2 TESALONICENSES

La Segunda Epístola de Pablo
a los
TESALONICENSES
Clic en cada capítulo, para ver otro reconocido comentario

INTRODUCCIÓN

Es evidente que Primera Tesalonicenses no solucionó todas las dificultades en Tesalónica. Para algunos dio un resultado precisamente opuesto al deseado. Había alguna oposición a la autoridad de Pablo, e incluso desafío. Así, Pablo repite su «orden» demandando disciplina (2 Ts. 3:6), como había hecho cuando estaba con ellos (3:10). Hace de esta Epístola una prueba de obediencia (3:14) y encuentra necesario advertir a los tesalonicenses en contra del celo de algunos engañadores que incluso inventaban epístolas en nombre de Pablo para conseguir introducir sus posturas en la iglesia (2:1ss.), un ejemplo temprano de epístolas «paulinas» pseudoepigráficas, pero no para propósitos piadosos. El agudo resentimiento de Pablo en contra de esta práctica debería llevarnos a la prudencia en cuanto a la aceptación de la teoría pseudoepigráfica acerca de otras Epístolas de Pablo. Pide la atención a su propia firma al final de cada carta genuina. Como norma, dictaba la epístola, pero la firmaba de puño y letra (3:17). Pablo escribe para apaciguar la excitación (Ellicott) y para poner en claro que no había dicho que la Segunda Venida iba a tener lugar de inmediato.
Esta Epístola tiene un tono algo más brusco que la Primera, y es asimismo más breve. Se ha sugerido que había dos iglesias en Tesalónica, una iglesia gentil a la que se envió Primera Tesalonicenses, y una iglesia judía a la que se envió Segunda Tesalonicenses. No hay evidencia real para una hipótesis tan descabellada. Pretende una dificultad acerca de enviar una segunda carta a la misma iglesia, dificultad totalmente inexistente. El portador de la primera carta trajo noticias de vuelta que hicieron necesaria una segunda. Es probable que fuera enviada el mismo año que la primera.
1. Pablo, etc. (Paulos, etc.). Este remitente o sobrescrito es idéntico al de 1 Tesalonicenses 1:1, con excepción de que nuestro (hëmön) es añadido tras Padre (patri).
2. De parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo (apo theou patros kai Kuriou Iësou Christou). Estas palabras no son genuinas en 1 Tesalonicenses 1:1, pero sí aquí, y aparecen en todas las otras Epístolas Paulinas. Nótese la ausencia de artículo después de en y de apo, aunque tanto Dios como Señor Jesús son definidos. En ambos casos Jesucristo es puesto a la par con Dios, aunque no idéntico. Véase 1 Tesalonicenses 1:1 para la discusión de las palabras, pero nótese la diferencia entre en, en la esfera de, por el poder de, y apo, procedente de, como el manantial y fuente de gracia y paz.
3. Debemos (opheilomen). Pablo siente una obligación a seguir dando gracias a Dios (eucharistein töi theöi, presente de infinitivo con el caso dativo) por las continuadas bendiciones de Dios sobre los tesalonicenses. Emplea el mismo giro otra vez en 2:13, y nunca más en sus acciones de gracias. No es necesidad (dei) lo que Pablo señala aquí, sino un sentimiento de obligación personal, como en 1 Juan 2:6 (Milligan). Como es digno (kathös axion estin). Opheilomen señala al lado divino, axion al lado humano de la obligación (Lightfoot), quizá para alentar a los de poco ánimo en una posible carta que hubiera recibido como respuesta a la Primera Epístola de Pablo a los Tesalonicenses (Milligan). El adjetivo axios procede de agö, hacer bajar el platillo de la balanza, y luego de peso, digno, valioso, una palabra antigua y apropiada aquí. Por cuanto se aumenta sobremanera vuestra fe (hoti huperauxanei hë pistis humön). Uso causal de hoti referido a la obligación afirmada en epheilomen. El verbo huperauxanö es uno de los frecuentes compuestos en huper que emplea Pablo (huperbainö, 1 Ts. 4:6; huper-ek-teinö, 2 Co. 10:14; huper-en-tugchanö, Ro. 8:26; huper-nikaö, Ro. 8:37; huper-pleonazö, 1 Ti. 1:14) y aparece solamente aquí en el N.T., y es infrecuente en la otra literatura (Galeno, Dión Casio). Da la figura del árbol de la fe creciendo por encima (huper), fuera de medida, desmedidamente. Cf. la parábola de Jesús acerca de la fe como un grano de mostaza (Mt. 13:31ss.). Abunda (pleonazei). El mismo verbo en 1 Tesalonicenses 3:12, siendo aquí un cumplimiento de la oración hecha allí. Milligan encuentra un crecimiento difusivo del amor en esta palabra debido al «cada uno» (henos hekastou). Frame encuentra en este cumplimiento de la oración de 1 Tesalonicenses 3:12 una prueba de que 2 Tesalonicenses es posterior a 1 Tesalonicenses.
4. Tanto (höste). Otro ejemplo de höste y del infinitivo (enkauchästhai) para resultado, como en 1 Tesalonicenses 1:7 (véase). Nosotros mismos (autous hëmäs). Acusativo de referencia general con el infinitivo, pero no meramente hëmäs (o heautous), quizá en contraste con en humin (en vosotros), equivalente a decir, «de manera que nosotros, en contra de vuestras expectativas, nos gloriamos» (Frame). Enkauchaomai aparece sólo aquí en el N.T., pero aparece también en la LXX, y en las Fábulas de Esopo, lo que constituye una prueba suficiente de su empleo vernacular. Pablo no estaba por encima de alabar a una iglesia ante otras, para provocarlas a las buenas obras. Aquí él se gloría de los tesalonicenses en Macedonia ante los corintios, como hizo posteriormente a los corintios acerca de la colecta (2 Co. 8:1–15), después de haberse gloriado ante los macedonios acerca de los corintios (2 Co. 9:1–5). Había otras iglesias en Acaya además de Corinto (2 Co. 1:1). Por (huper), acerca de, como peri (1 Ts. 1:2). En todas vuestras persecuciones (en pasin tois diögmois humön). La paciencia y fe de ellos habían ya atraído la atención de Pablo (1 Ts. 1:3), y las tribulaciones de ellos, thlipsesin (1 Ts. 1:6). Aquí Pablo añade el término más específico diögmos, vieja palabra derivada de diökö, perseguir, dar caza, palabra empleada por Pablo acerca del trato que le habían dado en Corinto (2 Co. 12:10). Que soportáis (hais anechesthe). B tiene aquí la lectura enechesthe, quedarse enredado en, estar retenido en, como en Gálatas 5:1, pero lo probablemente correcto es anechesthe.
5. Manifiesta señal del justo juicio de Dios (V.M.) (endeigma tës dikaias kriseös tou theou). Vieja palabra de endeiknumi, señalar fuera, resultado alcanzado (-ma), una cosa demostrada. Está bien en el acusativo de referencia general en aposición con la cláusula precedente, como en Romanos 8:3; 12:1, o en caso nominativo absoluto cuando ho estin, en el caso de ser suplido, lo explicaría, como en Filipenses 1:28. Este justo juicio es futuro y definitivo (vv. 6–10). Para que seáis tenidos por dignos (eis to kataxiöthënai humas). Otro ejemplo de eis to para propósito con primer aoristo de infinitivo en voz pasiva, de kataxioö, antiguo verbo, con acusativo de referencia general humas y seguido por el genitivo tës basileias (reino de Dios). Véase 1 Tesalonicenses 2:12 para reino de Dios. Por el cual asimismo padecéis (huper hës kai paschete). Vosotros asimismo como nosotros, y el tiempo presente significa que el padecimiento sigue.
6. Porque es justo delante de Dios (eiper dikaion para theöi). Condición de primera clase, lit., «si en verdad es justo delante de Dios», determinada como cumplida, dada por supuesta su veracidad, pero con eiper (si en todo, siempre que) como en Romanos 8:9 y 17, y sin cópula expresada. Una cosa justa «delante de Dios» significa al lado de Dios (para theöi), y así desde la perspectiva divina. Esto está tan cerca de la rectitud absoluta como sea posible expresar el concepto. Nótese la frase en el versículo 5. Pagar con tribulación a los que os atribulan (antapodounai tois thlibousin hëmäs thlipsin). Segundo aoristo de infinitivo, voz activa, del doble compuesto ant-apodidömi, viejo verbo, bien en buen sentido, como en 1 Tesalonicenses 3:9, o en mal sentido como aquí. Pablo está seguro de este principio, aunque lo expresa condicionalmente.
7. Reposo con nosotros (anesin meth’ hëmön). Cesación, descarga, relajamiento. Antiguo término derivado de aniëmi, de angustias aquí (2 Co. 2:13; 7:5; 8:13), y en el más allá como en este versículo. Una vívida palabra. Ellos compartían los padecimientos de Pablo (v. 5) y así compartirán (meth’) el reposo. Cuando sea revelado el Señor Jesús (en tëi apokalupsei tou Kuriou Iësou). Aquí la Parusía (1 Ts. 2:19; 3:13; 5:23) es presentada como una Revelación (Desvelamiento, apokalupsis) del Mesías, como en 1 Corintios 1:7; 1 Pedro 1:7, 13 (cf. Lc. 17:30). En este Desvelamiento del Mesías se dará el pago (v. 6) a los perseguidores, y reposo de las persecuciones. Esta Revelación será desde el cielo (ap’ ouranou) en cuanto a lugar, y con los ángeles de su poder (met’ aggelön dunameös autou) como acompañamiento, y en llama de fuego (en puri phlogos, en fuego de llama, fuego caracterizado por la llama). En Hechos 7:30 el texto es llama de fuego, siendo puros genitivo (como Is. 66:15) en lugar de phlogos como aquí (Éx. 3:2).
8. Para dar (didontos). Genitivo del participio presente activo de didömi, dar, concordando con Iësou. Retribución (ekdikësin). Palabra tardía de ekdikeö, vindicar, en Polibio y en la LXX. A los que no conocieron a Dios (tois më eidosin theon). Dativo plural del participio perfecto en voz activa eidös. Evidentemente con los gentiles principalmente en mente (1 Ts. 4:3; Gá. 4:8; Ro. 1:28; Ef. 2:12), aunque los judíos son también culpables de una voluntariosa ignorancia de Dios (Ro. 2:14). Ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo (kai tois më hupakouousin töi euaggeliöi tou kuriou hëmön Iësou). La repetición del artículo parece hacer referencia a otra clase, y así los judíos (Ro. 10:16). Tanto los judíos como instigadores como los gentiles como autoridades (politarcas) estuvieron implicados en la persecución en Tesalónica (Hch. 17:5–9; 2 Ts. 1:6). Nótese el empleo de «evangelio» aquí como en Marcos 1:15, «creed en el evangelio».
9. Los cuales (hoitines). Uso cualitativo, los tales. De uso muy infrecuente en los papiros, aunque sobreviviendo en Pablo (1 Co. 3:17; Ro. 1:25; Gá. 4:26; Fil. 4:3). Sufrirán pena (dikën tisousin). Futuro activo del antiguo verbo tinö, pagar la pena (dikën, derecho, justicia), sólo aquí en el N.T., pero también aparece una vez apotinö, devolver, pagar de vuelta, Filemón 19. En los papiros, dikë se emplea para unacausa o proceso legal. Ésta es la frase normal en los escritores clásicos para pagar la pena. Eterna destrucción (olethron auönion). Caso acusativo en aposición con dikën (pena). Esta frase no aparece en ningún otro pasaje del Nuevo Testamento, pero se encuentra en 4 Mac. 10:15, ton aiönion tou turannou olethron, la eterna destrucción del tirano (Antíoco Epifanes). Destrucción (cf. 1 Ts. 5:3) no significa aquí aniquilación, sino, como pasa Pablo a mostrar, exclusión de la presencia del Señor (apo prosöpou tou kuriou) y de la gloria de su potencia (apo tës doxës tës ischuos autou), una eternidad de mal como la que cayó sobre Antíoco Epifanes. Aiönios en sí mismo sólo significa duración del siglo,1 y los papiros e inscripciones presentan este término en el sentido debilitado de la vida de un César (Milligan), pero Pablo significa por duración del siglo el siglo venidero en contraste con este siglo, tan eterno como el N.T. puede hacerlo. Véase Mateo 25:46 para el uso de aiönios tanto con zöën, vida, como con kolasin, castigo.
10. Cuando venga (hotan elthëi). Segundo aoristo de subjuntivo activo con hotan, cláusula temporal futura e indefinida (Robertson, Grammar, págs. 971ss.) coincidente con en tëi apokalupsei en el versículo 7. Para ser glorificado (endoxasthënai). Primer aoristo de infinitivo, voz pasiva (propósito) de endoxazö, verbo tardío, sólo aquí y en el versículo 12 en el N.T., y también en la LXX y en papiros. En sus santos (en tois hagiois autou). La esfera en la que Cristo encontrará su gloria en la Revelación. Y ser admirado (kai thaumasthënai). Primer aoristo de infinitivo, voz pasiva (de propósito), verbo común thaumazö. Los que creyeron (tois pisteusasin). ¿Por qué participio aoristo activo en lugar del presente activo pisteuosin (que han creído)? Frame cree que así Pablo da seguridades a los que creyeron su mensaje cuando estaba allí (1 Ts. 1:6ss.; 2:13ss.). La cláusula parentética, aunque difícil, cuadra con esta idea: Por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros (hoti episteuthë to marturion hëmön eph’ humas). Moffatt lo llama un anticlímax. En aquel día (en tëi hëmeräi ekeinëi). El día de la venida de Cristo (2 Ti. 1:12, 18; 4:8).
11. A este fin (eis ho). Así Colosenses 1:29. Probablemente propósito con referencia a los contenidos de los versículos 5 a 10. Hemos visto la Acción de Gracias (versículos 3 a 10) en párrafo largo y complicado. Ahora hace una breve plegaria (versículos 11 y 12) pidiendo que Dios cumpla todas sus esperanzas y obras. Pablo y sus colegas pueden seguir orando con ellos aunque no estén más con ellos (Moffatt). Para que (hina). Común después de proseuchomai (Col. 4:3; Ef. 1:17; Fil. 1:9) cuando el contenido de la oración se funde con el propósito. Os tenga por dignos (humas axiösëi). Verbo causativo (aoristo de subjuntivo en voz activa) como kataxioö en el versículo 5 con genitivo. De su llamamiento (tës klëseös). Klësis puede aplicarse al comienzo, como en 1 Corintios 1:26; Romanos 11:29, pero también al resultado final como en Filipenses 3:14; Hebreos 3:1. Puede que aquí estén ambas ideas. Es el llamamiento de Dios a los tesalonicenses. Y cumpla todo propósito de bondad (kai plërosëi pasan eudokian agathösunës). «A quien Él considera digno primero lo hace digno» (Lillie). Sí, en propósito, pero la maravilla y la gloria de todo ello es que Dios comienza a considerarnos dignos en Cristo antes que el proceso sea completado en Cristo (Ro. 8:29ss.). Pero Dios lo llevará a buen fin, y así ora Pablo a Dios. Eudokia (cf. Lc. 2:14) es más que el mero deseo, más bien beneplácito, el beneplácito de bondad de Dios, no en el griego antiguo, sólo en la LXX y en el N.T. y en escritos basados en ambos. Agathösunë, lo mismo que otra docena de palabras terminadas en -sunë, aparece solamente en griego tardío. Se deriva de agathos, bueno, relacionado con agamai, admirar. Que los tesalonicenses hallen su deleite en la bondad, una oración digna y oportuna. Obra de fe (ergon pisteös). La misma frase en 1 Tesalonicenses 1:3. Pablo ora por una rica fructificación de lo que había visto en el principio. Una obra marcada por la fe, surgiendo de la fe, sostenida por la fe. Con su poder (en dunamei). Literalmente, en poder. Conectar con plërosëi (cumplir), el poder de Dios (Ro. 1:29; Col. 1:4) en Cristo (1 Co. 1:24) por medio del Espíritu Santo (1 Ts. 1:5).
12. Para que (hopös). Infrecuente en Pablo en comparación con hina (1 Co. 1:29; 2 Co. 8:14). Quizá aquí por mor de la variedad (dependiente de la cláusula con hina en el v. 11). El nombre (to onoma). El Antiguo Testamento (LXX) emplea onoma incorporando el carácter revelado de Jehová. Así aquí el Nombre de nuestro Señor Jesús significa la condición mesiánica y el Señorío de Jesús. El giro griego común con onoma para título o dignidad que aparece en los papiros (Milligan) no es como éste. Los papiros dan también ejemplos de onoma para título o dignidad como en el Antiguo Testamento y en Hechos 1:15 (Deissmann, Bible Studies, págs. 196ss.). En vosotros, y vosotros en Él (en humin, kai humeis en autöi). Esta glorificación recíproca es paulina, pero se asemeja también a la figura de Cristo de la vid y de los pámpanos en Juan 15:1–11. Por la gracia (kata tën charin). No meramente un patrón, sino también objetivo (Robertson, Grammar, pág. 609). De nuestro Dios y Señor Jesucristo (tou theou hëmön kai kuriou Iësou Christou). Aquí la sintaxis estricta demanda que, al haber sólo un artículo con theou y kuriou, se haga referencia solamente a una persona, a Jesucristo, como es, desde luego, cierto en Tito 2:13; 2 Pedro 1:1 (Robertson, Grammar, pág. 786). Este argumento, por otra parte concluyente, y admitido por Schmiedel, queda debilitado algo por el hecho de que Kurios es frecuentemente empleado como nombre propio sin el artículo, lo que no sucede con sötër en Tito 2:13 y 2 Pedro 1:1. Así, en Efesios 5:5 en tëi basileiäi tou Christou kai theou el significado natural es en el Reino de Cristo y Dios considerado como uno, pero aquí una vez más theos, como Kurios, aparece frecuentemente como nombre propio sin el artículo. Por lo que tiene que admitirse que aquí Pablo puede estar significando «por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo», aunque también puede que signifique «por la gracia de nuestro Dios y Señor, Jesucristo».
1. Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo (huper tes parousias tou Kuriou [hemon] Iesou Christou). Para erötömen, rogar, véase 1 Tesalonicenses 4:1; 4:12. Originalmente, huper significaba sobre, en favor de, en lugar de, pero aquí se emplea como peri, alrededor, acerca de, como en 1:4; 1 Tesalonicenses 3:2; 5:10, de uso común en los papiros (Robertson, Grammar, p. 632). Para las distinciones entre Parousia, Epiphaneia (Epifanía) y Apokalupsis (Revelación) en su aplicación a la Segunda Venida de Cristo, véase Milligan en Las Epístolas a los Tesalonicenses, págs. 145 a 151, a la luz de los papiros. Parousia pone el énfasis en la presencia del Señor con su pueblo, epiphaneia en su manifestación del poder y amor de Dios, y apokalupsis en la revelación del propósito y plan de Dios en la Segunda Venida del Señor Jesús. Y nuestra reunión con Él (kai hëmön episunagögës ep’ auton). Una palabra tardía descubierta sólo en 2 Mac. 2:7; 2 Tesalonicenses 2:1; Hebreos 10:25 hasta que Deissmann (Light from the Ancient East, pág. 103) la encontró en una estela en la isla de Syme, frente a Caria, significando «colección». Pablo se refiere aquí, desde luego, al arrebatamiento, mencionado en 1 Tesalonicenses 4:15–17, y a estar para siempre con el Señor después. Cf. también Mateo 24:31 = Marcos 13:27.
2. Que (eis to). Uno de los giros predilectos de Pablo para propósito, eis to y el infinitivo. No os dejéis mover fácilmente (më tacheös saleuthënai humas). Primer aoristo de infinitivo, voz pasiva, de saleuö, viejo verbo agitar, hacer oscilar como una caña (Mt. 11:7), dicho también de la tierra (He. 12:26). La usual negación më y el acusativo de referencia general humas con el infinitivo. De vuestro modo de pensar (apo tou noos). Caso ablativo de nous, mente, razón, recto sentido. Ni os alarméis (mëde throeisthai). Viejo verbo throeö, clamar en alta voz (de throos, clamor, tumulto), estar en un estado de excitación nerviosa (presente de infinitivo en voz pasiva, como si estuviera en marcha), «un continuo estado de agitación siguiendo al choque concreto recibido (saleuthënai)» (Milligan). Ni por espíritu (mëte dia pneumatos). Mediante una declaración extática (1 Ts. 5:10). El temor nervioso de que la venida1 debía tener lugar en el acto queda prohibido por mëde, y Pablo divide este temor por sus tres procedencias mediante mëte, mëte y mëte. Ninguna pretensión individual de revelación divina (el don de la profecía) puede justificar una tal declaración. Ni por palabra (mëte dia logou). La declaración oral de una conversación con Pablo (Lightfoot) a este efecto como si fuera nuestra. Una forma fácil de echar a un lado la primera Epístola de Pablo dando un informe de una declaración privada de Pablo. Ni por carta como si fuera nuestra (mëte di’ epistolës hös di’ hëmön). En 1 Tesalonicenses 4:13–5:3 Pablo había dicho claramente que Jesús vendría como ladrón en la noche, y había mostrado que los muertos no quedarían atrás en el arrebatamiento. Pero es evidente que los había que pretendían tener una epístola privada de Pablo que sustentaba la postura de que Jesús estaba viniendo en el acto, en el sentido de que el día del Señor ha llegado (hös hoti enestëken hë hëmera tou kuriou). Perfecto de indicativo, voz activa, de enistëmi, antiguo verbo, poner dentro, pero intransitivo en este tiempo, estar dentro o en o cerca. Así, «es inminente» (Lightfoot).2 Este verbo es común en los papiros. En 1 Corintios 3:22 y Romanos 8:38 tenemos un contraste entre ta enestöta, lo presente, y ta mellonta, lo que ha de venir. El uso de hös hoti puede ser aquí menospreciativo, aunque no es así en 2 Corintios 5:19. En el Koiné viene en el vernáculo a significar simplemente «que» (Moulton, Proleg. pág. 212), pero esto difícilmente parece así en el N.T. (Robertson, Grammar, pág. 1.033). Aquí significa «como que», «en el sentido de que». Desde luego, niega claramente que hubiera dicho ni por conversación ni por carta que la segunda venida fuera inminente. «Es esta declaración conducente a error que explica tanto el desaliento en aumento de los de poco ánimo, para alentar a los cuales Pablo escribe 1:3–2:17, como la actividad creciente de los entremetidos ociosos, para advertencia de quienes Pablo escribe 3:1–18» (Frame). Es suficiente que uno se detenga a reflexionar para ver la indignación de Pablo acerca de este empleo de su nombre por parte de los excesivamente celosos partidarios del punto de vista de que la venida de Cristo era inminente. Es cierto que Pablo aún vivía, pero si este tipo de «fraudes piadosos» era tan común y fácilmente perdonado como algunos pretenden en la actualidad, es difícil de dar explicación a la evidente ira de Pablo. Además, las palabras de Pablo deberían llevarnos a vacilar antes de afirmar que Pablo hubiera proclamado de manera clara el pronto retorno de Jesús. Es indudable que lo esperaba, pero no lo proclamó de manera específica, como tantos hoy en día pretenden, acusándole de llevar al error a los cristianos primitivos con una falsa presentación de la cuestión.
3. Que nadie os engañe en ninguna manera (më tis humas exapatësëi kata mëdena tropon). Primer aoristo de subjuntivo, en voz activa, de exapataö (antiguo verbo, engañar, forma intensificada del verbo simple apataö) con doble negación (më tis, mëdena), de acuerdo con el idioma griego regular como en 1 Corintios 16:11, más que el aoristo de imperativo que sí aparece en ocasiones en la tercera persona como en Marcos 13:15 (më katabatö). Pablo amplía su advertencia para ir más allá de conversaciones y cartas, e incluye «trucos» de cualquier tipo. Es asombroso lo crédulos que pueden ser algunos de los santos cuando un nuevo engañador saca nuevas modas religiosas. Porque no vendrá (hoti). Hay una elipse aquí de ouk estai (o genësetai), que se debe suplir tras hoti. Westcott y Hort hacen un anacoluto al final del versículo 4. El sentido es claro. Hoti es causal, debido a que, pero el verbo se sobrentiende. La segunda venida no sólo no es «inminente», sino que no se efectuará hasta que no hayan tenido lugar ciertos acontecimientos de gran importancia,3 lo que es una repulsa concreta a los falsos entusiastas del versículo 2. Sin que antes venga la apostasía (ean më elthëi hë apostasia pröton). Condición negativa de la tercera clase, indeterminada con perspectiva de determinación y el aoristo de subjuntivo. Apostasia es la forma tardía de apostasis y es nuestra palabra apostasía. Plutarco la emplea de revuelta política y aparece en 1° Mac. 2:15 acerca de Antíoco Epifanes, que procuraba forzar a una apostasía del judaísmo, para llevar hacia el helenismo. En Josué 22:22 se emplea de rebelión en contra del Señor. Parece claro que la palabra, aquí, denota una revuelta religiosa, y el empleo del artículo determinado (hë) parece significar que Pablo había ya hablado a los tesalonicenses acerca de ello. El único otro empleo de la palabra en el N.T. está en Hechos 21:21, donde significa apostasía de Moisés. No está claro si Pablo significa una revuelta de los judíos contra Dios, de los gentiles contra Dios o de los cristianos contra Dios, o si la referencia es a una apostasía que incluye a todas las clases dentro y fuera del cuerpo de los cristianos. Pero tiene que ser primero (protön) antes de que Cristo vuelva. Nótese este adverbio cuando solamente se comparan dos acontecimientos (cf. Hch. 1:1). Y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición (kai apokaluphthëi ho anthröpos tës anomias, ho huios tës apöleias). Primer aoristo de subjuntivo, voz pasiva, después de ean më y la misma condición que con elthëi. El empleo de este verbo apokaluptö, como apokalupsin de la segunda venida en 1:7, parece designar al carácter sobrehumano (Milligan) del acontecimiento, y el mismo verbo es repetido en los versículos 6 y 8. La implicación es que el hombre de pecado está oculto en alguna parte, y que será repentinamente desvelado, de la misma manera en que los falsos apóstoles se presentan como ángeles de luz (2 Co. 11:13ss.), sea que éste sea el acontecimiento coronador de la apostasía u otra descripción de dicho acontecimiento. Lightfoot señala el paralelo entre el hombre de pecado, de quien la principal característica es el pecado (caso genitivo, un hebraísmo para describir al inicuo del versículo 8) y Cristo. Tanto Cristo como el adversario de Cristo son revelados, hay misterio acerca de cada uno de ellos, los dos hacen reivindicaciones de divinidad (v. 4). Parece tratarse del Anticristo de 1 Juan 2:18. La terrible frase, hijo de perdición, es aplicada a Judas en Juan 17:12 (como de Judas sentenciado a perdición), pero aquí lo es al inicuo (ho anomos, v. 8), que no es Satanás, pero sí una persona concreta que lleva a cabo la obra de Satanás. Nótese el artículo determinado en cada caso.
4. El cual se opone y se exalta (ho antikeimenos kai huperairomenos). Como el Anticristo de Juan, éste se opone (anti-) a Cristo, y se exalta (voz media directa de huperairö, antiguo verbo, levantarse y exaltarse por encima de otros, sólo aquí y en 2 Co. 12:7 en el N.T.), pero no Satanás, sino un agente de Satanás. Esta cláusula participia está en aposición a las dos frases precedentes, el hombre de pecado, el hijo de perdición. Nótese 1 Corintios 8:5 acerca de uno llamado Dios, y Hechos 17:23 para sebasma (de sebazomai), objeto de culto, palabra tardía, solamente en el N.T. en estos dos pasajes. Tanto que se sienta en el santuario de Dios (höste auton eis ton naon tou theou kathisai). Otro ejemplo del infinitivo con höste para resultado. Cayo Calígula hizo un desesperado intento para que su estatua fuera erigida en el Templo en Jerusalén para que fuera adorada. Este incidente puede estar en el trasfondo del lenguaje de Pablo aquí. Haciéndose pasar por Dios (apodeiknunta heauton hoti estin theos). Participio presente activo (forma en mi) de apodeiknumi, concordando en caso con auton, mostrándose a sí mismo que es Dios. Calígula pretendía ser Dios. Moffatt duda acerca de si Pablo está identificando este engaño con el culto imperial en esta etapa. Lightfoot cree que la deificación del emperador de Roma suplió a Pablo con la fraseología que encontramos aquí. Wetstein remarca una moneda de Julio con theos en un lado y Thessalonikeön en el otro. En 1 Juan 2:18 se nos advierte acerca de los «muchos anticristos», algunos de los cuales ya habían venido. Por ello no está claro si Pablo tiene en mente sólo a un individuo o siquiera a varios en lugar de malos principios, porque en el versículo 6 habla de to katechon (lo que lo detiene), mientras que en el versículo 7 tenemos ho katechon (el que lo detiene). Frame argumenta en favor de una combinación de Belial y Anticristo como la explicación del lenguaje de Pablo. Pero toda esta cuestión es dejada por Pablo en una forma tan inconcreta que apenas si podemos tener la esperanza de aclararla. Es posible que sus propias enseñanzas mientras estaba con ellos dieran a sus lectores una clave que no poseemos.
5. Cuando yo estaba todavía con vosotros (eti ön pros humas). El participio presente toma el tiempo del verbo elegon (imperfecto activo), solía deciros estas cosas. Así que Pablo les lleva a la memoria las palabras que solía decirles, y nos deja sin la clave de su idea. Sabemos que una de las acusaciones que pesaban sobre él era que Jesús era otro rey, un rival de César (Hch. 17:7). Esto nos lleva a preguntarnos cuán lejos iba Pablo cuando estaba allí al contrastar el reino del mundo, del que Roma era el dominante, y el reino de Dios, del que Cristo es rey. Frame señala la abrupta pregunta de Pablo aquí «con una oración inconclusa detrás de sí» (vv. 3ss.) e incluso «con un rasgo de impaciencia».
6. Lo que lo detiene (to katechon). Y ahora vosotros sabéis (kai nun oidate), dice Pablo en este críptico pasaje apocaliptico. Desafortunadamente, no sabemos qué quiere decir Pablo con lo que lo detiene (retiene atrás, katechon), neutro aquí y masculino en el versículo 7, ho katechön. «Este principio o poder impersonal es capaz también de manifestarse bajo una forma personal» (Milligan). El que es detenido por este poder «es el Mesías de Satanás, una caricatura infernal del verdadero Mesías» (Moffatt). Warfield (Expositor, III. iv, págs. 30ss.) sugirió que el hombre de iniquidad es la línea imperial con su desenfreno en deificarse, y que era el estado judío el poder refrenador. Pero Dios domina en último término toda la historia humana, y se obran sus propósitos soberanos. A fin de que (eis to). Otro ejemplo de eis to y el infinitivo de propósito. A su debido tiempo (en töi autou kairöi). Nótese autou (su), no heautou (suyo propio), a su debido tiempo sea revelado, en el tiempo que Dios le ha establecido.
7. Porque ya está en acción el misterio de iniquidad (to gar mustërion ëdë energeitai tës anomias). Véase 1 Tesalonicenses 2:13 para energeitai. El genitivo tës anomias (iniquidad) describe to mustërion. (Nótese la enfática posición de ambos.) Este misterio (mustërion, secreto, de mustës, un iniciado; mueö, guiñar, parpadear) significa aquí el secreto propósito de la iniquidad, ya obrando, el único ejemplo de este empleo en el N.T., donde se utiliza del reino de Dios (Mt. 13:11), de Dios (1 Co. 2:1) y de la voluntad de Dios (Ef. 1:9), de Cristo (Ef. 3:4), del evangelio (Ef. 6:9), de la fe (1 Ti. 3:9), de la piedad (1 Ti. 3:16), de las siete estrellas (Ap. 1:20), de la mujer (Ap. 17:7). Pero este secreto será «revelado» y entonces comprenderemos claramente cuál es el sentido de Pablo aquí. Hasta que él a su vez desaparezca de en medio (heös ek mesou genëtai). Construcción usual con heös para el futuro (aoristo de subjuntivo, voz media, genetäi). Nótese la ausencia de an, como es frecuente en el N.T. y en el Koiné. Pablo emplea heös sólo aquí y en 1 Corintios 4:5. Cuando el obstáculo sea quitado de en medio, entonces el misterio de iniquidad será revelado de manera clara.
8. Y entonces (kai tote). Nota enfática de tiempo, entonces cuando el que detiene (ho katechön) sea quitado de en medio, entonces aquel inicuo (ho anomos), el hombre de pecado, el hijo de perdición, será revelado. A quien el Señor [Jesús] matará (hon ho kurios [Iësous] anelei). Tanto si «Jesús» es genuino como si no lo es, es Él quien es el denotado como Señor. Anelei es un futuro tardío de anaireö, en lugar de anairësei. Pablo emplea Isaías 11:4 (combinando con la vara de su boca con con el aliento de sus labios) para representar al triunfo de Cristo sobre este adversario. Es una poderosa imagen de cómo el mero aliento del Señor destruirá a este archienemigo (Milligan). Y lo reducirá a la impotencia con la manifestación de su venida (kai katargësei tëi epiphaneiäi tës parousias autou). Este verbo katargeö (kata, argos), hacer inútil, raro en el griego antiguo, aparece 25 veces en Pablo, y tiene una variedad de traducciones. En los papiros tiene la forma debilitada de obstaculizar. Será un gran fiasco, el advenimiento del hombre de pecado. Aquí Pablo emplea tanto epiphaneia (epifanía, que también aparece en las Pastorales, un término familiar a la mente griega para denotar la visita de un dios) como parousia (más familiar a la mente judía, pero común en los papiros) para designar la segunda venida de Cristo. «La aparición de Jesús anuncia su condenación» (Moffatt). La mera aparición de Cristo destruye al adversario (Vincent).
9. Cuyo advenimiento es (hou estin hë parousia). Se refiere a hon en el versículo 8. El Anticristo tiene asimismo su parousia. Deissmann (Light from the Ancient East, págs. 374, 378) nota una inscripción en Epidaurus en la que «Esculapio manifestó su Parousia». Antíoco Epifanes es llamado el dios manifestado (3 Mac. 5:35). Así coinciden las dos Epifanías. Prodigios mentirosos (terasin pseudous). «En maravillas de una mentira.» Nótese aquí que se emplean las tres palabras empleadas para designar los milagros de Cristo (He. 2:4), poder (dunamis), señales (sëmeia), maravillas (terata), pero todas ellas según la actuación de Satanás (kata energeian tou Satana, la energía de Satanás) tal como Jesús había predicho (Mt. 24:24), maravillas que casi arrastrarían a los mismos elegidos.
10. Con todo engaño de iniquidad (en pasëi apatëi adikias). Este maestro de las falsedades tendrá a su disposición toda la energía y habilidad de Satanás para llevar al error y engañar. ¡Cuántas ilustraciones de ello no se hallan por los caminos de la historia! Para los que se pierden (tois apollumenois). Caso dativo de interés personal. Nótese esta misma frase en 2 Corintios 2:15 y 4:3. Participio presente en voz media de apollumi, destruir, el terrible proceso prosigue. Por cuanto (anth’ hön). A cambio de las cuales cosas (anti y el genitivo del pronombre relativo). El mismo giro en Lucas 1:20; 12:3; 19:44; Hechos 12:23 y muy común en la LXX. El amor de la verdad (tën agapën tës alëtheias). Es el evangelio en contraste con engaño y mentira. Para ser salvos (eis to söthënai autous). Primer aoristo de infinitivo, voz pasiva, de sözö, con eis to otra vez, propósito epexegético de la verdad si le hubieran dado obediencia.
11. Por esto Dios les envía (kai dia touto pempei autois ho theos). Presente futurista (profético) del tiempo en que el inicuo es revelado. Aquí tenemos el acto judicial definido de Dios (Milligan) que entrega a los malvados al mal que han escogido deliberadamente (Ro. 1:24, 26, 28). Operación de error (RV) (energeian planës). El terrible resultado del voluntarioso rechazo de la verdad de Dios. Para que crean la mentira (eis to pisteusai autous töi pseudei). Nótese eis to otra vez, y töi pseudei (la mentira, la falsedad ya descrita), un resultado esperado. Nótese Romanos 1:25, «que cambiaron la verdad de Dios por la mentira».
12. A fin de que sean condenados (hina krithösin pantes). Primer aoristo de subjuntivo, voz pasiva, de krinö, cribar, juzgar, con hina. Propósito último, casi resultado, de la anterior resistencia obstinada a la verdad, y «la seducción judicial que les sobreviene» (Lightfoot), ahora el castigo definitivo. La condición queda implicada en la fatal elección tomada. Estas víctimas del hombre de pecado no creyeron la verdad y encontraron complacencia en la injusticia.
13. Véase 1:3 para el mismo comienzo. Amados por el Señor (ëgapëmenoi hupo kuriou). Participio perfecto pasivo de agapaö, con hupo y el ablativo como en 1 Tesalonicenses 1:4, sólo que aquí es kuriou en lugar de theou, el Señor Jesucristo más bien que Dios Padre. De que Dios os haya escogido (hoti heilato humas ho theos). Primer aoristo de indicativo, voz media, de haireö, tomar, viejo verbo, pero no compuesto, solamente aquí, en Filipenses 1:22 y en Hebreos 11:25 en el N.T., y aquí sólo en el sentido de escoger, para lo que generalmente se emplean exaireomai o proorizö. Desde el principio (ap’ archës). Probablemente se trata del texto correcto (Aleph, D, L), y no aparchën (primicias, B, G, P), aunque está sólo aquí en todos los escritos de Pablo y es una lectura difícil, la elección o propósito eternos de Dios (1 Co. 2:7; Ef. 1:4; 2 Ti. 1:9), mientras que aparchën es una idea predilecta de Pablo (1 Co. 15:20, 23; 16:15; Ro. 8:23; 11:16; 16:5). Para salvación (eis sötërian). La meta última, la salvación final. En santificación del Espíritu (V.M.) (en hagiasmöi pneumatos). Genitivo subjetivo pneumatos, santificación obrada por el Espíritu Santo. Y la fe en la verdad (kai pistei alëtheias). Genitivo objetivo alethëias, creencia en la verdad.
14. A lo cual (eis ho). La meta, esto es, la salvación final (sötëria). Mediante nuestro evangelio (dia tou euaggeliou hëmön). Dios llama a los tesalonicenses por medio de la predicación de Pablo, tal como llama ahora a los hombres por medio de los heraldos de la Cruz, tal como Dios escogió (cf. 1 Ts. 2:12; 5:24). Para alcanzar (eis peripoiësin). Es la probable traducción correcta, más bien que «posesión» (Besson). Véase 1 Tesalonicenses 5:9, allí de salvación, aquí de gloria (la shekinah, gloria de Jesús).
15. Así que (ara oun). Por todo ello, entonces. El ilativo ara es sustentado (Ellicott) por el colectivo oun como en 1 Tesalonicenses 5:6 y Gálatas 6:10, etc. Aquí tenemos la conclusión práctica en base al propósito electivo de Dios en una crisis mundial así. Estad firmes (stëkete). Presente de imperativo activo del presente tardío stëkö, de hestëka (perfecto activo de histëmi). Véase 1 Tesalonicenses 3:8. Retened las enseñanzas (krateite tas paradoseis). Presente de imperativo de krateö, viejo verbo, tener un entendimiento magistral de una cosa, bien con genitivo (Mr. 1:31) o generalmente con el acusativo, como aquí Paradosis (tradición) es un antiguo término para denotar aquello que es transmitido a uno. Dibelins cree que Pablo revela su instrucción judaica con el uso de esta palabra (Gá. 1:14), pero se trataba de un término perfectamente legítimo para enseñanza, fuera oral, de palabra (dia logou), fuera por escrito, por carta nuestra (di’ epistolës hëmön). Pablo no hace aquí distinción alguna entre la tradición oral y la escrita, como se hizo después. La valía de la tradición no reside en la forma sino en el origen y la calidad del contenido. En 1 Corintios 11:23 Pablo dice: «Porque yo recibí de parte del Señor lo que también os he enseñado (paredöka)». Los alaba porque «retenéis las instrucciones tal como os las entregué». Aquí «instrucciones» es tradiciones (paradoseis) (1 Co. 11:2). La tradición puede ser meramente procedente de hombres, y por ello mismo carente de valor, y dañina si es puesta en lugar de la palabra de Dios (Mr. 7:8; Col. 2:6–8). Todo depende. Es fácil escarnecer la verdad como una mera tradición. Pero el progreso humano en todos los frentes se hace mediante la utilización de lo viejo, comprobado como genuino, en relación con lo nuevo si resulta que es verdadero. En Tesalónica los santos eran ya víctimas de charlatanes teológicos con sus teorías medio cocidas acerca de la segunda venida de Cristo y acerca de los deberes y relaciones sociales. Que os han sido impartidas (has edidachthëte). Primer aoristo de indicativo, voz pasiva, de didaskö, enseñar, reteniendo el acusativo de la cosa en el pasivo, como es común con este verbo, como doceö en latín y enseñar o, en este caso, «impartir», en castellano. Una traducción alternativa es la de la V.M., «las tradiciones que os fueron enseñadas».
16. Y Dios nuestro Padre (kai [ho] theos ho patër hëmön). Es incierto si el primer artículo ho es genuino, por cuanto no aparece en B ni en D. Generalmente Pablo tiene al Padre delante de Cristo, excepto aquí, 2 Corintios 13:13 y Gálatas 1:1. El cual nos amó (ho agapësas hëmas). Este participio articular singular se refiere a ho patër, «aunque es difícil ver cómo san Pablo hubiera podido expresar este pensamiento de otro modo si hubiera tenido la intención de referirse al Hijo así como al Padre. Probablemente no se encuentra ningún ejemplo en san Pablo de un adjetivo o verbo en plural cuando se mencionan las dos Personas de la Deidad» (Lightfoot). Consolación eterna (paraklësin aiönian). Forma distintivamente femenina de aiönios, aquí, en lugar del masculino como en Mateo 25:46.
17. Conforte vuestros corazones, y los afiance (parakalesai humön tas kardias kai stërixai). Primer aoristo optativo activo de deseo para el futuro de dos verbos comunes, parakaleö (véase 1 Ts. 3:7; 4:18; 5:14) y sterizö (véase 1 Ts. 3:2, 13). Dios es el Dios de toda consolación (2 Co. 1:3–7) y de consolidación (Ro. 1:11; 16:25).
1. Por lo demás (to loipon). Acusativo de referencia general. Cf. loipon, 1 Tesalonicenses 4:1. Orad (proseuchesthe). Presente en voz media, seguid orando. Nótese peri como en 1 Tesalonicenses 5:25. Para que la palabra del Señor corra y sea glorificada (hina ho logos tou kuriou trechëi kai doxazëtai). Construcción usual de hina después de proseuchomai, uso subfinal, contenido y propósito combinados. Nótese el presente de subjuntivo con ambos verbos en lugar del aoristo: pueda seguir corriendo y siendo glorificada, dos verbos unidos aquí y en ningún otro lugar del N.T. Pablo probablemente derivó esta metáfora del estadio, como en 1 Corintios 9:24ss.; Gálatas 2:2; Romanos 9:16; Filipenses 2:16; 2 Timoteo 4:7. Lightfoot traduce «pueda tener una triunfante carrera». Acerca de la palabra del Señor véase 1 Tesalonicenses 1:8. Pablo reconoce la estrecha relación entre él mismo y sus lectores. Necesita sus oraciones y simpatía y se regocija en la recepción que ellos habían dado ya a la palabra del Señor, así como lo fue entre vosotros (kathös kai pros humas). «Como sucede en vuestro caso» (Frame).
2. Y para que seamos librados (kai hina rusthömen). Una segunda petición, de cariz más personal (Milligan). Primer aoristo de subjuntivo, pasivo, de ruomai, viejo verbo que significa rescatar. Nótese el cambio de tiempo de presente a aoristo (aoristo efectivo). De hombres perversos y malos (apo tön atopön kai ponërön anthröpön). Caso ablativo con apo. Originalmente, en griego antiguo, atopos (a, privativo, y topos) es fuera de lugar, incongruente, inadecuado, perverso, injurioso, tanto de cosas como de personas. Ponëros es de poneö, trabajar (ponos), considerando el trabajo como algo enojoso, malo, maligno. Pablo se encontró con una turba de esta clase de hombres en Tesalónica. Porque la fe no es de todos (ou gar pantön hë pistis). No se expresa la cópula estin. Pantön es predicado posesivo genitivo, la fe (el artículo con sustantivo abstracto) no pertenece a todos. De ahí su malvada conducta.
3. Pero fiel es el Señor (pistos de estin ho kurios), donde hay un juego (paronomasia) con pistis con pistos, como en Romanos 3:3 tenemos un juego de palabras con apisteö y apistia. Podemos confiar en el Señor, por muy perversos que sean los hombres. Del mal (apo tou ponërou). Aparentemente una reminiscencia de la Oración del Señor en Mateo 6:13, rusai hëmas apo tou ponërou. Pero aquí, como allí, no hay certidumbre acerca de si tou ponërou es neutro (mal), como to ponërou en Romanos 12:9, o de si es masculino (el maligno). Pero tenemos ho ponëros (el Maligno) en 1 Juan 5:18, y tou ponërou es evidentemente masculino en Efesios 6:16. Si es masculino aquí, como es probable, ¿es «el Maligno» (Ellicott), o sólo el hombre malo como los mencionados en el versículo 2? Quizá Pablo tenía en mente al representante de Satanás, el hombre de pecado, descrito en 2:1–12 con la frase que aquí da, sin intentar ser demasiado concreto.
4. Y tenemos confianza (pepoithomen). Segundo perfecto de indicativo de peithö, persuadir, intransitivo en este tiempo, estamos en un estado de confianza. Respecto a vosotros en el Señor (en kuriöi eph’ humas). Nótense las dos preposiciones, en, en la esfera del Señor (1 Ts. 4:1) como la base de la confianza tranquila de Pablo, eph’ (epi) con el acusativo (respecto a vosotros), donde se podría haber empleado el dativo (cf. 2 Co. 2:3). Hacéis y haréis ([kai] poieite kai poiësete). Cumplido y también llamamiento, tiempos presente y futuro de poieö. Lo que os ordenamos (ha paraggellomen). Nota de autoridad apostólica, aquí, no consejo o apremio, sino mandamiento.
5. Encamine (kateuthunai). Primer aoristo optativo, voz activa, de deseo para el futuro, como en 2:17 y 1 Tesalonicenses 5:23, de kateuthunö, antiguo verbo, como en 1 Tesalonicenses 5:23, de kateuthunö, viejo verbo, como en 1 Tesalonicenses 3:11 (allí camino, aquí corazones) y Lucas 1:79, de pies (podas). Empleo perfectivo de kata. Atrevida fıgura de hacer un camino liso y directo. El Señor, aquí, es el Señor Jesús. Al amor de Dios (eis tën agapën tou theou). Genitivo, bien subjetivo u objetivo; ambos tienen buen sentido, y Lightfoot argumenta en favor de ambos, «no sólo como un atributo objetivo de la deidad, sino también como principio que rija en nuestros corazones», manteniendo que «difícilmente es posible separar lo uno de lo otro». La mayor parte de académicos lo toman aquí como subjetivo, la característica de Dios. A la paciencia de Cristo (eis tën hupomnën tou Christou). Tenemos aquí la misma ambigüedad, aunque la idea generalmente aceptada es la subjetiva, la paciencia mostrada por Cristo, en lugar de «la paciente espera por Cristo» (genitivo objetivo).
6. Pero os ordenamos (paraggellomen de humin). Pablo pone en práctica la confianza expresada acerca de la obediencia a sus mandamientos en el versículo 4. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo (en onomati tou kuriou Iësou Christou). «Nuestro» es la lectura del Textus Receptus, omitida en los modernos textos críticos. Nombre (onoma) denota aquí la autoridad de Jesucristo, por lo que comparar con por medio del Señor Jesús (dia tou kuriou Iësou) en 1 Tesalonicenses 4:2. Para una plena discusión de esta frase, véase la monografía de W. Heitmüller, In Namen Jesu. Pablo desea que sus lectores se den cuenta de la responsabilidad que tienen de dar obediencia a su mandamiento. Que os apartéis (stellesthai humas). Presente de infinitivo en voz media (directa) de stellö, antiguo verbo colocar, disponer, compactar o aligerar, como de velas, apartarse de o retirarse de (con apo y el caso ablativo). En 2 Corintios 8:20 la voz media (stellomenoi) significa cuidado de. De todo hermano que ande desordenadamente (apo pantos adelphou ataktös peripatountos). Lo sigue llamando «hermano». El adverbio ataktös es común en Platón, y en el N.T. sólo se encuentra aquí y en el versículo 11, aunque el adjetivo ataktös, igualmente común en Platón, lo hemos visto en 1 Tesalonicenses 5:14 (véase). Término militar, fuera de su puesto en las filas. Y no según la enseñanza (kai më kata tën paradosin). Véase 2:15 para paradosin (tradición). Que recibieron de nosotros (BAS, margen) (hën parelabosan par hëmön). Westcott y Hort ponen esta forma del verbo (segundo aoristo de indicativo, tercera persona, plural, de paralambanö, la forma -osan en lugar de -on, con un ligero apoyo de los papiros, pero en la LXX y en el dialecto beocio; Robertson, Grammar, págs. 335ss.) en el margen con parelabete (recibisteis) en el texto. Hay cinco lecturas diferentes del verbo aquí, siendo las otras parelabon, parelabe, elabosan.
7. De qué manera debéis imitarnos (pös dei mimeisthai hëmas). Literalmente, cómo es necesario imitarnos. El infinitivo mimeisthai es el antiguo verbo mimeomai, de mimos (actor, mimo), pero en el N.T. solamente aquí (y en el v. 9), Hebreos 13:7 y 3 Juan 11. Es algo atrevido a decir, pero Pablo sabía que había que dar a los cristianos en medio de gentiles y judíos un modelo para ser imitado (Fil. 3:17). Pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros (hoti ouk ëtaktesamen en humin). Primer aoristo de indicativo, voz activa, del viejo verbo atakteö, estar fuera de las filas de la formación militar. Una negación específica por parte de Pablo, en contraste con los versículos 6 y 17.
8. De balde (dörean). Acusativo adverbial, como un don, de regalo (dörea, don, de didömi). La misma afirmación hecha a los corintios (2 Co. 11:7), vieja palabra, en la LXX y en los papiros. Se hospedó en casa de Jasón, pero no recibía de gratis su comida, porque pagaba por su manutención. Aparentemente no recibía invitaciones a comer. Pablo tuvo que poner en claro su independencia financiera para evitar unas falsas acusaciones que, sin embargo, le fueron lanzadas. Comer pan es un hebraísmo para comer (versículo 10). Ver 1 Tesalonicenses 2:9 para trabajo y fatiga, y día y noche (nuktos kai hëmeras, genitivo de tiempo, de noche y de día). Véase 1 Tesalonicenses 2:9 para el resto del versículo con precisamente las mismas palabras.
9. No porque no tengamos derecho (ouch hoti ouk echomen exousian). Pablo es sensible acerca de su derecho a recibir un sustento adecuado (1 Ts. 2:6 y 1 Co. 9:4, donde usa la misma palabra exousian en la larga defensa que hace de este derecho, 1 Co. 9:1–27). Así que aquí pone esta limitación para evitar equívocos. Dejaba que le ayudaran iglesias en las que no se le interpretaría mal (2 Co. 11:7–11; Fil. 4:4–5ss.). Pablo emplea ouch hoti en otro lugar para evitar malos entendidos (2 Co. 1:24; 3:5; Fil. 4:17). Sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitéis (all’ hina heautous tupon dömen humin). Literalmente, sino para podernos dar como tipo para vosotros. Propósito con hina y segundo aoristo de subjuntivo, activo, de didömi. Acerca de tupon, véase 1 Tesalonicenses 1:7.
10. Esto (touto). Lo que pasa a expresar. Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma (hoti ei tis ou thelei ergazesthai mëde esthietö). Aquí tenemos un hoti recitativo, «que», que no es necesario traducir, y que la RVR77 traduce como dos puntos (:). Es aparentemente un proverbio judío basado en Génesis 3:19. Wetstein cita varios paralelos. Moffatt da éste de Chartism de Carlyle: «El que no trabaje conforme a su capacidad, que perezca según su necesidad». Deissmann (Light from the Ancient East, pág. 314) considera que Pablo toma prestado un fragmento de moralidad de taller. Era necesario, como es evidente. Es una condición de la primera clase (nota negativa ou) con el negativo imperativo en la conclusión.
11. Porque oímos (akouomen gar). Noticias frescas procedentes de Tesalónica, evidentemente. Para el tiempo presente, compárese 1 Corintios 11:18. El acusativo y el participio es un giro regular para discurso indirecto con este verbo (Robertson, Grammar, págs. 1.040–1.042). Tres pintorescos participios presentes, el primero una descripción general, peripatountas ataktös, los otros dos especificando con un vívido juego de palabras, que no trabajan en absoluto, sino que son unos entremetidos (mëden ergazomenous alla periergazomenous). Literalmente, no haciendo nada sino haciendo alrededor. Ellicott sugiere doing no business but being busy bodies (no ocupándose en nada pero ocupándose en lo ajeno). «La primera persecución en Tesalónica se había desencadenado gracias a la colaboración de un número de ociosos fanáticos (Hch. 17:5)» (Moffatt). Estos sablistas teólogos eran demasiado piadosos para trabajar, pero estaban perfectamente dispuestos a comer de gratis de sus semejantes mientras malgastaban el tiempo ociosamente.
12. Mandamos y exhortamos (paraggellomen kai parakaloumen). Pablo afirma su autoridad como apóstol y argumenta como hombre y como ministro. Que trabajando sosegadamente, coman su propio pan (hina meta hësuchias ergazomenoi ton heautön arton esthiösin). El contenido del mandamiento y de la exhortación mediante hina y el presente de subjuntivo esthiösin. Literalmente, que trabajando con sosiego sigan comiendo su propio pan. Lo precisamente opuesto a la conducta manifestada en el versículo 11.
13. Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien (humeis de, adelphoi, më enkakësëte kalopoiountes). Posición enfática de humeis en contraste con estos gorrones. më y el aoristo de subjuntivo es una prohibición en contra de comenzar un acto (Robertson, Grammar, pags. 851–854). Es un verbo tardío, y significa comportarse mal en, ser cobarde, perder valor, amilanarse, desfallecer (en, kakos), y fuera de Lucas 18:1 en el N.T. sólo se encuentra en las Epístolas de Pablo (2 Ts. 3:13; 2 Co. 4:1, 16; Gá. 6:9; Ef. 3:13). Aparece en Polibio. El verbo tardío kalopoieö, hacer el bien (kalos) o lo honorable, no aparece en ningún otro lugar del N.T., pero sí en la LXX y en papiros tardíos. Pablo usa to kalon poiein en 2 Corintios 13:7; Gálatas 6:9; Romanos 7:21 con la misma idea. Tiene agathopoieö, hacer el bien, en 1 Timoteo 6:18.
14. Y si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta (ei de tis ouch hupakouei töi logöi hëmön dia tës epistolës). Pablo recapitula la cuestión, de una manera brusca, con este ultimátum. Condición de la primera clase, con la negación ou, dando por supuesta su veracidad. A ése señaladlo (touton sëmeiousthe). Verbo tardío sëmeioö, de sëmeion, señal, marca, prenda. Poned una etiqueta sobre este hombre. Sólo aquí en el N.T. «Este verbo se emplea regularmente para denotar la firma de un recibo o de una notificación formal en los papiros y óstraca del período imperial» (Moulton y Milligan, Vocabulary). Lo que Pablo no dice es si ha de ser mediante carta o en una reunión pública. No os juntéis con él (më sunanamignusthai autöi). Los MSS. están divididos entre el presente de infinitivo en voz media, como en el texto que se da aquí en mandamiento como Romanos 12:15; Filipenses 3:16, o el presente de imperativo en voz media sunanamignusthe (-ai y -e se pronunciaban frecuentemente del mismo modo en el Koiné). El infinitivo puede también explicarse como un mandato indirecto. Este verbo compuesto doble es tardío, en la LXX y en Plutarco, y en el N.T. sólo aquí y en 1 Corintios 5:9, 11. Autöi está en el caso instrumental asociativo. Para que se sienta avergonzado (hina entrapëi). Cláusula de propósito con hina. Segundo aoristo de subjuntivo en voz pasiva de entrepö, volver sobre, en voz media volver sobre uno mismo o avergonzar, y en voz pasiva hacer avergonzar. La idea es hacer que los pensamientos de uno giren sobre sí mismo.
15. No lo tengáis por enemigo (më hös echthron). Ése es siempre el problema en el ostracismo de la disciplina, por necesario que sea en ocasiones. Pocas cosas son tan difíciles en nuestras iglesias como la sabia aplicación de la disciplina sobre los miembros errantes. La palabra echthros es un adjetivo, odioso, lleno de odio. Puede ser pasivo, aborrecido, como en Romanos 11:28, pero es generalmente activo, hostil, enemigo, adversario.
16. El mismo Señor de paz (autos ho kurios tës eirënës). Véase 1 Tesalonicenses 5:23 para el mismo Dios de paz. Os dé … paz (doië humin tën eirënën). Segundo aoristo optativo activo (Koiné) de didömi, no döëi (subjuntivo). Así también en Romanos 15:5; 2 Timoteo 1:16, 18. Sólo el Señor Jesús, cuya característica es paz, puede dar paz real al corazón y al mundo (Jn. 14:27).
17. De mi propia mano, de Pablo (tëi emëi cheiri Paulou). Caso instrumental cheiri. Nótese el genitivo Paulou en aposición a la idea posesiva en el pronombre posesivo emëi. Pablo había dictado la carta, pero ahora escribía la salutación con su propia mano. La señal distintiva en toda carta (sëmeion en pasëi epistolëi). Marca (v. 14) y prueba de genuinidad de cada epístola, la firma de Pablo. Ya circulaban entonces falsos escritos (2 Ts. 2:2). Así, cada iglesia podía saber que Pablo había escrito la carta. ¡Si se pudieran encontrar los originales autógrafos!
18. La salutación es como la de 1 Tesalonicenses 5:28, con la adición de pantön (todos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s