristo como la medida del conocimiento humano, Pablo expone el corazón de su mensaje acerca de la Persona de Cristo. Ahí mora (en el propio hogar) en Cristo no uno o más aspectos de la Deidad, sino la misma esencia de Dios (de theos, deitas), y que no debe ser confundido con theiotes en Romanos 1:20 (de theios, la cualidad de Dios, divinitas), sólo aquí en el N.T., como theiotës sólo en Romanos 1:20. La distinción es observada en Luciano y Plutarco. Theiotës aparece en los papiros e inscripciones. Pablo declara aquí que «toda la plëröma de la Deidad», no sólo ciertos aspectos, mora en Cristo y en forma corporal (sömatikös, un adverbio tardío y raro, en Plutarco, inscripción, y sólo aquí en el N.T.), mora ahora en Cristo en su humanidad glorificada (Fil. 2:9–11), «el cuerpo de su gloria» (töi sömati tës doxës). La plenitud de la Deidad estaba en Cristo antes de la Encarnación (Jn. 1:14, 18; 1 Jn. 1:1–3). Fue el Hijo de Dios que vino en la semejanza de los hombres (Fil. 2:7). Pablo refuta aquí la teoría docetista de que Jesús no poseyera cuerpo humano, así como de la separación que hacían los cerintios entre el hombre Jesús y el eón Cristo. Pablo afirma así claramente la deidad y la humanidad de Jesucristo en forma corpórea.
10. Vosotros estáis completos (este peplërömenoi). Perfecto perifrástico pasivo de indicativo de plëroö, pero sólo un predicado, no dos. Cristo es nuestra plenitud, de la que todos nosotros participamos (Jn. 1:16; Ef. 1:23), y nuestra meta es llegar a tener la plenitud de Dios en Cristo (Ef. 3:19). «En Cristo ellos encuentran la satisfacción de todo anhelo espiritual» (Peake). La cabeza (hë kephalë). No puede haber otro puesto para Cristo. Él es primero (1:18) en tiempo y en dignidad. Todo gobierno y autoridad vienen tras Cristo, trátese de lo que se trate, ángeles, eones, reyes, y lo que sea.
11. También fuisteis circuncidados (kai perietmëthëte). Primer aoristo de indicativo en voz pasiva de peritemnö, circuncidar. Pero usado aquí como metáfora en un sentido espiritual como en Romanos 2:29, «circuncisión del corazón». No hecha a mano (acheiropoiëtoi). Este compuesto verbal negativo tardío y raro aparece sólo en el N.T. (Mr. 14:58; 2 Co. 5:1; Col. 2:11), donde se compone meramente con una a privativa añadida al viejo adjetivo verbal cheiropoiëtos (Hch. 7:48; Ef. 2:11), posiblemente por vez primera en Marcos 14:58, donde aparecen ambas palabras con referencia al templo. En 2 Corintios 5:1 la referencia es al cuerpo de resurrección. La forma femenina de este adjetivo es igual que la masculina. Al echar (en tëi apekdusei). Besson: «En el despojamiento», siguiendo la estructura del texto griego. Como un vestido viejo (el cuerpo carnal). De apekduomai (Col. 2:15, posiblemente un término asimismo acuñado por Pablo), y que, hasta donde se sepa, no aparece en ningún otro escrito griego. Esta palabra se construye de una manera totalmente normal mediante el empleo perfectivo de dos preposiciones griegas (apo, ek), «un recurso a disposición de y generalmente empleado por cualquier verdadero pensador que escribiera en griego» (Moulton y Milligan, Vocabulary). Pablo tenía tanto derecho a acuñar un compuesto griego como cualquiera otro, y desde luego nadie tenía tantas ideas a expresar ni más capacidad que él para hacerlo. De Cristo (tou Christou). Genitivo de especificación, el tipo de circuncisión que pertenece a Cristo: la del corazón.
12. Habiendo sido sepultados con Él en el bautismo (suntaphentes autöi en toi baptismati). Segundo participio aoristo de sunthaptö, una vieja palabra, en el N.T. sólo aquí y en Romanos 6:4, lo que va seguido del caso instrumental asociativo (autöi). El Léxico de Thayer dice: «Porque todos los que en el rito del bautismo son sumergidos en el agua declaran con ello que ponen su fe en la muerte expiatoria de Cristo para el perdón de sus pecados pasados». Sí, y para todos los futuros. Esta palabra da la gráfica imagen que Pablo hace del bautismo como un sepultamiento simbólico con Cristo, y también resurrección a novedad de vida en Él, como lo muestra Pablo con la adición «en el cual fuisteis también resucitados con Él» (en höi kai sunëgerthëte). «En el cual bautismo» (baptismati, quiere decir él). Primer aoristo de indicativo en voz pasiva de sunegeirö, verbo tardío y raro (en Plutarco denotando despertar juntos), en la LXX, y en el N.T. solamente en Colosenses 2:12; 3:1; Efesios 2:6. En el símbolo del bautismo la resurrección a nueva vida en Cristo se representa con una alusión a la propia resurrección de Cristo y a nuestra final resurrección. Pablo no dice que la nueva vida en Cristo sea causada o creada por el acto del bautismo. Esto sería un burdo malentendido. Los gnósticos y los judaizantes eran sacramentalistas, pero no Pablo, el campeón del cristianismo espiritual. En el contexto acaba de darnos la interpretación espiritual de la circuncisión, que vino después de la fe de Abraham (Ro. 4:10–12). Cf. Gálatas 3:27. El bautismo da una imagen del cambio ya obrado en el corazón «por medio de la fe» (dia tës pisteös). En la fuerza activa de Dios (tës energeias tou theou). Genitivo objetivo después de pisteös. Véase 1:29 para energeia. Dios tenía poder para resucitar a Cristo de entre los muer-tos (tou egeirantos, primer participio aoristo activo de egeirö, el hecho aquí afirmado) y tiene el poder (energía) para darnos nueva vida en Cristo por la fe.
13. Y a vosotros (kai humäs). Posición enfática, objeto del verbo sunezöopoiësen (vivificó) y repetido (segundo humäs). A vosotros los gentiles, como les explica. Estando muertos en pecados (nekrous ontas tois paraptömasin). Muerte moral, naturalmente, como en Romanos 6:11; Efesios 2:1, 5. El texto correcto no tiene en, pero incluso así paraptömasin (de parapiptö, caer al lado o recaer, He. 6:6), una caída o paso en falso como en Mateo 6:14; Romanos 5:15–18; Gálatas 6:1, puede seguir estando en el locativo, aunque el instrumental también va bien para el sentido. Y en la incircuncisión de vuestra carne (kai tëi akroboustiäi tës sarkos humön). «Muertos en vuestros delitos y en vuestro alejamiento de Dios, de lo que era un símbolo la incircuncisión de vuestra carne» (Abbott). Evidentemente es esto, empleándose «la incircuncisión» meramente en un sentido metafórico. Os dio vida juntamente con Él (sunezöopoiësen sun autöi). Primer aoristo activo de indicativo del verbo compuesto doble sunzöopoieö, vivificar (zöos, poieö) con (sun, repetido también con autöi, instrumental asociativo), hallado sólo aquí y en Efesios 2:5, aparentemente acuñado por Pablo para este pasaje. Es probable que el sujeto sea theos (Dios), por cuanto se expresa explícitamente en Efesios 2:4s. y porque es exigido por sun autöi aquí, refiriéndose a Cristo. Esto puede ser cierto incluso si Cristo es el sujeto de ërken en el versículo 14. Tras habernos concedido el perdón (charisamenos hëmin). Primer participio aoristo en voz media de charizomai, un verbo común de charis (favor, gracia). Dativo de persona, común como en 3:13. El acto de perdonar es simultáneo con la vivificación, aunque lógicamente antecedente.
14. Cancelando (exaleipsas). Primer participio aoristo activo del viejo verbo exaleiphö, borrar, limpiar, cancelar. En el N.T. solamente aquí y en Hechos 3:19 (de la LXX); Apocalipsis 3:5. Aquí la palabra explica charisamenos y es simultánea con este último término. Platón la emplea de borrar un escrito. A menudo los MSS. eran borrados o raspados y se volvía a escribir sobre la misma base (recibiendo tal escrito entonces el nombre de palimsesto, como el Códice C). El documento de deuda en contra nuestra, que consistía en ordenanzas (to kath’ hëmön cheirographon tois dogmasin). El compuesto tardío cheirographon (cheir, mano, graphö) es muy común en los papiros para un certificado de deuda o pagaré, que eran los cheirographa (manuscrito autógrafo; cf. quirografía). Véase Deissmann, Bible Studies, pág. 247. La firma constituía el documento en deuda legal o pagaré, como Pablo lo dice en Filemón 18s.: «Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré». Muchos de los ejemplos de los papiros nos han llegado «tachados» así, X, tal como hacemos en la actualidad, y por ello cancelados. Un decreto se describe como «ni borrado lavándolo ni escrito encima» (Milligan, N.T. Documents, pág. 16). Indudablemente, el escrito «en ordenanzas» (dogmasin, la ley mosaica, Ef. 2:15) era en contra de los judíos (Éx. 24:3; Dt. 27:14–26), por cuanto lo habían aceptado, pero los gentiles daban también asentimiento moral a la ley de Dios escrita en sus corazones (Ro. 2:14s.). Así dice Pablo «en contra nuestra» (kath’ hëmön), y añade «que nos era adverso» (ho ën hupenantion hëmin) debido a que (ni judíos ni gentiles) no podíamos guardarla. Hupenantios es un antiguo adjetivo compuesto doble (hupo, en, antios) puesto frente a, sólo aquí en el N.T., excepto Hebreos 10:27, donde se emplea como sustantivo. Es de notar que Pablo haya relacionado el común término cheirographon para pagaré o deuda con la Cruz de Cristo (Deissmann, Light from the Ancient East, etc., pág. 332). Quitándolo de en medio (kai ërken ek tou mesou). Perfecto de indicativo en voz activa de airö, un verbo viejo y común, levantar, portar, quitar. Es la palabra empleada por Juan el Bautista de Jesús como «el Cordero de Dios, que quita (airön) el pecado del mundo» (Jn. 1:29). El tiempo perfecto enfatiza lo permanente de la eliminación del pagaré que ha sido pagado y cancelado, y que no puede volver a ser presentado. Lightfoot argumenta en pro de Cristo como sujeto de ërken, pero ello no es necesario, aunque Pablo emplea un repentino anacoluto. Dios ha quitado «de en medio» (ek tou mesou) el pagaré en contra de nosotros. Clavándolo en la cruz (prosëlösas auto töi stauröi). Primer participio aoristo activo del antiguo y común verbo prosëloö, fijar con clavos a una cosa (con el dativo stauröi). Sólo aquí en el N.T., pero aparece en 3 Mac. 4:9 con la misma palabra stauröi. La víctima fue clavada en la cruz, como Cristo. «Cuando Cristo fue crucificado, Dios clavó la Ley en Su cruz» (Peake). Por ello, el «pagaré», o escritura de deuda, que era contra nosotros, queda cancelado. En la actualidad los hombres de negocios archivan a veces las facturas liquidadas. No hay evidencia de que Pablo esté aquí aludiendo a una costumbre así.
15. Despojando (apekdusamenos). Sólo aquí y 3:9, y en un MS. de Josefo (apekdus). Tanto apoduö como ekduö aparecen en escritores antiguos. Pablo simplemente combina ambas preposiciones para denotar una completa supresión. Pero aquí surgen dos serios problemas. El verbo apekdusamenos ¿hace referencia a Dios o a Cristo? ¿Qué es lo que se quiere decir por «principados y potestades»? (tas archas kai tas exousias;). Los eruditos modernos difieren radicalmente, y no se puede intentar aquí una discusión plena como la que se encuentra en Lightfoot, Haupt, Abbott, Peake. Globalmente, me siento inclinado a considerar a Dios como aún el sujeto, y los poderes como ángeles como los adorados por los gnósticos, y que el verbo significa «despojar», en lugar de «despojarse de» (como lo traduce la Versión Revisada inglesa). En la Cruz de Cristo Dios mostró abiertamente su poder sin ayuda de ángeles. Los exhibió (edeigmatisen). Primer aoristo de indicativo en voz activa de deigmatizö, verbo tardío y raro de deigma (Jud. 7), un ejemplo, y hacer un ejemplo de. Frecuente en los papiros, aunque posterior a paradeigmatizo, y en el N.T. solamente aquí y en Mateo 1:19 de la conducta de José con respecto a María. En esta palabra no se denota necesariamente el concepto de escarmiento. El anuncio público queda denotado claramente mediante la palabra «públicamente» (en parrësiâi). Triunfando sobre ellos en la cruz (thriambeusas autous en autöi). Literalmente: «Triunfando de ellos en ella». Fue sobre la cruz que se logró el triunfo. Este verbo, tardío aunque común entre los escritores en Koiné (ekthriambeuö en los papiros), aparece sólo dos veces en el N.T., una vez «llevar en triunfo» (2 Co. 2:14), y aquí celebrar un triunfo (su sentido usual). Se deriva de thriambos, un himno cantado en una procesión festiva, y está relacionado con el término latino triumphus (nuestro término triunfo), una procesión triunfal de generales romanos victoriosos. Dios logró un total triunfo sobre todas las agencias angélicas (autous, masculino considerado como agencias personales). Lightfoot añade, aplicando thriambeusas a Cristo: «El cadalso del convicto deviene el carro del conquistador invicto». Es posible, naturalmente, tomar autöi como refiriéndose a cheirographon (el documento de deuda) o incluso a Cristo.
16. Nadie os juzgue (më tis humas krinetö). Presente de imperativo activo en prohibición, tercera persona, singular, prohibiendo el hábito de condenar a nadie acerca de tales cuestiones. Para krinö véase Mateo 7:1. Pablo tiene aquí en mente las normas ascéticas y las prácticas de una de las fracciones gnósticas (posiblemente por una influencia esenia, o incluso farisaica). Hace una defensa para la libertad en tales cuestiones de modo similar a 1 Corintios 8–9 y Romanos 14–15. Los esenios iban mucho más allá de las normas mosaicas.1 Para las fiestas judías, véase Gálatas 4:10. Josefo (Ant. III. 10, 1) explica de un modo expreso el «séptimo día» como denominado sabbata (forma plural como aquí, un esfuerzo para transliterar el arameo sabbathah).
17. Sombra (skia). Una vieja palabra, opuesta a sustancia (söma, cuerpo). En Hebreos 10:1 se distingue skia de eikön (imagen), pero aquí de söma (cuerpo, sustancia). El söma (cuerpo) arroja la skia (sombra), perteneciendo así a Cristo (Christou, caso genitivo).
18. Os prive de vuestro premio (katabrabeuetö). Compuesto tardío y raro (kata, brabeuö, Col. 3:16), actuar como juez contra uno, quizá debido a soborno en Demóstenes y Eustaquio (otros dos ejemplos aparecen en Wöterbuch, de Preisigke). En el N.T. sólo aquí, donde significa decidir o emitir juicio en contra. El juez de los juegos recibía el nombre de brabeus, y el premio, brabeion (1 Co. 9:24; Fil. 3:14). Es así paralelo a —pero más intenso que— krinetö en el versículo 16. Afectando humildad (thelön en tapeinophrosunëi). Participio presente activo de thelö, desear, querer, pero se trata de un giro difícil. Algunos lo toman como un adverbio denotando «voluntariosamente», algo similar a thelontas en 2 Pedro 3:5. Otros hacen de ello un hebraísmo proveniente del uso en la LXX, «encontrando placer en la humildad». La Versión Revisada inglesa tiene «de su propia y mera voluntad, por humildad». Hort sugería en ethelotapeinophrosunëi (en humildad gratuita), palabra que aparece en Basilio, y construida similarmente a ethelothrëskia en el versículo 23. Y culto a los ángeles (kai threskeiâi tön aggelön). En 3:12 la humildad (tapeinophrosunën) es una virtud, pero aquí va unida a la adoración a los ángeles, lo cual es idolatría, y así es probablemente falsa humildad, como en el versículo 23. Puede que los falsos maestros arguyeran en favor del culto a los ángeles sobre la base de que Dios es sublime y apartado de nosotros, y que por ello tomaran a los ángeles como mediadores tal como en la actualidad algunos lo hacen con ángeles y santos en lugar de aceptar a Cristo como Mediador. Entremetiéndose en lo que no ha visto (ha heoraken embateuön). Algunos MSS. tienen la palabra «no», que aparece aquí en la RVR77, que sigue el Textus Receptus. Pero no es genuina. BAS traduce «basándose en las visiones que ha visto». Este verbo embateuö (de embatës, entrar, poner el pie dentro) ha causado muchos problemas. Lightfoot ha llegado a proponer kenembateuön (un verbo que no existe, aunque kenembateö sí aparece en la literatura) junto con aiöra, andar sobre el aire, una sugerencia ingeniosa, pero ahora innecesaria. Se trata de una antigua palabra denotando entrar para tomar posesión (de lo que hay ejemplos en papiros). W. M. Ramsay (Teaching of Paul, págs. 287ss.) muestra en base a inscripciones de Klaros que esta palabra se usa de un iniciado en los misterios que «ponía el pie dentro» (enebateusen) y ejecutaba el resto de los ritos. Pablo está aquí citando la misma palabra empleada de estos iniciados que «toman su posición sobre» estas imaginadas revelaciones en los misterios. Vanamente hinchado (eikëi phusioumenos). Participio presente pasivo de phusioö, un verbo tardío y vívido de phusa, un par de fuelles, en el N.T. únicamente aquí y en 1 Corintios 4:6, 18s.; 8:1. Poderosa imagen de la vanidad de estos pretenciosos gnósticos.
19. No asiéndose de la Cabeza (ou kratön tën kephalën). Nótese la negación ou, no më, un caso real de abandonar a Cristo como la Cabeza. Los gnósticos destronaban a Cristo de su primacía (1:18) y lo ponían debajo de una larga línea de eones o ángeles. Lo hacían con palabras de alabanza para Cristo como lo hacen en la actualidad los que enseñan que Cristo fue simplemente el más noble de los hombres. La condición de Cabeza de Cristo es el tema central de esta Epístola a los Colosenses y el núcleo de toda la Cristología de Pablo. En virtud de quien (ex hou). Ablativo masculino en lugar de ex hës (kephalës), por cuanto Cristo es la Cabeza. Desarrolla la figura del cuerpo del que Cristo es la Cabeza (1:18, 24). Nutrido (epichorëgoumenon). Participio presente pasivo (acción continua) de epichorëgeö; para este interesante verbo véanse 2 Corintios 9:10; Gálatas 3:5, y también 2 Pedro 1:5. Bien trabado (sumbibazomenon). También participio presente pasivo (acción continua) de sumbibazö, para lo cual se ha de ver Colosenses 2:2. Por las junturas (dia tön haphön). Palabra tardía haphë (de haptö, unir juntamente), articulaciones (junctura y nexus en la Vulgata). Y ligamentos (kai sundesmön). Una vieja palabra que proviene de sundeö, ligar juntamente. Aristóteles y Galeno lo emplean del cuerpo humano. Ambas palabras representan bien la maravillosa unidad del cuerpo mediante células, músculos, arterias, venas, nervios, piel, glándulas, etc. Es una maravillosa máquina trabajando armónicamente bajo la dirección de la cabeza. Crece con el crecimiento que da Dios (auxei tën auxësin tou theou). Acusativo cognado (auxësin) con el viejo verbo auxei.
20. Si habéis muerto (ei apethanete). Condición de la primera clase, supuesta cierta, ei y el segundo aoristo de indicativo en voz activa de apothnëskö, morir. Está aludiendo a la imagen de sepultamiento en bautismo (2:12). A los principios elementales del mundo (apo tön stoicheiön tou kosmou). Véase 2:8. Como si vivieseis en el mundo (hös zöntes en kosmöi). Uso concesivo del participio con hös. La imagen es del bautismo; habiendo salido (F. B. Meyer) al otro lado del sepulcro no debemos actuar como si no fuera así. Estamos en la Tierra de Beulah. ¿Por qué … os sometéis a preceptos? (ti dogmatizesthe;). Verbo tardío y raro (tres ejemplos en inscripciones y a menudo en la LXX) proveniente de dogma, decreto u ordenanza. Aquí da buen sentido bien como medio o como pasivo. En todo caso son de censurar, por cuanto el documento de deuda en ordenanzas (2:14) fue quitado y clavado en la Cruz de Cristo. Pablo sigue teniendo en mente las reglas de la fracción ascética de los gnósticos (2:16ss.).
21. No toques, ni gustes, ni manejes (më hapsëi mëde geusëi mëde thigëis). Especímenes de normas gnósticas. Los esenios tomaron las reglas mosaicas y las llevaron mucho más allá, mientras que los fariseos exigían tener las manos ceremonialmente limpias para tomar todo tipo de alimento. Ascéticos posteriores (los comentaristas latinos Ambrosio, Hilario y Pelagio) consideraban estas prohibiciones como paulinas, en lugar de gnósticas y condenadas por él. Incluso en la actualidad los hay que encuentran que la noble ley de la Prohibición 2 precisa de una instrucción ilustrada para que pueda ser eficaz. Esto es cierto de toda ley. Los fariseos, esenios y gnósticos hacían que la piedad girara alrededor de observancias y normas externas en lugar de en la convicción y los principios internos. Estos tres verbos aparecen en aoristo de subjuntivo en segunda persona del singular con më, una prohibición en contra de manejar o tocar estas cosas prohibidas. Dos de ellos no difieren mucho en significado. Hapsëi es aoristo de subjuntivo en voz media de haptö, fijar a; en voz media, aferrarse a, manejar. Thigëis es el segundo aoristo de subjuntivo en voz activa de thigganö, un viejo verbo, tocar, manejar. En el N.T. sólo aquí y Hebreos 11:28; 12:20. Geusëi es el segundo aoristo de subjuntivo en voz media de geuö, tener sabor a, sólo en voz media en el N.T., gustar, como aquí.
22. Están todas destinadas a destruirse con el uso (estin eis phthoran tëi apochrësei). Literalmente, «son para perecer en el uso». Phthora (de phtheirö) es una vieja palabra para denotar descomposición, corrupción. Apochrësis (de apochraomai, usar del todo, exhaustivamente) es una palabra rara y tardía (empleada por Plutarco), sólo aquí en el N.T. Aquí está bien en caso locativo o bien instrumental. Todas estas cosas materiales perecen por su empleo mismo.
23. Tales cosas (hatina). «Las cuales mismas cosas», estas normas ascéticas. Tienen, a la verdad, cierta reputación de sabiduría (estin logon men echonta sophias). Presente perifrástico de indicativo con estin en el singular, pero presente de indicativo echonta en el plural (hatina). Logon sophias es probablemente «la reputación de sabiduría» (Abbott) como en Platón y Herodoto. Men (a la verdad) carece de su correspondiente de. En culto voluntario (en ethelothrëskiâi). Esta palabra no aparece en ningún otro lugar, y es probable que fuera acuñada por Pablo siguiendo la pauta de ethelodouleia, para describir el culto voluntario a los ángeles (ver 2:18). En humildad (kai tapeinophrosunëi). Claramente aquí en mal sentido «en pretendida humildad». Y en duro trato del cuerpo (kai apheidiâi sömatos). Una vieja palabra (Platón) proveniente de apheidës, implacable (a, privativo; pheidomai, escatimar). Sólo aquí en el N.T. Los ascéticos practican frecuentemente flagelaciones y otros duros tratos del cuerpo. No tienen valor alguno (ouk en timëi tini). Timë significa generalmente honor o precio. Contra los apetitos de la carne (pros plësmonën tës sarkos). Estas palabras son encontradamente debatidas junto con el término timë acabado de mencionar. No es inusual encontrar pros en el sentido de «contra» más bien que en el sentido de «con» o «para». Véase pros en el sentido de contra en 3:13; Efesios 6:11s.; 2 Corintios 5:12; 1 Corintios 6:1. Plësmonë es una antigua palabra proveniente de pimplëmi, llenar, y significa saciedad. Aparece sólo aquí en el N.T. Peake se siente inclinado a darles la razón a Hort y a Haupt de que aquí tenemos una antigua corrupción. Pero la traducción de la Versión Revisada inglesa es posible (que se corresponde con la de RVR77), y es cosa cierta que las meras normas no nos llegan muy lejos en la conducta humana, como lo saben cada padre y madre, aunque debemos tener algunas normas en la familia, en el Estado y en la Iglesia. Pero no son suficientes en sí mismas.
CAPÍTULO 3
1. Si, pues, habéis resucitado con Cristo (ei oun sunëgerthëte töi Christöi). Condición de la primera clase, supuesta cierta, como la de 2:20 y la otra mitad de la imagen del bautismo en 2:12, empleando la misma forma sunëgerthëte como entonces, pasaje que véase para el verbo sunegeirö. Caso instrumental asociativo de Christöi. Las cosas de arriba (ta anö). «Las cosas hacia arriba» (cf. Fil. 3:14), el tesoro en el cielo (Mt. 6:20). Pablo da este ideal y objetivo en lugar de unas meras normas ascéticas. Sentado a la diestra de Dios (en dexiâi tou theou kathëmenos). No un verbo perifrástico, sino una declaración adicional. Cristo está allá arriba y a la diestra de Dios. Cf. 2:3.
2. Poned la mira en (phroneite). «Manteneos pensando acerca de.» Importa lo que pensamos, y somos responsables por nuestros pensamientos. No en las de la tierra (më ta epi tës gës). Pablo no quiere decir que nunca debemos pensar acerca de las cosas sobre la, más bien que éstas no deben ser nuestro objetivo, nuestra meta, cosa que nos domine. El cristiano tiene que mantener los pies sobre la tierra, pero la cabeza en el cielo. Tiene que tener su mente aquí en la tierra centrada en lo celeste, y así ayudar a hacer la tierra como un cielo.
3. Porque habéis muerto (apethanete gar). Un acontecimiento definido, aoristo de indicativo activo, muertos al pecado (Ro. 6:2). Está escondida (kekruptai). Perfecto de indicativo en voz pasiva de kruptö, viejo verbo, ocultar, permanece escondido, encerrado «junto con» (sun) Cristo, «en» (en) Dios. Ningún infernal ladrón puede violar la combinación de este cierre.
4. Cuando Cristo … se manifieste (hotan ho Christos phaneröthëi). Cláusula temporal indefinida con hotan y el primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva de phaneroö, «en el momento en que Cristo se manifieste», una referencia a la segunda venida de Cristo como esperada y anhelada, pero con una total incertidumbre con respecto al tiempo en que tendrá lugar. Véase este mismo verbo usado de la segunda venida en 1 Juan 3:2. Vosotros también … con Él (kai humeis sun autöi). Éste es el gozo de esta bienaventurada esperanza. Repite el verbo acerca de nosotros, phaneröthësesthe (futuro de indicativo en voz pasiva) y añade en doxëi (en gloria). No responder a este exaltado llamamiento es ser como el hombre de Bunyan con la rastra de estercolero.
5. Haced morir (nekrösate). Primer aoristo de imperativo en voz activa de nekroö, verbo tardío, dar muerte, hacer morir, tratar como muerto. En la Vulgata latina es mortifico. Pero la traducción «mortificad» (RV), aunque adecuada en el pasado, ya no lo es, porque este verbo en castellano ha adquirido el sentido de simplemente «negar a gratificar un deseo», pero no «hacer morir». Pablo aplica abiertamente la metáfora de la muerte (2:20; 3:3) exhibida en el bautismo (2:12) a la vida real del cristiano. No va al otro extremo gnóstico de licencia sobre la base argumental de que el alma no quede afectada por los hechos del cuerpo. La idea de Pablo es que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo (1 Co. 6:19). Él menciona algunos de estos «miembros sobre la tierra»: fornicación (porneian), impureza (akatharsian), pasiones desordenadas (pathos), malos deseos (epithumian kakën), avaricia (pleonexian), «que es idolatría» (hëtis estin eidölolatria). Véase la larga lista de las obras de la carne en Gálatas 5:19–21, aunque la codicia no es aquí nombrada, pero sí lo es en Efesios 4:19; 5:5.
6. Viene la ira de Dios (erchetai hë orgë tou theou). Pablo no considera estos pecados de la carne como asuntos indiferentes, bien al revés. Muchos antiguos MSS. no tienen «sobre los hijos de desobediencia», palabras que son genuinas en Efesios 5:6.
7. Anduvisteis en otro tiempo (periepatësate pote). Primer aoristo (constativo) de indicativo, haciendo referencia al anterior estado de ellos en el paganismo. Cuando vivíais (hote ezëte). Imperfecto de indicativo en voz activa de zaö, vivir, «solíais vivir» (acción usual). Una acusada distinción en los tiempos verbales.
8. Pero ahora (nuni de). Forma enfática de nun en decidido contraste (con pote en el versículo 7) con la vida de resurrección de 2:12; 3:1. Desechad también (apothesthe kai humeis). Segundo aoristo de imperativo en voz media del viejo verbo apotithëmi, quitar, desechar, como ropas viejas. Esta metáfora de los vestidos la usa Pablo ahora con varios verbos (apothesthe aquí, apekdusamenoi en el versículo 9, endusamenoi en el versículo 10, endusasthe en el versículo 12). Todas estas cosas (ta panta). Todo el montón de trapos sucios (ira orgën, enojo thumon, malicia kakian, blasfemia blasphëmian, palabras deshonestas aischrologian). Véanse unas listas similares de vicios en Colosenses 3:5; Gálatas 5:20; Efesios 4:29–31. Estas palabras han sido todas tratadas, excepto aischrologian, una vieja palabra para habla baja y obscena, apareciendo aquí sólo en el N.T. Está compuesta por aischrologos (aischros como en 1 Co. 11:6, y esto de aischros, desgracia). Nótese también la adición de «de vuestra boca» (ek tou stomatos humön). Esta palabra se empleaba para denotar habla insultante y sucia, y Lightfoot combina ambas ideas, como fecuentemente sucede. Este tipo de habla jamás debería salir de la boca de un cristiano viviendo la nueva vida en Cristo.
9. No mintáis los unos a los otros (më pseudesthe eis allëlous). La mentira (pseudos) podría haber quedado incluida en la anterior lista, donde de natural pertenece. Pero queda más acusadamente presentada así en la prohibición (më y el presente de imperativo en voz media). Significa o bien «dejad de mentir» o «no tengáis el hábito de mentir». Habiéndoos despojado (apekdusamenoi). Primer participio de aoristo en voz media (sentido causal del participio circunstancial) del verbo compuesto doble apekduomai, para el cual se tiene que ver 2:15. Apo tiene el sentido perfectivo (del todo), «habiéndoos despojado absolutamente». La misma metáfora que apothesthe en el versículo 8. Del viejo hombre (ton palaion anthröpon). Aquí Pablo introduce otra metáfora (mezcla sus metáforas como sucede frecuentemente), la de la vieja vida de pecado considerada como «el viejo hombre» de pecado ya crucificado (Ro. 6:6) y descartado ahora de una vez por todas como forma de vivir (tiempo aoristo). Véase la misma figura en Efesios 4:22. Palaios es antiguo en contraste a neos (joven, reciente) como en Mateo 9:17, o a kainos (lozano, novedoso) como en Mateo 13:52. Con sus prácticas (sun tais praxesin autou). La práctica debe concordar con la profesión.
10. Y revestido (kai endusamenoi). Primer participio aoristo en voz media (en el sentido causal, como antes) de endunö, un verbo viejo y común (el término latino induo, dotar) denotando poner un vestido. Empleado de vestirse de Cristo (Gá. 3:27; Ro. 13:14). Del nuevo (ton neon). «El nuevo» (joven, en oposición a palaios, viejo). Anthröpon no se expresa aquí, pero se sobrentiende por el contexto de la frase precedente. En Efesios 4:24 Pablo tiene endusasthai ton kaion (lozano, reciente, en oposición a desgastado) anthröpon. Se va renovando (ton anakainoumenon). Participio presente articular pasivo de anakainoö. Aparentemente Pablo acuñó esta palabra de manera análoga a ananeomai. Anakainizö era un término ya existente (He. 6:6). Pablo emplea también anakainösis (Ro. 12:2; Tit. 3:5), que no se encuentra en ninguna literatura conocida anterior a él. Mediante esta palabra Pablo añade el significado de kainos al de neos acabado de emplear. Se trata de una renovación (kainos) continua del hombre nuevo (neos, joven) en Cristo Jesús. Hasta el conocimiento pleno (eis epignösin). «Hasta un pleno (adicional) conocimiento»; es una de las palabras clave de esta Epístola. Conforme a la imagen (kat’ eikona). Una alusión a Génesis 1:26, 28. La restauración de la imagen de Dios en nosotros es gradual y progresiva (2 Co. 3:18), pero en su resultado final quedará completa (Ro. 8:29; 1 Jn. 3:2).
11. Donde (hopou). En este «nuevo hombre» en Cristo. Cf. Gálatas 3:28. No hay ya (ouk eni). Eni es la forma larga de en y se debe sobrentender estin. «No existe.» Éste es el ideal, que sigue estando muy lejos de los cristianos modernos, como lo demostró la Gran Guerra.1 Las distinciones de raza (griego Hellën y judío Ioudaios) desaparecen en Cristo y en el nuevo hombre en Cristo. Los judíos consideraban a todos los demás como griegos (gentiles). La circuncisión (peritomë) y la incircuncisión (akrobustia) dan la imaginería judía, con la división entre ambos grupos expuesta más claramente (cf. Ef. 2). Los griegos y romanos consideraban como bárbaros (barbaroi, Ro. 1:14) a todos los demás pueblos, esto es, usuarios de unas jerigonzas incomprensibles, término que procede de una repetición onomatopéyica (bar-bar). Escita (Skuthës) denotaba sencillamente el punto culminante de la barbarie, bar-baris barbariores (Bengel), y se empleaba de toda persona tosca y violenta, como nuestro término «vándalo». Siervo (doulos, de deö, atar), libre (eleutheros, de erchomai, ir). Las distinciones de clases se desvanecen en Cristo. En las iglesias cristianas se encontraban esclavos y libertos, libres y amos. Quizá Pablo tuviera en mente a Filemón y a Onésimo. Pero el trabajo y el capital siguen constituyendo un problema para la moderna cristiandad. Sino que Cristo es todo (alla panta Christos). Demóstenes y Luciano usan el plural neutro para describir personas, como lo hace aquí Pablo de Cristo. El plural panta es más inclusivo que lo que sería el plural pän. Y en todos (kai en päsin). Locativo plural, y también nentro. «Cristo ocupa toda la esfera de la vida humana e impregna todos sus desarrollos» (Lightfoot). Cristo ha barrido los términos bárbaro, amo, esclavo, todos ellos, poniendo en su lugar la palabra adelphos (hermano).
12. Vestíos, pues (endusasthe oun). Primer aoristo de imperativo en voz media de endunö (versículo 10). Explica él y aplica (oun, pues) la figura de «el nuevo (hombre)» como «el nuevo vestido». Como escogidos de Dios (hös eklektoi tou theou). La misma frase en Romanos 8:33; Tito 1:1. En los evangelios existe una distinción entre klëtos y eklektos (Mt. 24:22, 24, 31), pero no aparece ninguna distinción en los escritos de Pablo. Aquí se da una descripción adicional, «santos y amados» (hagios kai ëgapëmenoi). Los artículos en el nuevo vestido para el hombre en Cristo los da Pablo ahora en contraste con lo que se ha quitado (3:8). Los vestidos incluyen un corazón de compasión (splagchna oiktirmou, la más noble viscera como el asiento de la emoción como en Lc. 1:78; Fil. 1:8), benignidad (chrëstotëta, como en Gá. 5:22), humildad (tapeinophrosunën, en el buen sentido como en Flm. 2–3), humildad (praüteta, en Gá. 5:23 y en Ef. 4:2 también con tapeinophrosunë), longanimidad (makrothumian, en Gá. 5:22; Col. 1:11; Stg. 5:10).
13. Soportándoos unos a otros (anechomenoi allëlön). Participio presente en voz media (directo) de anechö con el caso ablativo (allëlön), «reteniéndoos de uno a otro». Perdonándoos unos a otros (charizomenoi heautois). Participio presente en voz media también de charizomai con el caso dativo del pronombre reflexivo (heautois) en lugar del recíproco acabado de emplear (allëlön). Si alguno tiene (ean tis echëi). Condición de la tercera clase (ean y el presente de subjuntivo activo de echö). Queja (momphën). Vieja palabra de memphomai, inculpar, acusar. Sólo aquí en el N.T. Nótese pros aquí con tina en el sentido de en contra, para comparación con pros en 2:13. De la manera que Cristo (kathös kai ho Kurios). Algunos MSS. dan la lección Christos en lugar de Kurios. Pero se nos da el perdón de Cristo aquí como la razón para que perdonemos a otros. Véase Mateo 6:12, 14s., donde nuestro perdón hacia otros es hecho por Jesús un prerrequisito a nuestra obtención del perdón de parte de Dios.
14. Y sobre todas estas cosas (epi päsin de toutois). Vestíos de amor (tën agapën). Véase Lucas 3:20. El verbo aquí tiene que ser suplido del versículo 12 (endusasthe) como lo demanda el caso acusativo agapën. Que es (ho estin). Neutro singular del relativo, no femenino como agapë (su antecedente) ni masculino como sundesmos en el predicado. Sin embargo, hay ejemplos similares de ho estin en el sentido de quod est (id est), «esto es», en Marcos 14:42; 15:42, sin concordancia en género y número. Así también en Efesios 5:5, donde ho estin = «la cual cosa». El vínculo de la perfección (sundesmos tës teleiotëtos). Véase 2:19 para sundesmos. Aquí es aparentemente el cinto que ciñe juntas todas las diferentes prendas. El genitivo (teleiotëtos) es probablemente el de aposición con el cinto del amor. De una manera sucinta Pablo expone la idea acerca del amor que desarrolla tan maravillosamente en 1 Corintios 13.
15. La paz de Cristo (V.M., BAS) (hë eirënë tou Christou). La paz que Cristo da (Jn. 14:27). Gobierne (brabeuetö). Imperativo activo en tercera persona del singular de brabeuö, actuar como árbitro (brabeus), viejo verbo, sólo aquí en el N.T. Véase 1 Corintios 7:15 para llamar a paz. En un solo cuerpo (en heni sömati). Con una Cabeza (Cristo) como en 1:18, 24. Sed agradecidos (eucharistoi ginesthe). «Persistid en devenir agradecidos.» Una obligación continua.
16. La palabra de Cristo (ho logos tou Christou). Esta frase precisa se encuentra sólo aquí, aunque tenemos «la palabra del Señor» en 1 Tesalonicenses 1:8; 4:15; 2 Tesalonicenses 3:1. En otros pasajes, «la palabra de Dios». En esta Epístola Pablo exalta a Cristo. Christou puede ser bien el genitivo subjetivo (la palabra entregada por Cristo) o el genitivo objetivo (la palabra acerca de Cristo). Véase 1 Juan 2:14. Habite (enoikeitö). Presente de imperativo en voz activa de enoikeö, hacer el propio hogar, estar en el hogar. En vosotros (en humin). No «entre vosotros». Ricamente (plousiös). Viejo adverbio derivado de plousios (rico). Ver 1 Timoteo 6:17. Las siguientes palabras son explicativas de plousiös. En toda sabiduría (en pasei sophiâi). No está claro si esta frase va con plousiös (ricamente) o con los participios que siguen (didaskontes kai nouthetountes, ver 1:28). Ambas puntuaciones tienen buen sentido. Los antiguos MSS. griegos no tenían puntuación. Hay aquí un anacoluto. Los participios pueden ser usados como imperativos como en Romanos 12:11s., 16. Con salmos (psalmois, los Salmos en el A.T. originalmente con acompañamiento musical), himnos (humnois, alabanzas a Dios compuestas por los cristianos, como 1 Ti. 3:16), cánticos espirituales (öidais pneumatikais, una descripción general de todos ellos, fueran con o sin acompañamiento musical). El mismo cántico puede recibir los tres apelativos. Cantando con gracia (en chariti äidontes). En la gracia de Dios (2 Co. 1:12). Esta frase puede ser tomada con las palabras precedentes. El verbo äidö es antiguo (Ef. 5:19) para denotar una emoción lírica en un alma devota. En vuestros corazones (en tais kardiais humön). Sin esto no hay una verdadera adoración «a Dios» (töi theöi). ¿Cómo pueden un judío o un unitario en el coro dirigir la adoración de Cristo como Salvador? Sea con instrumento o con la voz, o con ambas, de nada sirve si la adoración no surge del corazón.
17. Y todo lo que hagáis (pän hoti ean poiëte). Relativo indefinido (todo de cualquier cosa) con ean y el presente de subjuntivo activo, un giro común en tales cláusulas. Hacedlo todo (panta). El imperativo poieite tiene que ser suplido de poiëte en la cláusula relativa. Panta se repite de pän (singular), pero en el plural (todas las cosas). Pän queda como nominativo absoluto como en Mateo 10:32 y Lucas 12:10. Es una especie de Regla de Oro para los cristianos, «en el nombre del Señor Jesús» (en onomati Kuriou Iësou), en el espíritu del Señor Jesús (Ef. 5:20). Lo que sigue (instrucciones a los varios grupos) tiene la misma tónica. Siempre han existido problemas de cariz sociológico. Pablo pone el dedo en la llaga para cada grupo con una visión certera, como la de un consumado médico emitiendo acertados diagnósticos.
18. Esposas (hai gunaikes). El artículo, aquí, distingue las clases entre sí, y con el caso vocativo puede bien traducirse como «Vosotras mujeres». Así con cada grupo. Estad sometidas a vuestros maridos (hupotassesthe tois andrasin). El verbo hupotassomai tiene un aire militar, común en el Koiné para esta obediencia. La obediencia en gobierno es esencial, como lo expone la misma palabra en Romanos 13:1, 5. Como conviene en el Señor (hös anëken en Kuriöi). Es el uso idiomático del imperfecto de indicativo con verbos de decoro en tiempo presente (Robertson, Grammar, pág. 919). Las esposas tienen derechos y privilegios, pero es esencial para un hogar bien ordenado el reconocimiento del liderazgo del marido, aunque se supone que el marido tiene una cabeza sabia.
19. Amad a vuestras mujeres (agapäte tas gunaikas). Presente de imperativo activo, «seguid amándolas». Esto es precisamente lo importante. No seáis ásperos (më pikrainesthe). Presente de imperativo en voz media en prohibición: «Dejad de ser ásperos (o amargos)», o «no tengáis el hábito de ser ásperos». Éste es el pecado de los maridos. Pikrainö es un viejo verbo proveniente de pikros (amargo). En el N.T. sólo aquí y en Apocalipsis 8:11; 10:9s. La palabra amarga duele hasta lo más profundo del alma.
20. Obedeced a vuestros padres (hupakouete tois goneusin). Viejo verbo, escuchar bajo (como mirando hacia arriba), dar oído, prestar atención, obedecer. En todo (kata panta). Esto es lo difícil para el niño, no la obediencia ocasional, sino de modo continuado. Naturalmente, un padre o una madre cristianos no exigirán de su hijo nada irrazonable o injusto. En ningún otro lugar muestra la moderna civilización más debilidad que aquí. Se lanzan marejadas de rebelión sobre el mundo porque no se le enseña al niño a obedecer. Una vez más Pablo arguye que es «en el Señor» (en Kuriöi).
21. No exasperéis (më erethizete). Presente de imperativo del viejo verbo erethö, excitar. Sólo dos veces en el N.T. Aquí en un mal sentido, en buen sentido en 2 Corintios 9:2 (estimular). Aquí significa actuar regañonamente como hábito (tiempo presente). Para que no se desalienten (hina më athumösin). Propósito negativo (hina më) con el presente de subjuntivo (desaliento continuado) de athumeö, viejo verbo, pero sólo aquí en el N.T., de athumos (desalentado: a, privativo; thumos, espíritu o valor). No se tienen que leer Jane Eyre ni Oliver Twist para saber algo de los dolores de la infancia, como se puede ver con los niños que huyen de sus casas, e incluso en los casos de suicidio infantil.
22. A vuestros amos terrenales (tois kata sarka kuriois). En realidad «señores»; aunque estos esclavos (douloi) cristianos tenían a Cristo como Señor, incluso así debían obedecer a sus señores en la carne. No sirviendo al ojo (më en ophthalmodouliais). Otra palabra paulina (sólo aquí y en Ef. 6:6). Fuera de Pablo únicamente aparece en literatura cristiana posterior. Es un compuesto fácil y expresivo, servicio mientras el ojo del amo estaba sobre el esclavo, y nada más. Los que quieren agradar a los hombres (BAS) (anthröpareskoi). Compuesto tardío solamente en la LXX y Pablo (aquí y en Ef. 6:6). Con corazón sincero (en haplotëti kardias). Así en Efesios 6:5. Una vieja y expresiva palabra de haplous (simple, sin dobleces). Véase 2 Corintios 11:3. Temiendo al Señor (phoboumenoi ton Kurion). Más que a los señores según la carne.
23. Y todo lo que hagáis (ho ean poiëte). Véase el mismo giro en 3:17 excepto por ho en lugar de pän hoti. De corazón (ek psuchës). Desde dentro del alma, y no meramente para guardar las apariencias. En Efesios 6:7 Pablo añade met’ eunoias (con buena voluntad) en explicación de ek psuchës. Como para el Señor (hös töi Kuriöi). Incluso cuando es para los hombres. Esta es la más sublime prueba de un servicio digno. ¡Si sólo fuera siempre cierto de todos nosotros!
24. Recibiréis (apolëmpsesthe). Futuro de indicativo en voz media de apolambanö, viejo verbo, recibir de vuelta (apo), recuperar. La recompensa (antapodosin). «La plena recompensa», vieja palabra, aparece en la LXX, pero solamente aquí en el N.T., aunque tenemos antapodoma dos veces (Lc. 14:12; Ro. 11:9). Dada de vuelta (apo) en retorno (anti). A Cristo el Señor servís (to Kuriöi Christöi douleuete). Como sus esclavos, y con dicha por ello. Quizá sea mejor como imperativos, seguid sirviendo.
25. Recibirá en pago la injusticia que haga (komisetai ho ëdikësen). No está claro si ho adikön (el que hace mal) es el amo o el esclavo. En todo caso es cierto de ambos, y de ambos lo interpreta Lightfoot, «recibirá de vuelta el mal que haya hecho». Ésta es la ley general de la vida y de Dios, y es justa y apropiada. No hay acepción de personas (ouk estin prosöpolëmpsia). Sí entre los hombres pero no para con Dios. Para esta palabra, que sigue la estructura hebrea, ver Romanos 2:11, Efesios 6:9 y Santiago 2:1. El versículo que sigue debería haber quedado incluido en este capítulo.
CAPÍTULO 4
1. Lo que es justo y equitativo (to dikaion kai tën isotëta). Pablo cambia de to ison (como to dikaion, adjetivo neutro singular con el artículo para la idea abstracta) al sustantivo abstracto isotës, vieja palabra, en el N.T. sólo aquí y en 2 Corintios 8:13s. Si los patronos siempre lo hicieran así, no habría problemas con los trabajadores. Un Amo en los cielos (Kurion en ouranöi). Un sano recordatorio en el sentido de que Él mantiene la atención puesta sobre la conducta de los amos para con sus empleados.
2. Perseverad (proskartereite). Véanse Marcos 3:9 y Hechos 2:42, 46 para esta interesante palabra proveniente de pros y karteros (fuerte), común en el Koiné. Velando (grëgorountes). Participio presente activo de grëgoreö, presente tardío construido a partir de la rama del perfecto activo egrëgora con la pérdida de e-, y que se encuentra por primera vez en Aristóteles.
3. Al mismo tiempo (hama). Simultáneamente, juntamente, con coincidencia en el tiempo. Para que el Señor nos abra (hina ho theos anoixëi hëmin). Uso común de hina y el subjuntivo (aoristo), el uso subfinal tan común en el N.T. como en el Koiné. Puerta para la palabra (thuran tou logou). Genitivo objetivo, una puerta para la predicación. Es consolador para otros predicadores ver aquí al más grande de ellos pidiendo oraciones para poder volver a ser puesto en libertad para predicar. Emplea esta figura en otros pasajes, una vez de la gran puerta abierta con muchos adversarios en Éfeso (1 Co. 16:9), una vez más una puerta abierta por la cual no pudo entrar, en Tróade (2 Co. 2:12). El misterio de Cristo (to mustërion tou Christou). El genitivo de aposición, el misterio que es Cristo (2:2), y que presenta barriendo delante de él los necios «misterios» de los gnósticos. Por el cual también estoy preso (di’ ho kai dedemai). Perfecto de indicativo en voz pasiva de deö. Pablo es siempre consciente de esta limitación, de esta cadena. En el fondo es preso por su predicación a los gentiles.
4. Con que debo hablarlo (hös dei me lalësai). Maravillosa como era la predicación de Pablo para sus oyentes, y nos lo parece a nosotros, nunca estuvo satisfecho con ella. ¿Y qué predicador puede estarlo?
5. Para con los de afuera (pros tous exö). Una frase paulina para designar a los que se encontraban fuera de la iglesia (1 Ts. 5:12; 1 Co. 5:12s.). Se precisa de un caminar sabio para ganarlos para Cristo. Redimiendo el tiempo (ton kairon exagorazomenoi). Todos tenemos el mismo tiempo. Pablo acude al mercado abierto y lo compra empleándolo correctamente. Véase la misma metáfora en Efesios 5:16.
6. Sazonada con sal (halati ërtumenos). El mismo verbo artuö (viejo verbo proveniente de airö, equipar, disponer) acerca de la sal en Marcos 9:50 y Lucas 14:34. No se encuentra en ningún otro lugar del N.T. Ni demasiada ni demasiada poca sal. Plutarco emplea la sal con referencia al habla, el ingenio que da sabor al discurso (cf. el ático sal). Nuestra palabra salaz es esta misma, degenerada a la vulgaridad. La gracia y la sal (ingenio, sentido) constituyen una ideal combinación. Cada maestro se sentirá atraído por el deseo de Pablo de «que sepáis cómo debéis responder a cada uno» (eidenai pös dei humas heni ekastöi apokrinesthai). ¿Quién lo sabe?
7. Todo lo que a mí se refiere (ta kat’ eme panta). «Todas las cosas relacionadas conmigo.» El caso acusativo es el objeto de gnörisei. El mismo giro en Hechos 25:14; Filipenses 1:2. Tíquico (Tuchikos). Mencionado también en Efesios 6:21 como el portador de aquella Epístola y con el mismo verbo gnörisei (futuro activo de gnörizö) y con el mismo epíteto descriptivo que aquí (ho agapëtos adelphos kai pistos diakonos en Kuriöi, el amado hermano y fiel ministro en el Señor), excepto que aquí tenemos asimismo kai sundoulos (y consiervo). Abbott sugiere que Pablo añade sundoulos debido a que lo había empleado de Epafras en 1:7. Quizá pistos califique a ambos sustantivos, y denote fiel a Pablo además de a Cristo.
8. He enviado (epempsa). Aoristo epistolar de indicativo en voz activa de pempö como en Efesios 6:22. Para que sepáis (BAS) (hina gnöte). Segundo aoristo (ingresivo) de subjuntivo en voz activa de ginöskö, «para que lleguéis a conocer». Este es el texto correcto, y no gnöi (tercera persona del singular, lección seguida por RVR77, «para que conozca»). De nuestras circunstancias (BAS) (ta peri hëmön). «Las cosas que nos atañen.» Conforte (parakalesëi). Primer aoristo de subjuntivo activo. Esta es la traducción apropiada aquí, y no «exhorte» (p.e., Besson).
9. Con Onésimo (sun Onësimöi). Coportador de la carta con Tíquico, y encomiado a la par con él, aunque era un esclavo fugado. Que es uno de vosotros (hos estin ex humön). No dicho como reproche a Colosas por tener tal hombre, sino como un privilegio para la iglesia en Colosas de dar una apropiada bienvenida a este esclavo convertido que volvía y para que lo trataran como hermano, como Pablo argumenta en su carta a Filemón.
10. Aristarco (Aristarchos). Era de Tesalónica y acompañó a Pablo a Jerusalén con la colecta (Hch. 19:29; 20:4), e inició el viaje a Roma con Pablo (Hch. 27:2; Filemón 24). Desconocemos si estuvo todo el tiempo con Pablo en Roma, pero está con él en este momento. Mi compañero de prisiones (ho sunaichmalötos mou). Uno de los compuestos de Pablo, que se encuentra fuera de aquí sólo en Luciano. Pablo lo emplea de Epafras en Filemón 23, pero no sabemos si se trata de un encarcelamiento voluntario real o si se trata de un encarcelamiento espiritual como sunstratiötes (compañero de milicia) en Filipenses 2:25 y Filemón 2. Abbott argumenta en pro de que se trataba de un encarcelamiento literal, y es posible que algunos de los colaboradores (sun-ergoi) de Pablo compartieran voluntariamente con él, por turnos, su encarcelamiento. Marcos (Markos). Una vez rechazado por Pablo por su deserción de la obra (Hch. 15:36–39), pero ahora cordialmente recomendado por él, por cuanto se había corregido. El primo de Bernabé (ho anepsios Barnabä). En fecha muy posterior este término vino a ser empleado de «sobrino», pero es evidentemente «primo» aquí, y comúnmente así en los papiros. Este parentesco explica el interés de Bernabé en Marcos (Hch. 12:25; 13:5; 15:36–39). Si va a vosotros, recibidle (ean elthëi pros humas desasthe auton). Esta oración condicional de tercera clase (ean y aoristo segundo de subjuntivo activo de erchomai) da el meollo de los mandamientos (entola) ya enviados acerca de Marcos, no sabemos por qué medio. Pero la recomendación de Marcos por parte de Pablo es cordial y sin reservas de ningún tipo, tal como también la da en 2 Timoteo 4:11. El verbo dechomai es el usual para recepción hospitalaria (Mt. 10:14; Jn. 4:45), como prosdechomai (Fil. 2:29) y hupodechomai (Lc. 10:38).
11. Jesús, llamado Justo (Iësous ho legomenos Ioustos). Otra ilustración de lo frecuente que era el nombre Jesús (Josué). El sobrenombre Justo es latino, Justus, respondiendo al griego dikaios y al hebreo Zadok, y era un sobrenombre muy común entre los judíos. Este nombre aparece aplicado a otras dos personas en el N.T. (Hch. 1:23; 18:7). Que son … de la circuncisión (hoi ek peritomës). Ciertamente cristianos judíos, pero no judaizantes como los así designados en Hechos 11:3 (hoi ek peritomës. Cf. Hch. 15:1, 5). Los únicos (houtoi monoi). «De la circuncisión» o judíos, se refiere él. Para mí un consuelo (moi parëgoria). Dativo ético de interés personal. Parëgoria es una vieja palabra (sólo aquí en el N.T.) que proviene de parëgoreö, hacer un discurso, y significa solaz, alivio. Un término clínico. Cosa curiosa, nuestro término «paregórico» proviene de ésta (parëgorikos).
12. Epafras, el cual es uno de vosotros (Epaphras ho ex humön). Véase 1:7 para la primera mención de este hermano, que había traído nuevas a Pablo de Colosas. Siempre esforzándose intensamente por vosotros (pantote agönizomenos huper hëmön). Véase 1:29 de Pablo. Para que estéis firmes (hina stathëte). Cláusula final, primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva (según Alef y B) en lugar de los usuales segundos aoristos subjuntivos activos (stëte) de histëmi (según A, C y D). Completamente asegurados (F. Lacueva) (peplërophorëmenoi), que RVR77 traduce «completos». Participio perfecto pasivo de plërophoreö, un compuesto tardío, para lo cual véanse Lucas 1:1; Romanos 14:5.
13. Y los que están en Hierápolis (kai tön Hieräi Polei). La tercera de las tres ciudades del valle del Lico donde los creyentes no habían visto a Pablo cara a cara (2:1). Estaba en el lado opuesto al valle frente a Laodicea. Es probable que Epafras hubiera evangelizado las tres ciudades, estando las tres en peligro debido a las actividades de los gnósticos.
14. Lucas el médico amado (Loukas ho iatros ho agapëtos). Mencionado asimismo en Filemón 24 y 2 Timoteo 4:11. El autor del Evangelio y de Hechos. Tanto Marcos como Lucas estaban entonces con Pablo, y posiblemente tenían consigo copias de sus respectivos Evangelios. El artículo (aquí repetido) puede dar el sentido de «mi médico amado». Parece cierto que Lucas se encargaba de la salud de Pablo y que Pablo lo tenía en gran estima. Pablo era un héroe para Lucas, pero era una estimación correspondida. Es hermoso ver al predicador y al médico como grandes amigos en la comunidad. Demas (Dëmas). Sólo su nombre aquí (una contracción de Demetrio), pero es mencionado en 2 Timoteo 4:10 como uno que abandonó a Pablo.
15. Ninfas (Numphan). Es un nombre masculino si autou (su) es genuino (D, E, K, L) después de kat’ oikon, pero Numpha (femenino) si la verdadera lectura es autës (de ella, B, 67). Alef, A, C y P leen autön (de ellos), quizá incluyendo a los adelphous (hermanos), situando así esta iglesia (ekklësia) en Laodicea. No fue hasta el siglo tercero que se emplearon edificios ex profeso para el culto eclesial. Véase Romanos 16:5 para Priscila y Aquila. No es posible decir si aquí «su casa» es «de él» o «de ella».
16. Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros (hotan anagnösthëi par’ humin hë epistolë). Cláusula temporal indefinida con hotan (hote an) y el primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva de anaginöskö. Esta epístola fue leída en público delante de toda la iglesia (Ap. 1:3). Haced que (poiësate hina). Aparece el mismo giro en Juan 11:37; Apocalipsis 13:15. El griego antiguo prefería hopös para este giro. Véase 1 Tesalonicenses 5:27 para la orden de leer en público la Epístola. Que … la leáis también vosotros (kai humeis anagnöte). Segundo aoristo de subjuntivo en voz activa de anaginöskö, leer. Y … la de Laodicea (kai tën ek Laodikias). El sentido más probable es que la Epístola conocida como A los Efesios fuera una carta circular a varias iglesias en la provincia de Asia, yendo una copia a Laodicea para que fuera pasada a Colosas, y que la carta a los Colosenses debiera ser enviada a su vez a Laodicea. Esto se efectuaba generalmente haciendo una copia adicional y guardando el original. Véase Efesios 1:1 para una consideración adicional de esta cuestión.
17. Considera (blepe). Mantén la mirada sobre. Que recibiste en el Señor (parelabes en Kuriöi). Segundo aoristo de indicativo en voz activa de paralambanö, el verbo empleado por Pablo acerca de su recepción del mensaje del Señor (1 Co. 15:3). Es evidente que Arquipo tenía un llamamiento «en el Señor», como debería tenerlo todo predicador. Para que lo cumplas (hina autën plërois). Presente de subjuntivo en voz activa de plëroö, «que persistas en manteniéndolo cumplido». Es la obra de una vida.
18. De mi propia mano, de Pablo (tëi emëi cheiri Paulou). Con mayor precisión, «con la mano de mí Pablo». El genitivo Paulou se encuentra en aposición con la idea en el pronombre posesivo emëi, que está en caso instrumental concordando con cheiri. Asimismo 2 Tesalonicenses 3:17 y 1 Corintios 16:21. Mis prisiones (mou tön desmön). Caso genitivo con mnemoneuete (recordad). La cadena (en halusei, Ef. 6:20) vuelve a sonar al tomar Pablo la pluma para firmar la salutación. Él, desde luego, no podía olvidarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s