1 TESALONICENSES

1 TESALONICENSES

1. Pablo, Silvano y Timoteo (Paulos kai Silouanos kai Timotheos). Nominativo absoluto, como es usual en cartas. Pablo se asocia a Silvano (el Silas de Hechos, escrito Silbanos en D y papiros), judío y ciudadano romano, y a Timoteo, hijo de madre judía y de padre griego, uno de los convertidos de Pablo en Listra en su primera gira. Los dos habían estado con Pablo en Tesalónica, aunque Timoteo no es mencionado por Lucas en Hechos como estando en Macedonia hasta Berea (Hch. 17:14ss.). Timoteo se había reunido con Pablo en Atenas (1 Ts. 3:1 ss.), había sido enviado de vuelta a Tesalónica, y con Silas se había reunido con Pablo en Corinto (1 Ts. 3:5; Hch. 18:5; 2 Co. 1:19). Silas es el de más edad, y es mencionado por ello antes que Timoteo, pero no es autor de esta Epístola como tampoco es Sóstenes coautor de 1 Corintios o Timoteo coautor de 2 Corintios, aunque Pablo puede en ocasiones tenerlos en mente cuando emplea el pronombre «nosotros» en la Epístola. Pablo no se designa aquí como «apóstol» como en Epístolas posteriores, quizá porque su posición no había sido tan vigorosamente atacada como lo fue más tarde. Ellicott ve en la ausencia de la palabra, aquí, una señal de las relaciones afectuosas que existen entre Pablo y los tesalonicenses. A la iglesia de los tesalonicenses (tëi ekklësiäi Thessalonikeön). El caso dativo al dirigirse a alguien. Nótese la ausencia del artículo con Thessalonikeön, lo que se debe a que es un nombre propio y por ello mismo ya determinado sin él. Este es el uso común de ekklësia para un cuerpo local (iglesia). Esta palabra significaba originalmente «asamblea», como en Hechos 19:39, pero vino a significar una organización para la adoración, fuera que estuviera reunida o no (cf. Hch. 8:3). El único sobrescrito en los más antiguos manuscritos griegos (Aleph, B y A) es Pros Thessalonikeis A (A los tesalonicenses primera). Pero probablemente Pablo no redactó ningún sobrescrito, y desde luego no iba a escribir A en ella antes que hubiera escrito 2 Tesalonicenses (B). Su firma al final era la prueba de genuinidad (2 Ts. 3:17) contra todas las falsas pretensiones (2 Ts. 2:2). Desafortunadamente, el frágil papiro sobre el que escribía era fácilmente perecedero fuera de los montículos de arena y tumbas de Egipto, o de las ruinas cubiertas de lava de Herculano. ¡Qué tesoro tendríamos en este autógrafo! En Dios Padre y en el Señor Jesucristo (en theöi patri kai kuriöi Iësou Christöi). Esta iglesia está basada en (en, en el caso locativo) y existe en la esfera y poder de Dios Padre y el Señor Jesucristo. No hay artículo en griego, porque tanto theöi patri y kuriöi Iësou Christöi son tratados como nombres propios. En el mismo principio de esta primera Epístola de Pablo nos encontramos con su Cristología. En el acto emplea el título pleno, «Señor Jesucristo», con todo el contenido teológico de cada palabra. El nombre «Jesús» (Salvador, Mt. 1:21) lo conocía, como el «Jesús de la historia», el nombre personal del Hombre de Galilea, a quien había perseguido en un tiempo (Hch. 9:5), pero a quien en el acto, tras su conversión, proclamó como «el Mesías» (ho Christos, Hch. 9:22). Esta posición Pablo jamás la cambió. En el gran sermón de Antioquía en Pisidia, que Lucas nos ha preservado (Hch. 13:23), Pablo demostró que Dios cumplió su promesa a Israel al suscitar a «Jesús por Salvador» (sötëra Iësoun). Ahora Pablo sigue la costumbre cristiana añadiendo Christos (adjetivo verbal de chriö, ungir) como nombre propio de Jesús (Jesucristo), como posteriormente empleará frecuentemente «Cristo Jesús» (Col. 1:1). Y se atreve también a aplicar kurios (Señor) a «Jesucristo», la palabra apropiada por Claudio (Dominus, Kurios) y por otros emperadores en el culto al emperador, y también común en la LXX para designar a Dios, como en Salmos 32:1ss. (citado por Pablo en Ro. 4:8). Pablo emplea kurios para designar a Dios (1 Co. 3:5) o al Señor Jesucristo, como aquí. De hecho, lo aplica con más frecuencia a Cristo cuando no cita el Antiguo Testamento, como en Romanos 4:8. Y aquí pone al «Señor Jesucristo» en la misma categoría y sobre el mismo plano que a «Dios Padre». Habrá crecimiento en la Cristología de Pablo, y nunca alcanzará a todo el conocimiento de Cristo que anhela (Fil. 3:10–12), pero es evidente que aquí en su primera Epístola no hay para Pablo nada de un «Cristo reducido». Aceptó a Jesús como «Señor» cuando se rindió a Él en el camino de Damasco: «Y le dije: ¿Qué haré, Señor? Y el Señor me dijo …» (Hch. 22:10). Es imposible comprender a Pablo sin ver claramente este testimonio de principio a fin acerca del Señor Jesucristo. Pablo no consiguió esta perspectiva de Jesús de conceptos coetáneos de los cultos de Mitra ni de Isis ni de ninguna otra fe ajena. El Cristo Resucitado vino a ser para Pablo, en el acto, el Señor de su vida. Gracia y paz sean a vosotros (charis humin kai eirënë). Estas palabras, comunes en las Epístolas de Pablo, transmiten «el cuño de la experiencia de Pablo» (Milligan). No se trata de saludos rutinarios, sino de las antiguas palabras «profundizadas y espiritualizadas» (Frame). El infinitivo (chairein), tan común en las cartas en papiros y también presente en el N.T. (Hch. 15:23; 23:26; Stg. 1:1) da lugar aquí a charis, una de las grandes palabras del N.T. (cf. Jn. 1:16ss.), y particularmente de las Epístolas de Pablo. Quizá ninguna otra palabra sea portadora de más significado para los mensajes de Pablo que esta palabra charis (de chairö, regocijarse), de la que se deriva charizomai. Paz (eirënë) es más que el usual shalöm hebreo tan común en las salutaciones. Uno recuerda la «paz» que Cristo nos deja (Jn. 14:27) y la paz de Dios que excede a todo entendimiento (Fil. 4:7). Esta introducción es breve, pero rica y llena de gracia, y sitúa en el acto el tono de la carta en un plano muy elevado.
2. Damos … gracias (eucharistoumen). Verbo denominativo tardío eucharisteö, de eucharistos (agradecido), y ello de eu, bueno, y charizomai, mostrarse uno bondadoso. Véase charis en el versículo 1. «El plural implica que los tres misioneros oraban juntos» (Moffatt). Siempre (pantote). Una palabra tardía, rara en la LXX. Así con eucharisteö en 2 Tesalonicenses 1:3; 2:13; 1 Corintios 1:4; Efesios 5:20; Filipenses 1:3. Moffatt lo toma como significando «siempre que Pablo estaba en sus oraciones». «Naturalmente, no siempre hacía oraciones audibles, pero estaba siempre en espíritu de oración, una constante actitud» (Milligan), «en sintonía con el Infinito». Por todos vosotros (peri pantön humön). Pablo «los abarcaba (peri, alrededor) a todos ellos», incluyendo a cada uno de ellos y a la iglesia como a un todo. La distancia da encanto a la memoria de ligeras rémoras. Pablo tiene predilección por esta frase «todos vosotros», particularmente en Filipenses (1:3, 7). Haciendo memoria (mneian poioumenoi). Pablo emplea este mismo giro en Romanos 1:9; Efesios 1:16; Filemón 4. Milligan cita un ejemplo en un papiro de mneian poioumenoi en oración (B.Y.U. 652, 5). ¿Acaso tenía Pablo una lista de los discípulos de Tesalónica que repasaba en oración con Silas y Timoteo? En, aquí, es epi = «en el tiempo de nuestras oraciones». «Cada vez que están dedicados a sus oraciones, los escritores mencionan los nombres de los convertidos» (Frame).
3. Acordándonos (mnëmoneuontes). Participio presente, voz activa, del antiguo verbo derivado del adjetivo mnëmön (atento), y así traer a la mente, estar atento a, empleado bien con el acusativo, como en 1 Tesalonicenses 2:9, bien con el genitivo, como aquí. Sin cesar (adialeiptös). Adverbio compuesto doble del Koiné (Polibio, Diodoro, Estrapón, papiros) derivado del adjetivo verbal a-dia-leiptos (a, privativo, y dia-leiptö, dejar de lado). En el N.T. sólo en Pablo, y siempre relacionado con la oración. Milligan prefiere relacionar este adverbio (de posición ambigua) con el participio anterior poioumenoi, en lugar de con mnëmoneuontes como correctamente lo hacen la Versión Revisada inglesa y Westcott y Hort. De la obra de vuestra fe (humön tou ergou tës pisteös). Nótese el artículo tanto con ergou como con pisteös (correlación del artículo, los dos sustantivos abstractos). Ergou está en genitivo, y es el objeto de mnëmoneuontes, como es común con los verbos de emoción (Robertson, Grammar, pags. 508ss.), aunque el acusativo kopon aparece en 1 Tesalonicenses 2:9 en base al idioma griego común que admite ambos casos. Ergou es el término general denotando trabajo o negocio, empleo, tarea. Nótense dos genitivos con ergou. Humön es el genitivo posesivo usual, vuestra obra, mientras que tës pisteös es el genitivo descriptivo, marcada por, caracterizada por, la fe, «la actividad inspirada por la fe» (Frame). Es interesante señalar esta acusada conjunción de estas dos palabras de Pablo. Somos justificados por la fe, pero la fe produce obras (Ro. 6–8), tal como enseñó el Bautista y enseñó Jesús, y Santiago enseña en Santiago 2. Del trabajo de vuestro amor (tou kopou tës agapës). Nótese el artículo con ambos sustantivos. Una vez más aquí tenemos que tou kopou es genitivo y es el objeto de mnëmoneuontes, en tanto que tës agapës es el genitivo descriptivo que caracteriza el «trabajo» o «afán más exactamente. Kopos es de koptö, cortar, batir, amasar el pan, fatigarse en un duro trabajo. En Apocalipsis 14:13 se establece la distinción entre kopou (trabajo fatigoso) del que reposan los santos, y erga (obras, actividades) que les siguen al cielo. Así, aquí se trata de la actividad suscitada por el amor, aceptando la fatiga con buena disposición. Agapë es una de las grandes palabras del N.T. (Milligan) y no se ha encontrado ningún ejemplo claro en los papiros antiguos ni en las inscripciones. Aparece en la LXX en su sentido más elevado, así como con asociaciones sensuales. La Epístola de Aristeas describe el amor (agapë) como un don de Dios, y Filón emplea agapë para describir el amor a Dios. «Cuando el cristianismo comenzó por primera vez a pensar y a hablar en griego, adoptó agapë y los términos relacionados con esta palabra con mayor libertad, invistiéndolos del nuevo brillo con el que nos familiarizan los escritos del N.T., un contenido que es invariablemente religioso» (Moffatt, Love in the New Testament, pág. 40). El N.T. nunca emplea la palabra erös (deseo). Constancia en la esperanza (tës hupomonës tës elpidos). Nótense otra vez los dos artículos y el genitivo descriptivo tës elipidos. Es la constancia, o paciencia, marcada por la esperanza, «la constancia inspirada por la esperanza» (Frame), sí, y sustentada por la esperanza a pesar de retardos y frustraciones. «Hupomonë es una antigua palabra (hupö, menö, permanecer bajo), pero, al igual que agapë, ha llegado a quedar estrechamente asociada con una virtud distintivamente cristiana» (Milligan). El mismo orden que aquí (ergou, kopos, hupomonë) aparece también en Apocalipsis 2:2, y Lightfoot lo considera «una escala ascendente como pruebas prácticas de sacrificio abnegado». La iglesia en Tesalónica no era antigua, pero ya habían sido llamados a ejercitar la gracia santificadora de la esperanza (Denney). En nuestro Señor Jesucristo (tou kuriou hëmön Iësou Christou). Aquí aparece el genitivo objetivo con elpidos (esperanza), y por ello mismo se traduce «en» (Robertson, Grammar, págs. 499ss.). Jesús es el objeto de esta esperanza, la esperanza de su segunda venida que sigue en pie para nosotros. Nótese «Señor Jesucristo», como en el versículo 1. Delante del Dios y Padre nuestro (emprosthen tou theou kai patros hëmön). El único artículo con ambos sustantivos, precisamente como en Gálatas 1:4, no «delante de Dios y nuestro Padre», yendo tanto el artículo como el genitivo posesivo con ambos sustantivos, como en 2 Pedro 1:1, 11; Tito 2:13 (Robertson, Grammar, págs. 785ss.). Esta frase está probablemente conectada con elpidos. Emprosthen, en el N.T., se emplea solamente de lugar, pero en los papiros se usa de modo común de tiempo. Aquí la imagen es la del día de juicio, cuando todos comparecerán delante de Dios.
4. Sabiendo (eidotes). Participio perfecto segundo, voz activa, de oida (eidon), el denominado participio causal = por cuanto conocemos, el tercer participio con el verbo principal eucharistoumen, siendo que el griego tiene predilección por el participio circunstancial y con ello por el alargamiento de las oraciones (Robertson, Grammar, pág. 1.128). Amados de Dios (ëgapëmenoi hupo [tou] theou). Participio perfecto pasivo de agapaö, el verbo tan común en el N.T. para esta especie de amor. Pablo no se contenta aquí con el empleo de adelphoi (frecuente en esta epístola, como en 2:1, 14, 17; 3:7; 4:1, 10), pero esta afectuosa frase no aparece en esta forma en ningún otro lugar del N.T. (cf. Jud. 1), aunque sí aparece en Sab. de Sir. 45:1 y en la Piedra de Rosetta. Pero en 2 Tesalonicenses 2:13 cita «amados del Señor» de Deuteronomio 33:12. El empleo de adelphoi para designar a miembros de la misma hermandad puede derivarse de la costumbre judía (Hch. 2:29, 37) y del hábito de Jesús (Mt. 12:48), y está ampliamente ilustrado en los papiros con respecto a clubs de pompas fúnebres y otros órdenes y gremios (Moulton y Milligan, Vocabulary). Vuestra elección (tën eklogën humön). Esto es, la elección de vosotros por Dios. Es un antiguo término derivado de eklegomai, empleado por Jesús de su elección de los doce discípulos (Jn. 15:16) y por Pablo de la elección eterna de Dios (Ef. 1:4). La palabra eklogë no aparece en la LXX, y sólo siete veces en el N.T., y se emplea en cada caso de la elección de hombres por parte de Dios (Hch. 9:15; 1 Ts. 1:4; Ro. 9:11; 11:5, 7, 5–8; 2 P. 1:10). La divina eklogë se manifestaba en las cualidades cristianas del versículo 3 (Moffatt).
5. Pues (hoti). No hay certidumbre de si hoti significa aquí «debido a que» (quia) como en 2 Tesalonicenses 3:7; 1 Corintios 2:14; Romanos 8:27, o si se trata del declarativo hoti, «como que», sabiendo las circunstancias de vuestra elección (Lightfoot), o explicativo, como en Hechos 16:3; 1 Tesalonicenses 2:1; 1 Corintios 16:15; 2 Corintios 12:3ss.; Romanos 13:11. Nuestro evangelio (to euaggelion hëmön). El evangelio (ver sobre Mt. 4:23; Mr. 1:1, 15 para euaggelion) que predicamos, frase de Pablo también en 2 Tesalonicenses 2:14; 2 Corintios 4:3; Romanos 2:16; 16:25; 2 Timoteo 2:8. Pablo tenía un mensaje claro y definido de la gracia que predicaba en todas partes, y también lo predicó en Tesalónica. Este mensaje debe ser interpretado a la luz de los propios sermones de Pablo en Hechos y las Epístolas, no leyendo en ellos a través de las posteriores perversiones de los gnósticos y sacramentarios. Esta misma palabra fue posteriormente aplicada a libros acerca de Jesús, pero Pablo no emplea en este sentido este término, ni aquí ni en ningún otro pasaje. En su origen, el evangelio de Pablo proviene de Dios (1 Ts. 2:2, 8, 9), en su sustancia es de Cristo (3:2; 2 Ts. 1:8), y Pablo es sólo su heraldo (1 Ts. 2:4, 9; 2 Ts. 2:14), como señala Milligan. Pablo y sus asociados han sido encargados de este evangelio (1 Ts. 2:4) y de su predicación (Gá. 2:2). En otros pasajes Pablo lo llama el evangelio de Dios (2 Co. 11:7; Ro. 1:1; 15:16) o de Cristo (1 Co. 9:12; 9:13; 10:14; Gá. 1:7; Ro. 15:19; Fil. 1:27). En ambos casos se trata del genitivo subjuntivo. Llegó a vosotros (egenëthë eis humäs). Primer aoristo pasivo de indicativo de ginomai en prácticamente el mismo sentido que egeneto (segundo aoristo de indicativo en voz media como en general en griego tardío). Así también eis humäs, como el Koiné, es poco más que el dativo humin (Robertson, Grammar, pág. 594). No … solamente …, sino también (ouk—monon, alla kai). Un acusado contraste, negativa y positivamente. El contraste entre logos (palabra) y dunamis (poder) se presenta también en 1 Corintios 2:4; 4:20. Pablo no se refiere a milagros con el término dunamis. En el Espíritu Santo y en plena certidumbre (en pneumati hagiöi kai plërophoriäi pollëi). La preposición en repetida con logöi y dunamei, pero una vez sólo aquí, uniendo así estrechamente Espíritu Santo con plena certidumbre. No hay artículo con ninguna de ambas palabras. La palabra plërophoriäi no se encuentra en el antiguo griego ni en la LXX. Aparece sólo una vez en Clemente de Roma, y en un ejemplo en un papiro roto. Para la palabra plërophoreö véase Lucas 1:1. El sustantivo en el N.T. sólo aparece aquí y en Colosenses 2:2; Hebreos 6:11; 10:22. Significa la plena confianza que proviene del Espíritu Santo. Como bien sabéis (kathös oidate). Pablo apela a los mismos tesalonicenses como testigos del carácter de su predicación y vida entre ellos. Qué clase de personas fuimos entre vosotros (hoioi egenëthëmen humin). Literalmente: Qué clase de hombres vinimos a ser para vosotros. Relativo cualitativo hoioi y dativo humin y primer aoristo de indicativo en voz pasiva egenëthëmen (no ëmetha, fuimos). Un comentario epexegético con por amor a vosotros (di’ humäs) adicional. Era todo en interés de ellos y para su bien, aunque pareciera en otro sentido en aquel momento.
6. Imitadores de nosotros y del Señor (mimëtai hëmön kai tou kuriou). Mimëtës (-tës expresa el agente) viene de mimeomai, imitar, y ello de mimos (mímica, arte de imitar, actuar imitando). Es una antigua palabra, más que «seguidores», y aparece en el N.T. sólo seis veces (1 Ts. 1:6; 2:14; 1 Co. 4:16; 11:1; Ef. 5:1; He. 6:12). Una vez más Pablo emplea ginomai, devenir, no eimi, ser. Es una osadía esperar que la gente «imite» al predicador, pero Pablo añade «y del Señor», porque sólo esperaba o deseaba que le imitasen en tanto que él imitara al Señor Jesús, como lo dice explícitamente en 1 Corintios 11:1. El peligro de ello surge cuando la gente imita tan rápida y fácilmente al predicador cuando él no imita al Señor. El hecho de la «elección» de los tesalonicenses se mostró por el carácter del mensaje que les había sido dado y por la sincera aceptación que ellos habían dado (Lightfoot). Recibiendo la palabra (dexamenoi ton logon). Participio aoristo primero en voz media de dechomai, probablemente de acción simultánea (recibiendo) y no antecedente (habiendo recibido) como aparece en algunas versiones. En medio de gran tribulación (en thlipsei pollëi). Palabra tardía, presión. Tribulación (latín tribulum), de thlibö, apremiar intensamente, aplicar una fuerte presión. El cristianismo ha glorificado esta palabra. Aparece en algunas cartas cristianas en papiros en este mismo sentido. Se encuentra por todo el N.T. (2 Ts. 1:4; Ro. 5:3). Pablo había tenido su parte de ellas (Col. 1:24; 2 Co. 2:4) y por ello sabe cómo simpatizar con los tesalonicenses (1 Ts. 3:3ss.). Ellos sufrieron después que Pablo abandonara Tesalónica (1 Ts. 2:14). Con gozo del Espíritu Santo (meta charas pneumatos hagiou). El Espíritu Santo da el gozo en medio de las tribulaciones, tal como lo aprendió Pablo (Ro. 5:3). «Esta paradoja de la experiencia» (Moffatt) resplandece a lo largo del camino de los mártires y santos de Cristo.
7. De tal manera que habéis llegado a ser (höste genesthai humäs). Resultado definitivo expresado por höste y el infinitivo genesthai (segundo aoristo en voz media de ginomai) como es común en el Koiné. Un modelo (tupon). Así B, D, pero Aleph, A, C tienen tupous, en plural. El singular contempla a la iglesia como un todo, el plural a los individuos, como humäs. Tupos es una antigua palabra derivada de tuptö, golpear, y así la marca de un golpe, «señal» en Juan 20:25. Luego la figura dejada por el golpe, imagen como en Hechos 7:43. Luego el molde o forma (Ro. 6:17; Hch. 23:25). Entonces un ejemplo o patrón, como en Hechos 7:44, para ser imitado, como aquí, Filipenses 3:17, etc. Era una gran alabanza que la iglesia en Tesalónica fuera ya un modelo para los creyentes en Macedonia y en Acaya. Nuestra palabra tipo para impresores es esta misma palabra en uno de sus significados. Nótese el artículo separado con Macedonia (tëi Makedoniäi) y Acaya (tëi Achaiäi), tratados como provincias separadas, como en verdad lo eran.
8. Partiendo de vosotros ha sido divulgada (aph’ humön exëchëtai). Perfecto de indicativo, voz pasiva, de exëcheö, un verbo compuesto tardío (ex, ëchos, ëcho, ëchë, nuestra palabra eco), el son de una trompeta o de un trueno, reverberar como nuestro eco. No aparece en ningún otro lugar del N.T. Así, «partiendo de vosotros», como una caja de resonancia o una emisora de radio (para emplear una figura moderna). Marca intensamente «la naturaleza tanto clara como persuasiva del logos tou Kuriou» (Ellicott). Esta frase, la palabra del Señor, puede ser subjetiva, con el Señor como su autor, u objetiva, con el Señor como el objeto. Es ambas cosas. Es una gráfica imagen con un perdonable toque hiperbólico (Moffatt) porque Tesalónica era un gran centro comercial y político para la diseminación de las nuevas de la salvación (sobre la Vía Ignaciana). Sino que también en todo lugar (all’ en panti topöi). En contraste con Macedonia y Acaya. La oración naturalmente se detendría aquí, pero Pablo está dictando rápida e intensamente y prosigue. Vuestra fe para con Dios (hë pistis humön hë pros ton theon). Literalmente, la fe de vosotros aquella hacia el Dios. La repetición del artículo pone en claro que la fe de ellos se dirige ahora hacia el verdadero Dios y no hacia los ídolos de los que se habían apartado (versículo 10). Se ha extendido (exelëluthen). Segundo perfecto de indicativo, voz activa, del antiguo verbo exerchomai, salir, estado de consumación como exëchëtai más arriba. De modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada (höste më chreian echein hëmäs lalein ti). Höste con el infinitivo para resultados reales, como en el versículo 7. No hay ninguna distinción vital entre lalein (originalmente parlotear, como de pájaros) y legein, ambos términos usados en el Koiné para hablar y predicar (en el N.T.).
9. Ellos mismos (autoi). Los hombres de Macedonia, voluntariamente. Cuentan (apaggellousin). Presente lineal de indicativo, voz activa, siguen contando. La manera en que nos recibisteis (hopoian eisodon eschomen). Más literalmente: «Cuál entrada tuvimos». Cuál entrada, qué clase de entrada, relativo cualitativo en una pregunta indirecta. «Tuvimos» (eschomen). Segundo aoristo activo (ingresivo) de indicativo del verbo común echö. Y cómo (kai pös). Aquí el adverbio interrogativo pös en esta parte de la pregunta indirecta. Esta parte acerca de «ellos» (vosotros) como la primera parte acerca de Pablo. El verbo epistrephö es un antiguo término denotando volver, y es común en Hechos de los gentiles volviéndose a Dios, como aquí volviéndose de los ídolos, aunque no lo vuelve a emplear Pablo en este mismo sentido. En Gálatas 4:9 Pablo lo emplea de volver a los débiles y pobres rudimentos del judaísmo. Abandonando los ídolos (apo tön eidolön). Antigua palabra de eidos (figura) denotando imágenes o semejanzas y luego de la imagen de un dios pagano (nuestro término ídolo). Común en la LXX en este sentido. En Hechos 14:15 Pablo en Listra apremió a la gente a que os convirtáis al Dios vivo (apo toutön tön mataiön epistrephein epi theon zönta), empleando el mismo verbo epistrephein. También aquí Pablo tiene una idea semejante, servir al Dios vivo y verdadero (douleuein theöi zönti kai alëthinöi). No hay artículo, cierto, pero debe ser traducido como lo hace la RVR77, «el Dios vivo y verdadero» (cf. Hch. 14:15). No «muerto», como los ídolos de los que se habían apartado, sino vivo y genuino (alëthinos, no alëthës).
10. Esperar de los cielos a su Hijo (anamenein ton huion autou ek tön ouranön). Presente de infinitivo, como douleuein, y por tanto lineal, mantenerse en la espera. La esperanza de la segunda venida de Cristo era real y poderosa para Pablo, como debería serlo para nosotros. Era un tema abusado entonces como ahora, como Pablo nos tendrá que mostrar en esta misma carta. Alude a esta esperanza al final de cada capítulo en esta epístola. Al cual resucitó de los muertos (hon ëgeiren ek [ton] nekrön). Pablo se gloriaba en el hecho de la resurrección de Jesús de entre los muertos, hecho del que él era un testigo personal. Este hecho es la piedra angular de toda su teología, y aparece en este primer capítulo. A Jesús, quien nos libra de la ira venidera (Iësoun ton ruomenon hëmäs ek tës orgës tës erchomenës). Es el Jesucristo histórico, crucificado, resucitado y ascendido, el Hijo de Dios, el que nos libra de la ira que ha de venir. Él es nuestro Salvador (Mt. 1:21), fiel a su nombre de Jesús. Él es nuestro Rescatador (Ro. 11:26, ho ruomenos, de Is. 59:20). Es lenguaje escatológico, la ira venidera de Dios sobre el pecado (1 Ts. 2:16; Ro. 3:5; 5:9; 9:22; 13:5). Fue la alusión de Pablo al día del juicio con Jesús como Juez, a quien Dios había levantado de entre los muertos, lo que llevó a los atenienses a burlarse de él y a dejarlo (Hch. 17:31ss.). Pero Pablo no cambió sus creencias ni su predicación debido a la conducta de los atenienses. Está cierto de que un día la ira de Dios castigará el pecado. Y es cierto que ésta es una lección necesaria para nuestros días. Se estaba avecinando entonces y se está avecinando ahora.
1. Porque vosotros mismos sabéis (autoi gar oidate). Este gar explicativo amplía desde los versículos 1 a 12 la alusión en 1:9 acerca de lo que se contaba respecto a la entrada (eisodon, entrada, eis, hodon), a vosotros (tën pros humäs). Nótese la repetición del artículo para acentuar este punto. Este acusativo proléptico es bien común. Queda expandido por el uso epexegético de la cláusula hoti, que no ha resultado vana (cf. Lacueva) (hoti ou kenë gegonen). Literalmente, que no ha venido a ser vacía. La traducción así sería: «Porque vosotros mismos sabéis de nuestra entrada a vosotros, que no fue vana». Gegonen es el perfecto segundo en voz activa de ginomai. Cada pastor observa anhelantemente para ver cuál será el resultado de su trabajo. Bengel dice: Non inanis, sed plena virtutis. Cf. 1:5. Kenos es hueco, vacío, mientras que mataios es infructífero, ineficaz. En 1 Corintios 15:14, 17 Pablo habla de kenon to kërugma (vacía la predicación) y mataia hë pistis (vana la fe). Lo uno lleva fácilmente a lo otro.
2. Pues habiendo antes padecido (alla propathontes). En realidad se trata de un intenso adversativo alla, antítesis de kenë: «Sino que, habiendo padecido antes» (V.M.). Una apelación a sus experiencias personales en Tesalónica, ya conocidas por ellos (como sabéis, kathös oidate). Participio aoristo segundo, voz activa, de propaschö, un antiguo verbo compuesto, pero sólo aquí en el N.T. El sentido de pro- (delante) es llevada al siguiente verbo. El participio puede ser considerado como temporal (Ellicott) o concesivo (Moffatt). Y sido ultrajados en Filipos (kai hubristhentes en Philippois). Participio aoristo primero pasivo de hubrizö, un verbo antiguo, tratar insolentemente. «Más que el sufrimiento físico era la indignidad personal que le había sido inferida siendo como era ciudadano romano» (Milligan), para el relato de lo cual véase Hechos 16:16–40, un interesante ejemplo de cómo Hechos y las Epístolas se arrojan luz mutuamente. Lucas cuenta cómo Pablo se resintió del tratamiento que le dieron como ciudadano romano, y aquí Pablo nos muestra que aquella memoria continuaba doliéndole. Tuvimos denuedo en nuestro Dios (eparrësiasametha en töi theöi hëmön). Primer aoristo ingresivo en voz media de parrësiazomai, antiguo verbo deponente de parrësia (una historia completa, pan-, rësia). En su réplica a Festo (Hch. 26:26) Pablo emplea parrësiazomenos lalö, siendo claro yo hablo, mientras que aquí tiene tuvimos denuedo para hablar (lit.) (eparrësiasametha lalësai). El insulto en Filipos no cerró la boca de Pablo, pero tuvo precisamente el efecto opuesto «en nuestro Dios». No se trataba de ningún fanatismo desorbitado, sino de un valor y confianza decididos en Dios que incitó a Pablo a un mayor denuedo en Tesalónica, «para anunciaros» (lalësai pros humas), sean cuales sean las consecuencias, el evangelio de Dios en medio de gran oposición (to euaggelion tou theou en polloi agöni). Esta figura de los juegos atléticos (agön) puede hacer referencia a un conflicto externo como Filipenses 1:20 o a la ansiedad interna (Col. 2:1). En Tesalónica se había encontrado con ambas cosas.
3. Exhortación (paraklësis). Discurso persuasivo, llamamiento a alguien al lado de uno, para amonestación, aliento o consolación. No procedió de error (ouk ek planës). Esta palabra es la misma que planaö, llevar errante (2 Ti. 3:13) como el latín errare. Aquí se trata de la idea pasiva del error y no de la del engaño. Ello se ve en ni por engaño (oude en dolöi), de delö, atrapar con anzuelo. Pablo tiene una gran sensibilidad acerca de acusaciones en contra de la corrección de su mensaje y de la pureza de su vida. Ni de impureza (oude ex akatharsias). «Esta negación, por sorprendente que parezca, no era innecesaria en medio de las impurezas consagradas por las religiones de aquella época» (Lightfoot). No había en la mente popular una relación necesaria entre la religión y la moralidad. Las iniciaciones extáticas de algunas de las religiones populares eran burdamente sensuales.
4. Sino que según fuimos aprobados por Dios (alla kathös dedokimasmetha hupo tou theou). Perfecto de indicativo en voz pasiva de dokimazö, antiguo verbo, poner a prueba, pero aquí el tiempo para estado consumado significa probado, y por ello mismo aprobado por Dios. Pablo afirma aquí haber sido llamado por Dios para este ministerio, y reivindica el sello de la bendición de Dios sobre su obra y también para la de Silas y Timoteo. Para que se nos confiase el evangelio (pisteuthënai to euaggelion). Primer aoristo de infinitivo pasivo de pisteuö, verbo común para creer, de pistis (fe), pero aquí confiar a, no confiar en. El acusativo de la cosa es retenido en la voz pasiva en seguimiento de la forma regular griega, como en 1 Corintios 9:17; Gálatas 2:7; Romanos 3:2; 1 Timoteo 1:11; Tito 1:3, aunque el activo tuviera el dativo de la persona. Así hablamos (houtös laloumen). Una sencilla pero confiada reivindicación de lealtad al llamamiento y al mensaje de Dios. Ésta, desde luego, debería ser la ambición de cada predicador del evangelio de Dios. No como para agradar a los hombres (ouch hös anthröpois areskontes). Caso dativo con areskö como en Gálatas 1:10. Pocas tentaciones asaltan más intensamente al predicador que la de complacer a los hombres, incluso si Dios no se agrada, aunque con la fugaz esperanza de que después de todo Dios lo admitirá o pasará por alto. Nada sino la experiencia convencerá a algunos predicadores de cuán cambiante es el favor popular, y cuán a menudo es al precio de dejar de complacer a Dios. Y sin embargo el predicador quiere ganar almas para Cristo. Es tan sutil como engañoso. Dios pone a prueba nuestros corazones (el mismo verbo dokimazö empleado al comienzo de este versículo) y Él es el único cuya aprobación cuenta al final del día (1 Co. 4:5).
5. Usamos de palabras lisonjeras (en logöi kolakeias). Literalmente, en habla de lisonja o adulación. Antigua palabra, sólo aquí en el N.T., de kolaks, un adulador. Un epicúreo, Filodemo, escribió una obra, Peri Kolakeias (Acerca de la Adulación). Milligan (Vocabulary, etc.) habla de «la conducta egoísta de demasiados de los retóricos de la época», conducta que era extremadamente repugnante para Pablo. La tercera vez (vv. 1, 2, 5) apela al conocimiento que ellos tenían de su obra en Tesalónica. Frame sugiere «marrullería». Ni de pretexto para lucrarnos (oute prophasei pleonexias). Pretexto (prophasis, de prophainö, exhibir, o quizá de pro-phëmi, proclamar). Esta es la acusación de interés propio más que el mero deseo de agradar a la gente. Pretexto para la codicia es la traducción de Frame. Pleonexia es meramente «teniendo más», de pleonektës, uno ansioso por más, y pleonekteö, tener más, luego extenderse excesivamente, todas ellas palabras antiguas, y todas ellas con mal sentido como resultado del deseo por más. En un predicador este pecado es especialmente fatal. Pablo siente tan intensamente su inocencia de esta acusación que llama a Dios como testigo, como en 2 Corintios 1:23; Romanos 9:1; Filipenses 1:8, un solemne juramento de su propia veracidad.
6. Ni buscamos gloria de los hombres (oute zëtountes ex anthröpön doxan). «Después de la repudiación de la codicia sigue naturalmente el repudio de la ambición mundana» (Milligan). Ver Hechos 20:19; 2 Corintios 4:5 y Efesios 4:2. Esta tercera negación es tan intensa como las otras dos. Pablo y sus asociados no habían intentado conseguir alabanza o gloria de (ex) los hombres. Ni de vosotros, ni de otros (oute aph’ humön oute aph’ allön). Ensancha esta negación para incluir a los de fuera de los círculos de la iglesia, y cambia la preposición de ex (fuera de) a apo (procedente de). Aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo (dunamenoi en barei einai hös Christou apostoloi). Westcott y Hort ponen esta cláusula en el versículo 7. Probablemente un participio concesivo, aunque pudiendo estar en una posición de carga (bien en cuestión de finanza o de dignidad, o una carga sobre vuestros fondos, o también «hombres de peso», como sugiere Moffatt). Milligan sugiere que Pablo «juega aquí con el doble sentido de la frase» como con el proverbio latino: Honos propter onus. Así añade, incluyendo a Silas y Timoteo, como apóstoles de Cristo, como misioneros, claramente, sea en el sentido técnico o no (cf. Hch. 14:4, 14; 2 Co. 8:23; 11:13; Ro. 16:7; Fil. 2:25; Ap. 2:2). Tenían derecho a ser sostenidos como «apóstoles de Cristo» (cf. 1 Co. 9 y 2 Co. 11:7ss.), aunque no lo habían pedido.
7. Sino que fuimos amables entre vosotros (alla egenëthëmen nëpioi en mesöi humön). Nótese egenëthëmen (vinimos a ser), no ëmetha (fuimos). Esta traducción sigue a ëpioi en lugar de nëpioi (Aleph, B, D, C, Vulg. Boh.), lo que es claramente correcto, aunque Dibelius, Moffatt, Ellicott y Weiss prefieren ëpioi como dando un mejor sentido. Dibelius dice de nëpioi que es unmöglich (imposible), pero desde luego es una postura demasiado fuerte. Pablo tiene predilección por la palabra nëpioi (bebés). Lightfoot admite que aquí él lleva la metáfora al límite, en su pasión, pero no la daña, como pretende Ellicott. Como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos (hös ean trophos thalpëi ta heautës tekna). Esta cláusula comparativa con hös ean (Mr. 4:26; Gá. 6:10 sin ean o an) y el subjuntivo (Robertson, Grammar, pág. 968) tiene un cambio repentino de metáfora, como es común con Pablo (1 Ti. 5:24; 2 Co. 3:13ss.), de bebés a nodriza (trophos), una antigua palabra, sólo aquí en el N.T., de trephö, nutrir, trophë, nutrición. Es realmente la madre-nodriza «que amamanta y cuida a sus propios hijos» (Lightfoot), uso que se encuentra en Sófocles, e imagen del tierno afecto de Pablo hacia los tesalonicenses. Thalpö es una antigua palabra, guardar caliente, cuidar con tierno amor, criar. En el N.T. sólo aquí y en Efesios 5:29.
8. Asimismo nosotros, teniéndoos en tierno afecto (V.M.) (houtös omeiromenoi humön). Evidentemente el texto correcto, en vez de himeiromenoi, de himeirö, antiguo verbo para anhelar. Pero el verbo homeiromai (Westcott y Hort om., respiración apacible) no aparece en ningún otro lugar más que en MSS. en Job 3:21 y Salmos 62:2 (Símaco) y en la inscripción sepulcral de Licaonia (siglo IV) acerca de los doloridos padres homeiromenoi peri paidos, anhelando su hijo en gran manera (Moulton y Milligan, Vocabulary). Moulton sugiere que proviene de una raíz smer, recordar, y que o- es una preposición aislada o como o-duromai, o-kellö, ö-keanos. Wohlenberg (Zahn, Kommentar) considera la palabra «un término de afecto», «derivada del lenguaje de la crianza de niños» (Milligan). Tuvimos buena voluntad (V.M.) (ëudokoumen). Imperfecto activo de eudokeö, un verbo común en el griego tardío y en el N.T. (véase Mt. 3:17), describiendo la idea de Pablo acerca de la actitud que ellos habían tenido mientras estaban en Tesalónica. Pablo lo tiene frecuentemente con el infinitivo, como aquí. Entregaros (metadounai). Segundo aoristo infinitivo, voz activa de metadidömi, un antiguo verbo, compartir con (véase en Lc. 3:11). Posible zeugma con almas o vidas (psuchas). Pablo y sus asociados no retenían nada. Porque habéis llegado a sernos muy queridos (dioti agapëtoi hëmin egenëthëte). Nótese dioti (causa doble, dia, hoti, por aquello), uso de ginomai otra vez para venir a ser, un hëmin dativo con el calificativo verbal agapëtoi, amados, y así queridos. Una hermosa imagen del crecimiento del afecto de Pablo para ellos, como debería ser cierto de cada pastor.
9. Trabajo (mochthon). Una antigua palabra para el trabajo difícil, más duro que kopos (afán con fatiga). En el N.T. solamente aquí, en 2 Tesalonicenses 3:8 y en 2 Corintios 11:27. Nótese el caso acusativo aquí aunque genitivo con mnëmoneuö en 1:3. De noche y de día (nuktos kai hëmeras). Caso genitivo, tanto de día como de noche, quizá comenzando antes del alba y trabajando después de oscurecer. Así en 3:10. Para no ser gravosos a ninguno de vosotros (pros to më epibarësai tina humön). Empleo de pros con el infinitivo articular para expresar propósito (sólo cuatro veces en los escritos de Pablo). El verbo epibareö es tardío, pero se encuentra en los papiros e inscripciones de poner una carga (baros) sobre (epi-) alguien. En el N.T. únicamente aquí, en 2 Tesalonicenses 3:8 y en 2 Corintios 2:5. Pablo se jactaba de su independencia financiera allí donde se le malinterpretaba, como en Tesalónica y en Corinto (2 Co. 9 a 12), a pesar de que vindicaba su derecho a ser sustentado económicamente. Predicamos (ekëruxamen). Anunciamos (de kërux, heraldo) a vosotros, un verbo común para predicar.
10. Cuán santa, justa e irreprensiblemente (hös hosiös kai dikaiös kai amemptös). Pablo toma a los tesalonicenses y a Dios por testigos (martures) de su vida hacia vosotros los creyentes (humin tois pisteuousin), dativo de interés personal. Emplea tres adverbios comunes que muestran cuán santamente ante Dios y cuán justamente hacia los hombres se habían conducido, de manera que ellos no los habían censurado ni a él ni a sus asociados en ningún aspecto. Así que hay una razón para cada adverbio. Todo esto constituye evidencia de que Pablo pasó un tiempo considerable en Tesalónica, más que los tres sábados mencionados por Lucas. El pastor debería vivir de tal manera que su vida resista un estrecho examen.
11. Como el padre a sus hijos (hös patër tekna heautou). Cambio de la figura anterior de madre-nodriza en el versículo 7. Hay una elipsis de un verbo principal con los participios parakalountes, paramuthoumenoi, marturoumenoi. Lightfoot sugiere enouthetoumen (amonestamos) o egenëthëmen (vinimos a ser). Los tres participios dan tres fases de la predicación del ministro (exhortación, aliento o consolación, testimonio). Son verbos antiguos, todos ellos, pero sólo el primero (parakaleö) es común en el N.T.
12. A fin de que (V.M.) (eis to). Uso final de eis y el infinitivo articular, giro común en los papiros; Pablo emplea eis to y el infinitivo en cincuenta ocasiones (véase de nuevo en 3:2), algunos en caso final, otros en subfinal, y otros como resultado (Robertson, Grammar, págs. 989–991). Anduvieseis como es digno de Dios (peripatein axiös tou theou). Presente de infinitivo (acción lineal) y caso genitivo con el adverbio axiös como en Colosenses 1:10 (cf. Fil. 1:27; Ef. 4:1), como una proposición. Llamó (kalountos). Participio presente activo, sigue llamando. Algunos MSS. tienen kalesantos, llamó, que es la lectura seguida por la RVR77 (cf. F. Lacueva, Nuevo Testamento interlineal, loc. cit., «llama»). Reino (basileian) es aquí la futura consumación debido a la gloria (doxan) como en 2 Tesalonicenses 1:5; 1 Corintios 6:9; 15:50; Gálatas 5:21; 2 Timoteo 4:1, 18, pero Pablo lo emplea del presente reinado de la gracia también como en 1 Corintios 4:20; Romanos 14:17; Colosenses 1:13.
13. Por lo cual también nosotros (kai dia touto kai hëmeis). Nótese kai dos veces. Nosotros, como vosotros también, estamos agradecidos por la manera en que el evangelio fue recibido en Tesalónica. Sin cesar (adialeiptös). Adverbio tardío, para el cual ver 1:2, y para eucharistoumen véase también 1:2. La palabra del mensaje (V.M., BAS) (logon akoës). Literalmente, la palabra del oír, como en Sab. de Sir. 42:1, y Hebreos 4:2 ho logos tës akoës, la palabra marcada por el oír (caso genitivo), la palabra que habéis oído. Aquí con tou theou (de Dios) añadido como un genitivo descriptivo segundo que Pablo expande y justifica. Recibisteis (paralabontes) y aceptasteis (V.M., BAS) o recibisteis (RVR77) (edexasthe) de modo que fue no como palabra de hombres (ou logou anthröpön), sino según es en verdad (kathös alëthös estin). Esta última cláusula es literalmente como ciertamente lo es. Pablo no tenía dudas de que estaba proclamando el mensaje de Dios. ¿Debería ningún predicador predicar sus dudas, si tiene alguna? El mensaje de Dios puede ser hallado y Pablo lo halló. Actúa en vosotros (energeitai en humin). Quizá la voz media de energeö (en, ergon, trabajo), un verbo tardío, no en griego antiguo ni en la LXX, sino en papiros y en escritores tardíos (Polibio, etc.); en el N.T. sólo en Pablo y Santiago. Si es pasivo, como cree Milligan, significa «está puesta en acción», como Polibio la tiene. La idea entonces es que la palabra de Dios está en acción en vosotros los creyentes.
14. Imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea (mimëtai tön ekklësiön tou theou tön ousön en tëi Ioudaiäi). Acerca de mimëtai véase 1:5. «Este pasaje, que implica una afectuosa admiración de las iglesias judías por parte de san Pablo, y así apoyando totalmente la impresión producida por la narración de Hechos, es totalmente destructivo de la teoría que algunos mantienen, basados en una mala interpretación de Gálatas 2, y por la ficción de las Pseudo-Clementinas, de una confrontación entre san Pablo y los Doce» (Lightfoot). En Cristo Jesús (en Christöi Iësou). Se precisa de esto para tener una iglesia cristiana de Dios. Nótese aquí el orden Cristo Jesús en contraste a Jesucristo en 1:1, 3. Vosotros también—tal como ellos (BAS) (kai humeis—kai autoi). Nótese el kai dos veces (uso correlativo de kai). Compatriotas (BAS) (sumphuletön). Compatriotas o miembros de la misma tribu. Palabra tardía que se refiere primariamente a gentiles, que indudablemente se unieron a los judíos de Tesalónica que instigaron los ataques contra Pablo y Silas, de modo que «fueron llevados a cabo por la población nativa, sin cuya cooperación se hubieran visto impotentes» (Lightfoot). Propios (BAS) (idiön) tiene aquí aparentemente un sentido debilitado. Nótese hupo aquí con el ablativo tanto con sumphuletön como con Ioudaiön después del intransitivo epathete (habéis padecido). La persecución de los cristianos por los judíos en Judea era conocida por todas partes.
15. Los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas (tön kai ton Kurion apokteinantön Iësoun kai tous prophëtas). Participio aoristo primero activo de apokteinö. Vívida justificación de su alabanza de las iglesias en Judea. Los judíos dieron muerte a los profetas antes de al Señor Jesús, quien les recordó de su culpabilidad (Mt. 23:29). Pablo, lo mismo que Pedro (Hch. 2:23), culpa a los judíos de la muerte de Cristo. Y a nosotros nos expulsaron (kai hëmäs ekdiöxantön). Un antiguo verbo que denota expulsar o desterrar, perseguir como una fiera salvaje. Sólo aquí en el N.T. Es la vívida descripción paulina de la escena que se cuenta en Hechos 17:5ss. cuando los rabinos y la gentuza del ágora lo expulsaron de Tesalónica con ayuda de los politarcas. No agradan a Dios (Theöi më areskontön). Los rabinos y judíos creían que estaban agradando a Dios al actuar de este modo, y así lo creía Pablo cuando devastaba la joven iglesia en Jerusalén. Pero Pablo tiene un mejor conocimiento ahora. Y se oponen a todos los hombres (kai pasin anthröpois enantiön). Caso dativo con el adjetivo enantiön (una palabra antigua y común, cara a cara, opuesto). Parece una palabra amarga acerca de los compatriotas de Pablo, a los que realmente amaba (Ro. 9:1–5; 10:1–6), pero Pablo conocía muy bien la pared intermedia de separación entre judío y gentil, como lo muestra en Efesios 2, y que sólo la cruz de Cristo puede derribar. Tácito (Hist. V. 5) dice que los judíos son adversus omnes alios hostile odium.
16. Impidiéndonos (köluontön hëmäs). Participio explicativo de la idea en enantiön. Muestran su hostilidad contra Pablo en cada oportunidad. Ya aquí en Corinto, desde donde Pablo les está escribiendo, ya han mostrado su ponzoñosa hostilidad contra Pablo, como lo pone en claro Lucas (Hch. 18:6ss.). No sólo se oponen a su obra entre los judíos, sino también entre los gentiles (ethnesi, naciones fuera del pacto abrahámico tal como ellos lo entendían). Para que éstos sean salvos (hina söthösin). Uso final de hina con el primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva de sözö, antiguo verbo, salvar. Era la única esperanza de los gentiles. Sólo Cristo, y no las religiones de misterio, ofrecía una verdadera esperanza. Para ir siempre llenando la medida de su pecado (V.M.) (eis to anaplërösai autön tas hamartias pantote). Otro ejemplo de eis to y del infinitivo como en el versículo 12. Puede bien tratarse del plan preconcebido de Dios de permitir que los judíos sigan y llenen (anaplërösai, nótese ana, llenar hasta el borde, un viejo verbo) o bien puede que se trate del resultado natural debido a los continuos (pantote) pecados de los judíos. Vino (ephthasen). Primer aoristo (atemporal) de indicativo, voz activa, de phthanö, que ya no significa venir delante, como en 1 Tesalonicenses 4:15, el único lugar en el N.T. donde retiene la vieja idea de venir delante. Algunos MSS. presentan el perfecto activo ephthaken, perfecto profético de consumación ya. Frame traduce: «Pero la ira ha venido por fin sobre ellos». Éste es el significado más probable de eis telos. Pablo ve anticipadamente, de una manera vívida, y predice, el resultado final de esta actitud de odio por parte de los judíos. Tristis exitus lo llama Bengel. Pablo habla por triste experiencia.
17. Separados de vosotros (aporphanisthentes aph’ humön). Participio aoristo primero pasivo del infrecuente verbo compuesto (aporphanizö, en Esquilo, pero en ningún otro pasaje del N.T.). Literalmente, siendo huérfanos de vosotros (aph’ humön, caso ablativo). Pablo vuelve a cambiar de figura (trophos, o madre-nodriza en el v. 7, nëpios o bebé en el versículo 7, patër o padre en el versículo 11) a huérfano (orphanos). Hace referencia al período de separación de ellos, por un poco de tiempo (pros kairon höras), por una sazón de una hora. Este giro aparece sólo aquí en el N.T., pero pros kairon en Lucas 8:13 y pros höran en 2 Corintios 7:8. Mas a Pablo le ha parecido largo. Desconocemos cuánto tiempo había estado fuera, pero indudablemente habían pasado algunos meses. De vista pero no de corazón (prosöpöi ou kardiäi). Caso locativo. Prosöpon, una antigua palabra (pros, ops, enfrente del ojo, rostro) para rostro, mirada, persona. Literalmente, en rostro o en persona. Su corazón estaba con ellos, aunque ya no vieran su rostro. El corazón, originalmente kardia, es el hombre interior, el asiento de los afectos y propósitos, no siempre en contraste con el intelecto (nous). «Fuera de la vista, pero no de la mente» (Rutherford). Tanto más procuramos (perissoterös espoudasamen). Aoristo ingresivo de indicativo, en voz activa, de spoudazö, antigua palabra apresurar (de spoudë, speudö). Nos esforzamos con mayor diligencia (V.M.). Adverbio comparativo perissoterös de perisson, más abundantemente que antes de quedar huérfanos de vosotros. Vuestro rostro (to prosöpon humön). Cf. su «rostro» más arriba. Con mucho deseo (en pollëi epithumeö, correr en pos, anhelar, sea bueno o malo).
18. Por lo cual (dioti). Como en 2:8. Quisimos ir a vosotros (ëthelësamen elthein pros humas). Primer aoristo de indicativo, voz activa, de thelö. Literalmente, deseamos venir a vosotros. Yo Pablo (egö men Paulos). Un claro ejemplo del plural literario ëthelësamen con el pronombre singular egö. Pablo emplea en su propio nombre también en otros pasajes, como en 2 Corintios 10:1; Gálatas 5:2; Colosenses 1:23; Efesios 3:1; Filemón 19. Una y otra vez (kai hapax kai dis). Como en Filipenses 4:16, tanto una como dos veces. Es un antiguo giro en Platón. Pero Satanás nos estorbó (kai enekopsen hëmas ho Satanas). Uso adversativo de kai = pero o y aún. Primer aoristo de indicativo en voz activa de enkoptö, palabra tardía, cortar adentro, dificultar, estorbar. Milligan cita un ejemplo de un papiro del siglo III a.C. Este verbo se emplea de cortar una carretera, de hacer impasable un camino. Así, Pablo acusa a Satanás de cortarle el camino. Empleado por Pablo en Hechos 24:4; Gálatas 5:7, y pasivo enekoptomën en Romanos 15:22 y 1 Pedro 3:7. Este estorbo puede haber sido por enfermedad, oposición de los judíos en Corinto, u otras causas.
19. Corona de gloria (BAS) (stephanos kauchëseös). Cuando un rey o conquistador acudía de visita se le daba una guirnalda de gloria. Pablo da aquí respuesta a la insinuación de que no quería realmente volver. En su venida (en tëi autou parousiäi). Esta palabra parousia no es técnica (sólo presencia, de pareimi). En 2 Tesalonicenses 2:9; 1 Corintios 16:17; 2 Corintios 7:6ss.; 10:10; Filipenses 1:26; 2:12. Pero aquí (y también en 1 Ts. 3:13; 4:15; 5:23; 2 Ts. 2:1, 8; 1 Co. 15:23) tenemos el sentido técnico de la segunda venida de Cristo. Deissmann (Light from the Ancient East, págs. 372ss.) señala que la palabra en los papiros es casi un término técnico denotando la llegada de un rey o gobernador, que espera recibir su «corona de llegada». Los tesalonicenses, dice Pablo, serán su corona, gloria y gozo cuando venga Jesús.
1. No pudiendo soportarlo más (mëketi stegontes). Stegö es un antiguo verbo, cubrir, de stegë, tejado (Mr. 2:4), cubrir de silencio, esconder, retener, soportar, como aquí y en 1 Corintios 9:12; 13:7. En los papiros tiene este sentido (Moulton y Milligan, Vocabulary). Mëketi es el negativo usual con participio en el Koiné, en lugar de ouketi. Tuvimos a bien (ëudokësamen). Bien en plural literario, como en 2:18, o bien Pablo y Silas, como es más probable. Si es así, tanto Timoteo como Silas llegaron a Atenas (Hch. 17:15ss.), pero Timoteo fue enviado (enviamos, v. 2, epempsamen) directamente de regreso a Tesalónica, y más tarde Pablo envió a Silas a Berea y a Tesalónica (v. 5, envié, epempsa). Luego tanto Silas como Timoteo volvieron de Macedonia a Corinto (Hch. 18:5). Solos (monoi). Incluyendo a Silas. Servidor de Dios (diakonon tou theou). Ver Mateo 22:13 para esta interesante palabra, aquí en su sentido general, no en el sentido técnico de diácono. Algunos MSS. tienen colaborador (sunergon). Ya mencionado como apóstol en 2:7, y ahora hermano, siervo (y posiblemente colaborador).
3. Que nadie se inquiete (to mëdena sainesthai). Infinitivo articular epexegético en caso acusativo de referencia general. Sainö es un antiguo verbo, mover la cola, adular, seducir, y este sentido es el adecuado aquí (el único ejemplo del N.T.). El sentido de «inquietar» o de agitación o desaliento proviene de siainesthai, la lectura de F y G, y que se encuentra en los papiros. Estamos puestos (keimetha). Presente en voz media, empleado aquí como pasivo de tithëmi. Nosotros los cristianos estamos puestos para esto (eis touto), para ser seducidos por tribulaciones. Tenemos que resistir.
4. Os predecíamos (proelegomen humin). Imperfecto, voz activa, solíamos decíroslo anticipadamente. Viejo verbo, raro en el N.T. (sólo en Pablo). Que íbamos a pasar tribulaciones (hoti mellomen thlibesthai). Mellö y el presente de infinitivo en voz pasiva. No se trataba de una mera predicción, sino de la voluntad dispuesta de Dios, como resultó en Tesalónica.
5. Para informarme (eis to gnönai). El giro común de Pablo (v. 2), eis to y el infinitivo de propósito (segundo aoristo ingresivo en voz activa de ginöskö, venir a conocer). No sea que os hubiese tentado el tentador (më pös epeirasen humäs to peirazön). Findlay toma esto como una pregunta con respuesta negativa, pero más probablemente se trata de una cláusula negativa final con më pös acerca de una acción pasada con el aoristo de indicativo, en conformidad al idioma clásico, como en Gálatas 2:2 (më pös—edramon) y Gálatas 4:11 después del verbo de temer (Robertson, Grammar, pág. 988). Es un temor que la cosa pueda resultar así acerca del pasado. Resultase (genëtai). Aquí la construcción usual (aoristo de subjuntivo con më pös) acerca del futuro.
6. Ahora (arti). Justo ahora, habiendo regresado Timoteo (elthontos Timotheou, genitivo absoluto). No está claro por qué Silas no es nombrado, a no ser que hubiera llegado de Berea o de algún otro lugar de Macedonia. Buenas noticias de (euaggelisamenou). Participio aoristo primero en voz media del verbo para evangelizar. Recordáis (echete mneian), literalmente, «tenéis recuerdo». La misma palabra que Pablo emplea en 1:2. Deseando vernos (epipothountes hëmäs idein). Verbo antiguo y fuerte, epi-, directivo, anhelar por. Un anhelo mutuo que complacía a Pablo («como también nosotros a vosotros»).
7. Respecto a vosotros (eph’ humin). Epi con el locativo, la base sobre la que reposa la «consolación». En medio de (epi). Otra vez caso locativo con epi. Necesidad (anagkëi). Necesidad física, sentido común en el griego tardío, ahogando (agchö, angor), y abrumadora aflicción (thlipsis, thlibö).
8. Si vosotros estáis firmes (ean humeis stëkete). Condición de primera clase, ean, y presente de indicativo en voz activa (texto correcto, no stëkëte, subjuntivo) de stëkö, forma tardía derivada del perfecto hestëka, de histëmi, poner.
9. Dar a Dios … a cambio (töi theöi antapodounai). Segundo aoristo de infinitivo en voz activa del verbo compuesto doble ant-apodidömi, dar de vuelta (apo) a cambio de (anti). Es un verbo antiguo, infrecuente en el N.T., pero vuelve a aparecer en 2 Tesalonicenses 1:6. Por vosotros (peri humön). Alrededor (respecto a) vosotros, mientras que en el versículo 2 huper (sobre) es empleado para «respecto a vuestra fe». De (epi). «Por.» Otra vez la base como causa o razón para el gozo. Con que nos gozamos (hëi chairomen). Probablemente acusativo cognado hën con chairomen atraído al locativo charäi (Mt. 2:10).
10. Con gran insistencia (huperekperissou). Adverbio compuesto doble, sólo en 1 Tesalonicenses 3:10; 5:13 (algunos MSS. tienen el sufijo -ös). Como apilando Osa sobre Pelión, perissös, abundantemente, ek perissou, fuera de límites, huperekpérissou, más que fuera de límites (rebosando por encima de todos los límites). Y completemos (kai katartisai). Primer aoristo del infinitivo articular, voz activa, de propósito (eis to idein—kai), de katartizö, remendar redes (Mt. 4:21) u hombres (Gá. 6:1). Mayormente tardío. Lo que falte a (ta husterëmata). Los defectos, las carencias o sobrantes (Col. 1:24). De hustereö (husteron), llegar tarde.
11. El mismo Dios y Padre nuestro (autos ho theos kai patër hëmön). Nótese un artículo con ambos sustantivos para una persona. Y nuestro Señor Jesucristo (kai ho Kurios hëmön Iësous). Obsérvese que «Cristo» se omite aquí (cf. V.M., BAS). RVR77 sigue aquí el TR. Artículo separado aquí con Iësous. En Tito 2:13 y 2 Pedro 1:1 aparece sólo un artículo (no dos) tratando «Nuestro Dios y Salvador Jesucristo» como uno, como «Nuestro Señor y Salvador Jesucristo» en 2 Pedro 1:11; 2:20; 3:18. Dirijan nuestro camino (kateuthunai tën hodon hëmön). Primer aoristo optativo (acento agudo sobre la penúltima sílaba, no el aoristo de infinitivo activo con circunflejo sobre la primera), de kateuthunö, viejo verbo, enderezar el camino. También verbo en singular, aunque tanto Dios como Cristo son mencionados como el sujeto del verbo (unidad en la Deidad). Aparte de më genoito (que no suceda tal cosa) el optativo en un deseo de la tercera persona se halla en el N.T. solamente en 1 Tesalonicenses 3:11, 12; 5:23; 2 Tesalonicenses 2:17; 3:5, 16; Romanos 15:5, 13.
12. El Señor (ho Kurios). El Señor Jesús. Pablo ora a Cristo. Os haga crecer (humas pleonasai). Primer aoristo optativo en voz activa (deseo para el futuro) de pleonazö, verbo tardío de pleon (más), sobreabundar. Y abundar (perisseusai). Primer aoristo de optativo, activo (deseo por el futuro) de perisseuö, de perissos, un antiguo verbo, exceder (común en el N.T.). Es difícil ver mucha diferencia entre ambos verbos.
13. Para afianzar (eis to stërixai). Otro ejemplo de eis y del infinitivo articular de propósito. El mismo giro en 3:2. De stërizö, de stërigx, un apoyo. Irreprensibles (amemptous). Un viejo adjetivo compuesto (a privativo y verbal de memphomai, inculpar). Infrecuente en el N.T. Aquí en posición de predicado. Otra vez la segunda venida de Cristo.
1. Por lo demás (loipon). Acusativo de referencia general de loipos por lo que resta, en cuanto a lo restante. No significa una conclusión fınal, sino una mera expresión coloquial apuntando hacia el final (Milligan) como en 2 Corintios 13:11; 2 Timoteo 4:8. Lo mismo to loipon en 2 Tesalonicenses 3:1; Filipenses 3:1; 4:8. Os rogamos (erötömen). No «preguntamos», como en el griego antiguo, sino como frecuentemente en el N.T. (1 Ts. 5:12; 2 Ts. 2:1; Fil. 4:3) y también en los papiros hacer una apremiante petición a alguien. Cómo os conviene (to pös dei humäs). Literalmente, una pregunta articular explicativa indirecta (to pös) después de parelabëte, según el giro clásico común en Lucas (1:62; 22:2, 4, 23, 24) y Pablo (Ro. 8:26). Así abundéis (hina perisseuëte). Una construcción suelta de la cláusula con hina con presente de subjuntivo después de dos cláusulas subordinadas con kathös (así como, como; cf. F. Lacueva, Nuevo Testamento interlineal, loc. cit.), a conectar con «rogamos y exhortamos». Más y más (mallon). Simplemente más, pero añadido a la misma idea en perisseuëte. Véase también v. 11.
2. Qué instrucciones (tinas paraggelias). Plural, encargos, preceptos; mandamiento (Hch. 16:24), prohibición (Hch. 5:28), vida recta (1 Ti. 1:5). Término militar en Jenofonte y Polibio.
3. Vuestra santificación (ho hagiasmos humön). Hallado sólo en la Biblia griega y en los escritores eclesiásticos, de hagiazö, tomando ambos los puestos de las palabras más antiguas hagizö, hagismos con sus ideas técnicas de consagración a un dios o diosa sin incluir la santidad en la vida. Así que Pablo hace aquí una clara y rotunda afirmación para exponer la idea cristiana de la santificación como siendo «la voluntad de Dios» (aposición) y adicionalmente explicada mediante el infinitivo epexegético que os apartéis de fornicación (apechesthai humas apo tës porneias). La religión pagana no demandaba la pureza sexual a sus devotos, siendo los mismos dioses y diosas sumamente inmorales. Había templos con sacerdotisas para prostituirse con los hombres que acudieran.
4. Que cada uno de vosotros sepa cómo (eidenai hekaston humön). Un adicional infinitivo epexegético (segundo perfecto activo), aprenda cómo y así sepa cómo (aprender el hábito de la pureza). Poseer su propio vaso (to heautou skeuos ktasthai). Presente de infinitivo, voz media, de ktaomai, adquirir, no kektësthai, poseer. Pero, ¿qué es lo que Pablo significa por «su propio vaso»? Sólo puede significar su propio cuerpo o su propia esposa. Se levantan objeciones contra ambos puntos de vista, pero quizá signifique que el hombre adquirirá su propia esposa «en santidad y honor», palabras que elevan a la esposa y que ponen en claro que Pablo demanda pureza sexual por parte de los hombres (tanto de los casados como de los solteros). No hay doble patrón. Cuando el marido llega al lecho matrimonial, debería llegar como hombre casto a una esposa casta.
5. No en pasión de concupiscencia (më en pathei epithumias). Una clara descripción de la forma errónea en que el marido puede llegar al matrimonio. Que no conocen a Dios (ta më eidota ton theon). Segundo participio perfecto de oida. Los paganos conocían a dioses que eran tan licenciosos como ellos mismos, pero no a Dios. Una de las razones del avivamiento del paganismo en la vida actual se debe confesadamente a esto mismo, que la gente quiere librarse de las inhibiciones impuestas por Dios contra la licencia.
6. Que ninguno agravie (to më huperbainein). Antiguo verbo, ir más allá. Uso final de to (acusativo de referencia general) y el infinitivo (negativo më), paralelo a apechesthai y eidenai ktasthai anterior. Ni defraude … a su hermano (kai pleonektein ton adelphon autou). Tomar más, excederse, aprovecharse de, defraudar. En este asunto (en töi pragmati). La delicadeza de Pablo le hace refrenarse de emplear términos más contundentes, y el contexto lo aclara suficientemente como en 2 Corintios 7:11 (töi pragmati). Vengador (ekdikos). Término legal en los papiros para vengador legal. Los hombres y mujeres de nuestra época actual tienen que recordar que Dios es el vengador de los males sexuales tanto en esta vida como en la venidera.
7. No … a inmundicia, sino a santificación (epi akatharsiäi all’ en hagiasmöi). Un acusado contraste, hecho aún más acusado por las dos preposiciones epi (sobre la base de) y en (en la esfera de). Dios nos ha «llamado» a todos a una vida sexual decente y en consonancia con sus objetivos y propósitos. Era necesario que Pablo expusiera este sublime ideal ante los tesalonicenses cristianos que vivían en medio de un mundo pagano. Hoy día es igual de importante.
8. Así que (toigaroun). Esta partícula de triple composición (toi, gar, oun) está sólo aquí y en Hebreos 12:1 en todo el N.T. Pablo aplica la lógica del caso. El que desecha (ho athetön). Este verbo tardío (Polibio y la LXX) proviene de a-thetos (a, privativo, y adjetivo verbal de tithëmi, proscribir una cosa, anularla). Sino a Dios (alla ton theon). Pablo ve esto claramente, como también los modernos ateos. A fin de justificar su licencia no dudan en dar la espalda a Dios.
9. Acerca del amor fraternal (peri tës philadelphias). Palabra tardía, amor de hermanos o hermanas. En griego profano (un ejemplo en un papiro) y en la LXX esta palabra significaba amor de los realmente emparentados por lazos de sangre, pero en el N.T. es la relación en el amor de Cristo, como aquí. Habéis aprendido de Dios (theodidaktoi este). Sólo aquí y en escritores eclesiásticos. Adjetivo verbal pasivo en -tos de didaskö, como si theo- estuviera en caso ablativo como didaktoi theou (Jn. 6:45). Literalmente, enseñados por Dios estáis (cf. F. Lacueva, Nuevo Testamento interlineal, loc. cit.). Que os améis unos a otros (eis to agapäin allëlous). Otro ejemplo de eis to y el infinitivo. Solamente los que han sido enseñados por Dios siguen amándose unos a otros, aman a su prójimo, e incluso a sus enemigos, tal como Jesús nos enseñó (Mt. 5:44). Nótese el empleo de agapaö, no phileö.
10. Lo hacéis (poieite auto). El auto hace referencia a to agapäin allëlous (a amarse unos a otros). Una delicada alabanza.
11. Que os esforcéis afanosamente por tener tranquilidad (philotimeisthai hësuchazein). Primer infinitivo dependiente de parakaloumen (v. 10, os exhortamos), el segundo sobre philotimeisthai (viejo verbo derivado de philotimos, ansioso de honor, philos, timë). El concepto de ambición aparece en cada uno de los tres ejemplos del N.T. (1 Ts. 4:11; 2 Co. 5:9; Ro. 5:20), pero se trata de ambición a hacer lo bueno, no lo malo. La palabra ambición es latina (ambitio, de ambo, ire, ir a ambos lados para conseguir los fines de uno, y a menudo en mal sentido). Un predicador vacío de ambición no tiene poder. Había un espíritu agitado en Tesalónica debido a un malentendido acerca de la segunda venida. Así que Pablo apremia a que una ambición se acalle o calme, a que conduzca una vida tranquila, incluyendo silencio (Hch. 11:18). Ocuparos en vuestros propios asuntos (prassein ta idia). Presente de infinitivo, como los otros, tener el hábito de cuidarse de sus propios asuntos (ta idia). A esta agitación entremetida aquí condenada hace alusión Pablo otra vez en 2 Tesalonicenses 3:11 en términos más claros. Es asombrosa la sabiduría que la gente tiene acerca de los asuntos de los demás, y el poco interés que tienen en los suyos. Trabajar con vuestras manos (ergazesthai tais chersin humön). Caso instrumental (chersin). Pablo dio una nueva dignidad al trabajo manual, tanto por precepto como por ejemplo. Había en la iglesia de Tesalónica «píos» ociosos que estaban provocando problemas. Esto ya se lo había mandado cuando estaba con ellos.
12. A fin de que os conduzcáis honradamente (hina peripatëte euschëmonös). Presente de subjuntivo (acción lineal). Viejo adverbio de euschëmön (eu, shcëma, latín habitus, figura grácil), apropiadamente, decentemente. En el N.T. sólo aquí y en Romanos 13:13. Esta idea incluye honradas transacciones financieras, y mucho más también. Las personas no pertenecientes a las iglesias tienen derecho a vigilar la conducta de los profesos cristianos en los negocios, la vida doméstica, social y política.
13. Y no queremos (ou thelomen). No deseamos. Que ignoréis (de humas agnoein). Una antigua palabra, no conocer (a, privativo, gno-, raíz de ginöskö). No hay ventaja alguna en la ignorancia. Acerca de los que duermen (peri tön koimömenön). Participio presente pasivo (o medio) (Aleph, B) en lugar del perfecto pasivo kekoimënön de muchos MSS. posteriores. Del antiguo koimaö, poner a dormir. El tiempo presente da idea de repetición, caer dormidos de tiempo en tiempo. Los griegos y romanos empleaban esta figura del sueño para la muerte, lo mismo que Jesús (Jn. 11:11) y en general el N.T. (cf. nuestra palabra cementerio). Por la razón que fuera, los tesalonicenses tenían un concepto erróneo acerca de los muertos en relación con la segunda venida. Como los demás que no tienen esperanza (kathös hoi loipoi hoi më echontes elpida). Esta imagen de la desesperación del mundo pagano acerca de la vida futura queda ampliamente ilustrada en antiguos escritos y particularmente por medio de inscripciones sobre tumbas (Milligan). Algunos paganos, pocos, se aferraban a esta esperanza, pero la mayor parte de ellos no tenían ninguna.
14. Porque si creemos (ei gar pisteuomen). Condición de primera clase, dando por supuesta la realidad de la muerte y resurrección de Jesús. Con Jesús (dia tou Iësou). Literalmente, por medio de Jesús. Está en una posición anfibológica y puede ser tomada bien con tous koimëthentas (que han dormido en o por medio de Jesús) como hoi koimëthentes en Christöi en 1 Corintios 15:18, lo que es probablemente correcto, o bien con axei (por medio de Jesús con Dios). Con Él (sun autöi). Juntamente con Jesús. Jesús es el vínculo de conexión (dia) para aquellos que duermen (koimëthentas, primer aoristo, voz pasiva, pero con sentido medio) y la resurrección de ellos.
15. Por palabra del Señor (en logöi Kuriou). No sabemos a qué palabra del Señor Jesús hace referencia Pablo, y posiblemente el apóstol se refiere a la enseñanza general de Cristo más que a una cita. Puede que esté afirmando una revelación directa acerca de esta importante cuestión, como en el caso de la Cena del Señor en 1 Corintios 11:23. Jesús puede haberse referido a esta cuestión, aunque no nos haya sido preservado el registro de ello (cf. Mr. 9:1). Nosotros los que vivamos (hëmeis hoi zöntes). Pablo se incluye aquí a sí mismo, pero ello no demuestra en absoluto que Pablo supiera que estaría vivo en la Venida de Cristo. Estaba vivo, no muerto, al escribir. No precederemos (V.M.: No llevaremos ventaja alguna) (ou më phthasömen). Segundo aoristo de subjuntivo, voz activa, de phthano, venir antes, anticipar. Esta negación rotunda, enfática, ou më (negación doble) y el subjuntivo son el giro normal (Robertson, Grammar, pág. 929). Así, no había razones para inquietarse por los muertos en Cristo.
16. Con voz de mando (en keleusmati). Nótese este uso llamado instrumental de en. Un antiguo término, sólo aquí en el N.T., de keleuö, ordenar, mandar (orden militar). Cristo vendrá como Conquistador. Con voz de arcángel (en phönëi archaggelou). Una explicación adicional de keleusmati (voz de mando). El único arcángel mencionado en el N.T. es Miguel en Judas 9. Pero nótese la ausencia del artículo tanto con phönëi como con archaggelou. Así, la referencia puede que sea indefinida. Con trompeta de Dios (en salpiggi theou). Trompeta. La misma figura en 1 Corintios 15:52. Los muertos en Cristo resucitarán primero (hoi nekroi en Christöi anastësontai pröton). Primero hace aquí referencia claramente al hecho de que, bien lejos de que los muertos en Cristo no vayan a tener parte en la Parusía, resucitarán antes de que los vivos sean transformados.
17. Luego (epeita). El siguiente paso, no en el mismo punto de tiempo (tote), sino inmediatamente después. Juntamente con ellos (hama sun autois). Nótese ambos hama (al mismo tiempo) y sun (juntamente con) con el caso asociativo instrumental autois (los santos resucitados). Seremos arrebatados (harpagësometha). Futuro segundo de indicativo, voz pasiva, de harpazö, antiguo verbo, arrebatar, llevarse consigo, como el término latino rapio. Para salir al encuentro del Señor en el aire (eis apantësin tou Kuriou eis aera). Este giro griego especial es común en la LXX como en hebreo, pero también lo tiene Polibio, y aparece en los papiros (Moulton, Proleg., pág. 14, n. 3). Este arrebatamiento de los santos (tanto resucitados como cambiados) es una culminación gloriosa en el argumento consolador de Pablo. Y así (kai houtös). Éste es el resultado, estar para siempre con el Señor, no diciendo Pablo si hay un retorno a la tierra o partiendo de inmediato hacia el cielo. Estar con Cristo es la principal esperanza de la vida de Pablo (1 Ts. 5:10; Fil. 1:23; Col. 3:4; 2 Co. 5:8).
18. Con estas palabras (en teis logois toutois). En estas palabras. Fueron una consolación para los tesalonicenses como siguen siendo un consuelo hoy para el pueblo de Dios.
CAPÍTULO 5
1. Pero acerca de los tiempos y de las sazones (peri de tön chronön kai tön kairön). Véanse ambas palabras empleadas también en Tito (1:2ss.). Chronos es más bien un período extendido, y kairos un lapso de tiempo definido.
2. Sabéis perfectamente (akribös oidate). Sabed con precisión, no «los tiempos y las sazones», sino su propia ignorancia. Del mismo modo que un ladrón en la noche (hös kleptës en nukti). Como un ladrón en la noche, repentina e inesperadamente. Reminiscencia de la palabra de Jesús (Mt. 24:43 = Lc. 12:39), empleado también en 2 Pedro 3:10; Apocalipsis 3:3; 16:15. Vendrá (erchetai). Tiempo presente profético o futurista: «viene».
3. Cuando estén diciendo (hotan legösin). Presente de subjuntivo en voz activa, describiendo a aquellos falsos profetas de paz y seguridad, como Ezequiel 13:10 (Paz, no habiendo paz). Asphaleia sólo aparece en el N.T. en Lucas 1:4 (que véase), Hechos 5:23 y aquí. Destrucción repentina (aiphnidios olethros). Olethros es una antigua palabra derivada de ollumi, destruir. Véase también 2 Tesalonicenses 1:9. Aiphnidios, antiguo adjetivo relacionado con aphnö, y en el N.T. sólo aquí y en Lucas 21:34, donde Westcott y Hort escriben ephnidios. Vendrá sobre ellos, lit., «viene sobre ellos» (autois epistatai). Una forma no aspirada, en lugar del usual ephistatai (presente de indicativo en voz media), quizá de ephistëmi, debido a la confusión con epistamai. Como los dolores a la mujer encinta (hösper hë ödin tëi en gastri echousëi). Forma antigua ödis para dolores de parto, también empleada por Jesús (Mr. 13:8; Mt. 24:8). Frase técnica para embarazo, a la que lo tiene en vientre (cf. Mt. 1:18 de María). No escaparán de ningún modo (ou më ekphugösin). Una negación intensa como la de 4:15, ou më (doble negativo) y el segundo aoristo de subjuntivo, voz activa.
4. Como un ladrón (hös kleptës). Como en el versículo 2, pero A, B, Bohaírico tienen kleptas (ladrones), volviendo la metáfora del revés.
5. Hijos de la luz (huioi phötos), hijos del día (huioi hëmeras). Mayormente un hebraísmo de traducción (Deissmann, Bible Studies, págs. 161ss.). Cf. las palabras de Jesús en Lucas 16:8 y de Pablo en Efesios 5:9. Allí repite la misma idea pasando de «vosotros» a «nosotros», y empleando nuktos (noche) y skotous (tinieblas), predicados genitivos.
6. Por tanto (ara oun). Dos partículas inferenciales, como en 2 Tesalonicenses 2:15 y sólo en los escritos de Pablo en el N.T. No durmamos (më katheudömen). Presente de subjuntivo activo (volitivo), no sigamos durmiendo. Velemos (grëgorömen). Presente de subjuntivo en voz activa (volitivo) otra vez, mantengámonos despiertos (el tardío verbo grëgoreö, del perfecto egrëgora). Seamos sobrios (nëphömen). Presente de subjuntivo activo (volitivo). Antiguo verbo, no estar ebrio. En el N.T. sólo en sentido figurado, estar en calma, sobrio. También en el versículo 8 con la metáfora de embriaguez como contraste.
7. Los que se embriagan, de noche se embriagan (hoi methuskomenoi nuktos methuousin). No hay una verdadera diferencia de sentido entre methuskö y methuö, estar ebrio, excepto que methuskö (verbo inceptivo en skö) significa embriagarse. De noche (nuktos, genitivo, por la noche, de noche) es el tiempo predilecto para las orgías de los bebedores.
8. Habiéndonos vestido con la coraza de fe y amor (endusamenoi thöraka pisteös kai agapës). Participio aoristo primero (ingresivo) en voz media de enduö. La misma figura de coraza aparece en Efesios 6:14, sólo que allí es «de justicia». La idea de vigilancia nos da la descripción de un centinela de guardia y armado en la mente de Pablo como en Romanos 13:12, con «las armas de la luz». La palabra thörax (coraza) es común en la LXX. Con la esperanza de salvación como yelmo (perikephalaian elpida sötërias). La misma figura en Efesios 6:17 y las dos como Isaías 59:17. Palabra tardía significando alrededor (peri) de la cabeza (kephalë); aparece también en Polibio, la LXX y en los papiros. Sötërias es el genitivo objetivo.
9. Sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo (alla eis peripoiësin sötërias dia tou Kuriou hëmön Iësou Christou). La palabra difícil aquí es peripoiësin, que puede que sea pasiva, la posesión de Dios, como en 1 Pedro 2:9, o activa, obteniendo, como en 2 Tesalonicenses 2:14. Esto último es posiblemente la idea aquí. Tenemos que mantenernos despiertos, a fin de cumplir el propósito de Dios (etheto, puesto, segundo aoristo de indicativo, voz media, de tithëmi) al llamarnos. Ésta es nuestra esperanza de la victoria final (Salvación en este sentido).
10. Por nosotros (peri hëmön). Alrededor de nosotros. Así Westcott y Hort, pero huper (sobre, en favor de), como en muchos MSS. Estas preposiciones frecuentemente se intercambiaban en los MSS. del N.T. Ya sea que velemos, o que durmamos (eite grëgorömen eite katheudömen). Condición alternativa de la tercera clase con presente de subjuntivo, aunque eante—eante sea una conjunción más usual (Robertson, Grammar, pág. 1.017). Empleado aquí de vida y muerte, no como metáfora. Vivamos juntamente con Él (hina hama sun autöi zësömen). Primer aoristo de subjuntivo, constativo, en voz activa, cubriendo toda la vida (ahora y en el más allá) junto con (hama sun como en 5:17) Jesús.
11. Edificaos unos a otros (oikodomeite heis ton hena). Literalmente, edificad, uno al uno (heis, nominativo en aposición partitiva con el sujeto de oikodomeite, humeis, no expresado). Entonces ton hena, el acusativo en aposición partitiva con el inexpresado heautous o allëlous. Véase el mismo giro en 1 Corintios 4:6, uno en favor del uno, heis huper tou henos. Edificar es una metáfora predilecta de Pablo.
12. A los que trabajan entre vosotros (tous kopiöntas en humin). Antigua palabra para trabajar incluso si se está fatigado. Y os presiden en el Señor (kai proistamenous humön en Kuriöi). El mismo artículo con este participio. Literalmente, los que están delante de vosotros, vuestros líderes en el Señor, los presbíteros u obispos y diáconos. Conocedlos y seguidlos. Y os amonestan (kai nouthetountas humas). Viejo verbo derivado de nouthetës, y esto de nous (mente) y tithëmi, poner. Poniendo sentido en las cabezas de la gente. Una ingrata pero necesaria tarea. El mismo artículo relaciona los tres participios, diferentes funciones de los mismos líderes en la iglesia.
13. Y que los tengáis en … estima (kai hëgeisthai … en agapë). Familiarízate con ellos, y estima a los líderes. Los ociosos de Tesalónica evidentemente habían rehusado seguir a sus líderes en las actividades de la iglesia. Necesitamos hoy día de sabio liderazgo, pero también más seguimiento sabio. Un ejército de capitanes y coroneles jamás ganó una batalla.
14. Que amonestéis a los ociosos (noutheteite tous ataktous). Poner sentido en la turba indisciplinada que rompe las filas (a, privativo, y taktos, adjetivo verbal de tassö, mantener un orden militar). Recuérdense los ociosos del ágora empleados contra Pablo (Hch. 17:5). Se trata de una tarea desafiante para cada líder. Que alentéis a los de poco ánimo (paramutheisthe tous oligopsuchous). Viejo verbo, alentar o consolar, como en Juan 11:31, aunque no tan común en el N.T. como parakaleö, el adjetivo compuesto (oligos, pequeño; psuchë, alma), de alma pequeña, palabra tardía en la LXX. El verbo oligopsucheö aparece en los papiros. Las condiciones locales llevan a menudo a que muchos se desalienten y quieran abandonar, arrojar la toalla. Éstos tienen que ser retenidos en las filas. Que sostengáis a los débiles (antechesthe tön asthenön). Voz media con genitivo de antechö, viejo verbo, en el N.T. sólo en voz media, aferrarse a, asirse de (con genitivo). Los débiles son los tentados al pecado (por ejemplo, a la inmoralidad). Que seáis pacientes para con todos (makrothumeite pros pantas). Estos desordenados elementos ponen a prueba la paciencia de los líderes. Mantente por ellos. ¡Qué maravilloso ideal presenta aquí Pablo a los líderes de la iglesia!
15. Mirad que ninguno devuelva a otro mal por mal (horate më tis kakon anti kakou apodöi). Nótese më con el subjuntivo aoristo (propósito negativo) apodöi de apodidömi, dar de vuelta. Represalia, venganza, condenada por Jesús (Mt. 5:38–42) y por Pablo en Romanos 12:17, que generalmente toma la forma de «mal por mal» en lugar de «bien por bien» (kalon anti kalou). Nótese la idea de intercambio en anti. Seguid (diökete). Mantener la persecución (diökö) tras lo bueno.
18. Dad gracias en todo (en panti eucharisteite). Hay un halo de luz tras cada nube. Dios está con nosotros, sea lo que sea que nos sobrevenga. Es la voluntad de Dios que hallemos gozo en la oración en Cristo Jesús en cada condición de la vida.
19. No apaguéis el Espíritu (to pneuma më sbennute). më con el presente de imperativo significa dejar de hacerlo, o no tener el hábito de hacerlo. Es una atrevida figura. Algunos de ellos estaban tratando de apagar el fuego del Espíritu Santo, probablemente los dones especiales del Espíritu Santo, como significa el versículo 20. Pero aun así el ejercicio de estos dones especiales (1 Co. 12–14; 1 Co. 12:24; Ro. 12:6–9) debía ser con decencia (euschëmonos, 1 Ts. 4:12) y en orden (kata taxin, 1 Co. 14:40) y para edificación (pros oikodomën, 1 Co. 14:26). Hoy, como entonces, hay dos extremos acerca de los dones espirituales (una fría indiferencia o un desenfrenado exceso). No es difícil apagar el fuego del fervor y poder espiritual.
20. No menospreciéis las profecías (prophëteias më exoutheneite). La misma construcción, dejad de contar como nada (exoutheneö outhen = ouden), forma tardía en la LXX. Plutarco tiene exoudenizö. Forma plural propheteias (acusativo). La palabra significa proclamar (pro-phëmi) en lugar de predecir y es el principal de los dones espirituales (1 Co. 14) y evidentemente había sido depreciado en Tesalónica, y posteriormente lo fue en Corinto.
21. Examinadlo todo (panta [de] dokimazete). Probablemente de (pero) es genuino. Incluso el don de la profecía tiene que ser puesto a prueba (1 Co. 12:10; 14:29) para evitar error. Pablo muestra aquí un fino equilibrio. Retened lo bueno (to kalon katechete). Seguid manteniendo lo hermoso (noble, moralmente hermoso). Presente de imperativo kat-echö (uso perfectivo de kata- aquí).
22. Absteneos de toda especie de mal (apo pantos eidous ponërou apechesthe). Presente en voz media (directa) de imperativo de ap-echö (contraste con kat-echö) y repetición de la preposición apo repetida con ablativo como en 1 Tesalonicenses 4:3. Nótese aquí el empleo de ponërou para mal sin el artículo, un modismo bien común. Eidos (de eidon) significa, naturalmente, mirada o apariencia, como en Lucas 3:23; 9:29; Juan 5:37; 2 Corintios 5:7. Pero, si se toma en este sentido, no es apariencia en oposición a realidad (Milligan). Los papiros dan varios ejemplos de eidos en el sentido de clase o especie, y ésta es la idea que va mejor aquí. El mal tenía una manera de infiltrarse incluso en los dones espirituales, incluyendo en la profecía.
23. El Dios … de paz (ho theos tës eirënës). El Dios caracterizado por paz en su naturaleza, que gozosamente también la otorga. Una frase común (Milligan) al final de las Epístolas de Pablo (2 Co. 13:11; Ro. 15:33; 16:20; Fil. 4:9) y el Señor de Paz en 2 Tesalonicenses 3:16. Os santifique (hagiasai humäs). Primer aoristo optativo, voz activa, en un deseo para el futuro. Nuevo verbo en la LXX y en el N.T. en lugar del antiguo hagizö, hacer o declarar santo (hagios), consagrar, separar de cosas profanas. Por completo (holoteleis). Predicado adjetivo en plural (holos, entero; telos, fin), no el adverbio holotelös. Palabra tardía en Plutarco, Hexapla, y en una inscripción en el 67 d.C. (Moulton y Milligan, Vocabulary). Sólo aparece aquí en el N.T. Aquí significa la totalidad de cada uno de vosotros, cada parte de cada uno de vosotros, «de arriba abajo» (Lutero), cualitativamente mejor que cuantitativamente. Vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo (humön to pneuma kai hë psuchë kai to söma). No necesariamente una tricotomía, en oposición a la dicotomía en otros pasajes en las Epístolas de Pablo. Tanto creyentes como incrédulos tienen un hombre interior (alma, psuchë; mente, nous; corazón, kardia; el hombre interior, ho esö anthröpos) y el hombre exterior (söma, ho exö anthröpos). Pero el creyente tiene al Espíritu Santo de Dios y el espíritu renovado del hombre (1 Co. 2:11; Ro. 8:9–11). Sea guardado entero (RV) (holoklëron tërëtheië). Primer aoristo pasivo optativo en deseo para el futuro. Nótese el verbo singular y el adjetivo singular (neutro) mostrando que Pablo concibe acerca del hombre como «un todo indiviso» (Frame); la oración es para la consagración de cuerpo y alma (cf. 1 Co. 6). El adjetivo holoklëron está como predicado y es una antigua forma, significando completo en todas sus partes (holos, todo; klëros, parte). No debe haber deficiencia en ninguna parte. Teleios (de telos, fin) significa perfección final. Sin reprensión (RV) (amemptös). Viejo adverbio (a, privativo; memptos, adjetivo verbal de memphomai, acusar) sólo en 1 Tesalonicenses en el N.T. (2:10; 3:13; 5:23). Milligan lo señala en ciertas inscripciones sepulcrales descubiertas en Tesalónica. Para la venida (en tëi parousiäi). La Segunda Venida, que era una esperanza sustentadora para Pablo, como debería serlo para nosotros, y se menciona frecuentemente en esta epístola (véase 2:19).
24. Fiel (pistos). Refiriéndose a Dios, que llama y que lo llevará todo a su conclusión (Fil. 1:6).
25. Orad por nosotros (proseuchesthe [kai] peri hëmön). Él ha orado por ellos. Añade aquí «este toque humano» (Frame) y pide las oraciones de sus convertidos (2 Ts. 3:1; Col. 4:2ss.). Probablemente kai sea también genuina (B, D).
26. Con beso santo (en philëmati hagiöi). Con un beso que es santo (Milligan), en prenda de amistad y amor fraternal (1 Co. 16:20; 2 Co. 13:12; Ro. 16:16). En 1 Pedro 5:14 es «con beso de amor». Éste era el saludo usual para los rabinos.
27. Os conjuro por el Señor (enorkizö humas ton Kurion). Compuesto tardío para el antiguo horkizö (Mr. 5:7), poner a alguien bajo juramento, con dos acusativos (Robertson, Grammar, págs. 483ss.). Aparece en inscripciones. Que esta carta se lea a todos los santos hermanos (anagnösthënai tën epistolën pasin tois adelphois). Primer aoristo de infinitivo, voz pasiva, de anaginöskö, con acusativo de referencia general en un mandamiento indirecto. La lectura «santos» es en seguimiento del Textus Receptus. Es evidente que Pablo escribía para la iglesia como un todo, y que deseaba que sus epístolas fueran leídas en voz alta en las reuniones públicas. En esta primera epístola vemos ya la importancia que atribuye a sus epístolas.
28. La gracia (hë charis). Pablo prefiere esta noble palabra al usual errösthe (Pásalo bien). Véase 2 Tesalonicenses 3:18 para un final idéntico, excepto por la adición de pantön (todos). Una forma algo más breve es la que aparece en 1 Corintios 16:23; Romanos 16:20, y todavía más corta en Colosenses 4:18; 1 Timoteo 6:21; Tito 3:15; 2 Timoteo 4:22. La plena bendición trinitaria la hallamos en 2 Corintios 13:13.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s